Yo aquí he venido a hablar de mi libro (IV)

No, no me había olvidado (ver I, II y III), simplemente he estado ocupado con otras cosas. También, quería cerrar el 2006 antes de ponerme a mirar material y esas cosas. Estoy casi decidido a usar Latex (incluso he comprado un libro al efecto).

Lo de cómo publicarlo es más complicado. A menos que apareciese una editorial interesada (o que uno invirtiese una cierta cantidad en una tirada inicial), Lulu.com sigue siendo una opción interesante ( Enrique Dans también habla del servicio). Por desgracia, si bien los precios de Lulu.com son bastante ajustados, los gastos de envío son matadores. Por ejemplo, hay que pagar 8,10 euros para que te envíen Nueve veranos de José Antonio Millán que vale 9,64 euros. 17,74 euros en total (sin embargo, el autor en su página dice que los gastos de envío son sólo de 3,28 euros. No sé a qué se debe la diferencia). Una exageración.

En cualquier caso, he estado mirando el año 2002 y he encontrado 72 entradas candidatas. Son entradas relativamente largas y con pocas citas de otras personas. Evidentemente, ahora habría que aplicar algún criterio de interés y cribar la lista. Son éstas:

Clonaciones – 31 de diciembre de 2002
Predicciones – 31 de diciembre de 2002
Aquello – 24 de diciembre de 2002
Muere otro día – 18 de diciembre de 2002
Fin de semana en Oporto – 3 de diciembre de 2002
Informaciones – 3 de diciembre de 2002
Experiencia blogosférica – 3 de diciembre de 2002
Harry Potter y la cámara secreta – 30 de noviembre de 2002
¿Es Criptonomicón una novela sobre hackers? – 30 de noviembre de 2002

El viaje de Chihiro – 19 de noviembre de 2002
Otra razón para que te guste la Navidad – 12 de noviembre de 2002
La guerra de las salamandras – 11 de noviembre de 2002
Navidad – 10 de noviembre de 2002
Haruki Murakami – 10 de noviembre de 2002
Citas – 10 de noviembre de 2002
Angel, el vampiro con alma – 10 de noviembre de 2002
El caso Bourne – 9 de noviembre de 2002

Libros en el aeropuerto – 6 de noviembre de 2002
Lágrimas de luz – 5 de noviembre de 2002
El dragón rojo – 29 de octubre de 2002
El cambio de hora – 29 de octubre de 2002
Vernon Vinge y los primeros post-humanos – 23 de octubre de 2002
El sistema experto tomista – 22 de octubre de 2002
Darwinismos – 21 de octubre de 2002
Traducciones – 21 de octubre de 2002
Bitácoras en Doonesbury – 21 de octubre de 2002
Un final made in hollywood – 20 de octubre de 2002
Máximas bitacoriles – 19 de octubre de 2002
Geeks y palomas – 14 de octubre de 2002
Cobrar – 14 de octubre de 2002
Tabula rasa – 14 de octubre de 2002
Insomnio – 14 de octubre de 2002
En Galicia llueve – 14 de octubre de 2002
Crime Scene Investigation – 8 de octubre de 2002
Banana Yoshimoto – 6 de octubre de 2002
C.S.I. – 5 de octubre de 2002
Elogio de la tiza – 4 de octubre de 2002
Software medieval – 27 de septiembre de 2002
Minority Report – 26 de septiembre de 2002
Medievales – 25 de septiembre de 2002
Cuando el copyright es copywrong – 25 de septiembre de 2002
Señales extraterrestres en los cultivos, la película – 22 de septiembre de 2002
Nadie quiere a Buffy – 20 de septiembre de 2002
Domingos y enlaces – 18 de septiembre de 2002
Asesinato 1-2-3 – 14 de septiembre de 2002
Mono y esencia – 11 de septiembre de 2002
Mi nombre – 4 de septiembre de 2002
¿Qué pasa con Enoch Root? – 3 de septiembre de 2002
Sigo con Enoch Root – 3 de septiembre de 2002
SETI, ordenadores y círculos – 2 de septiembre de 2002
Lunes en Lanzarote – 1 de septiembre de 2002
Tenerife – 1 de septiembre de 2002
Libros de autoayuda – 1 de septiembre de 2002

Series – 31 de agosto de 2002
La cara de Alejandro – 30 de agosto de 2002
Domingo en Lanzarote – 29 de agosto de 2002
Primeras visitas – 25 de agosto de 2002
Harry Potter en latín – 24 de agosto de 2002
Un hombre sin imaginación – 22 de agosto de 2002
Odio a los traductores de Buffy – 21 de agosto de 2002
Naipaul – 21 de agosto de 2002
Terminemos con Estocolmo – 12 de agosto de 2002
Máquinas estúpidas – 12 de agosto de 2002
Entre cubitos e islas – 6 de agosto de 2002
En Estocolmo – 4 de agosto de 2002

Una de egorías – 31 de julio de 2002
Un nuevo tipo de ciencia – 29 de julio de 2002

Google Thyself – 29 de julio de 2002
Otro libro más y una reflexión sobre objetos – 26 de julio de 2002
Canarios en el ciberespacio – 24 de julio de 2002
Java y yo – 24 de julio de 2002

Se me ha pasado el tiempo de Marte – 22 de julio de 2002

Categoría: Silva

Pedro Jorge Romero

Show 7 Comments
  • eduo 17 enero, 2007, 12:43 am

    No se si te habia comentado sobre Blurb y BookSmart, otro sitio que se dedica a esto. No los he probado pero parecen serios.

    Deberias hacer algun tipo de draft donde pusieras todos los artículos que estás considerando para que pudieramos leerlos juntos. Especialmente si te interesara (que posiblemente no) opiniones para cribar la lista

  • Pedro 17 enero, 2007, 12:51 am

    Oh, sí que me interesa. El problema, es cómo organizarlo de forma que cada uno pudiese darla.

  • eduo 17 enero, 2007, 4:43 am

    Hmm. Yo estaba pensando una gran hoja con un ranking de 1 a 5 al lado de cada titulo (o despues de cada texto) pero la verdad es que esto puede ser criminal de leer y despues de la tercera parte poca atención se pondría. Porque no haces una página por post, y enlazados entre sí con «siguiente» y «anterior» y en cada uno pones una formita que califique con uno de tres valores («si», «no me decido», «no») y eso que te lo vaya acumulando (considerando el contexto no tendría que ser necesario complicarse con protecciones contra alguien «preñando» las votaciones).

  • Sebastian 17 enero, 2007, 6:14 am

    Eso de «he decidido usar Latex» suena a fetiche erótico.

    No suelo ser tan ortodoxo con los acrónimos, pero creo que este es uno de esos casos donde usar la capitalización exacta, LaTeX, podría aclarar la intención del autor. 🙂

  • Pedro 17 enero, 2007, 6:17 am

    Jo, pero si me acabas de convencer de que es mejor escribir Latex.

  • Jaime 17 enero, 2007, 8:09 am

    Para despejar dudas, yo escribiría Durex.

  • julian morrot 24 enero, 2007, 1:01 pm

    Un consejo: LaTex es un auténtico coñazo. Realicé un trabajo académicamente dirigido en la facultad con LaTex y terminé harto, pero harto de verdad. Quizá te interese si sólo es texto, pero lo peor es con ecuaciones.
    Mejor pasa a word y luego transfórmalo en pdf. Es seguro y fácil, además de poder editarlo tranquilamente y en vivo y directo. Las herramientas de LaTex son poco productivas como diría un ejecutivo.