Banana Yoshimoto

Curioso seudónimo el de esta escritora. Afirma que le gustan los plátanos. A mí me gustan los melocotones… quizá debería cambiarme el nombre a Melocotón Jorge. Siempre sería una buena forma de iniciar una conversación.

Ya me estoy yendo por las ramas otra vez.

A veces, aunque parezca lo contrario, termino los libros. Es decir, ya sé que siempre hablo de los que compro, pero los voy leyendo lentamente; no obstante mis hábitos de lecturas son caóticos hasta lo extremo. Se guían más bien por fuerzas aleatorias, referencias encontradas aquí o allá con respecto a algo que despiertan mi curiosidad y me lleva a querer saber más. Un buen ejemplo es este caso. Empecé a leer a Haruki Murakami (del que he leído todo lo que tiene en inglés y español, exceptuando Underground) ?quien por cierto, algún día ganará el Nobel, pero ése es otro asunto- y eso me lleva a fijarme más en los autores japoneses, sobre todo los más modernos.

Banana Yoshimoto es uno de esos nombres que me saltan del estante de la librería. Vi su novela Amrita y decidí que podría ser más interesante leer algo de ella. Como el libro me pareció un poco caro, sobre todo para probar un autor nuevo, me decidí mejor por Kitchen. Un buen descubrimiento, sí.

El libro está compuesto por dos historias: «Kitchen» y «Moonlight Shadow». Aunque en realidad no están relacionadas, ambas giran alrededor de un tema común: la muerte. La muerte que altera el universo personal, la muerte que deja en soledad, la muerte que destaca la soledad en la que siempre hemos vivido. El estilo de Banana Yoshimoto es simple hasta el extremo, casi totalmente infantil. Pero es extrañamente efectivo. Desprovisto de artificios, ni siquiera los más básicos y naturales, el libro se ofrece desnudo e ingenuo al lector, de suerte que el tumulto interno de los personajes ?rara vez explícito- se manifiesta más bien por el espacio vacío, por lo que no hay.

Es como si nos encontrásemos el molde de una escultura, en lugar de la figura en sí. Esa forma negativa, desechable, se transforma en el elemento principal. Y el hueco que deja la ausencia se vuelve hipnótico y fascinante.

Pedro Jorge Romero

Show 11 Comments
  • Magly 30 junio, 2002, 3:00 pm

    Defines de manera perfecta KITCHEN,solo de esa forma puede ser descrito este libro tan bueno,tan sencillo pero que aborda de forma excepcional lo cotidiano…
    felicidades

  • Alejandra Castro 30 junio, 2002, 3:00 pm

    Eh leido el libro Kitchen, de Banana Y. cuando estuve en 1ro. de secundaria. Mientras lo leia, me impulsaba a un ambiente de sensaciones excitantes y apasionadas, tan solo por leer cada momento descrito por la autora. La historia es muy realista, es increible pensar que esa vida puede llevarse a lo cotidiano, llego a pensar que es melancolico, y eso lo hace hermoso. Banana logro cautivar al lector con historias sencillas. Ahora, que acabo de terminar el 3er. semestre de preparatoria, aun me gustaria tener ese libro a pesar que lo lei una cantidad de veces. Me parecio muy bueno.

  • MINERVA GARCÍA 30 junio, 2002, 3:00 pm

    SI EN REALIDAD LES GUSTÓ KITCHEN, HAY OTRO LIBRO FANTÁSTICO DE BANANA QUE ES N.P.ACERCA DE LOS EXTRAÑOS SUCESOS QUE OCURREN ALREDEDOR DE UN CUENTO CON EL NÚMERO 98, KITCHEN ES TIERNO, MELANCÓLICO, Y CONTIENE DOSIS DE INOCENCIA QUE NO PUEDEN MENOS QUE ENTERNECERTE, TE LLEVA A UN AMBIENTE COTIDIANO Y AL MISMO TIEMPO MÁGICO Y CREO QUE EL MENSAJE ES CLARO "HAY QUE VIVIR AL MÁXIMO", SIN HIPOCRESÍAS Y SIN PENSASR EN EL HUBIERA, AUNQUE LOS PROTAGONISTAS APARENTEN SER UN TANTO INDECISOS 🙂

  • Adrián 30 junio, 2002, 3:00 pm

    El libro describe muy detalladamente la soledad de una persona actual ,la que todos alguna vez hemos sentido.La muerte de los seres queridos no es mas q el detonante para ser consciente de que solo tu puedes y debes manejar tu vida.

  • Iván Ballesteros 24 agosto, 2007, 4:49 am

    aparte de los que bien dices, parece que la novelita está hecha mientras la autora se limaba las uñas y se cocinaba unos platanos fritos. Es decír, de tanta sencilles abrumadora parece que la obra está cocinada como un delicioso espaguetti. Saludos.

  • SELENE MARTINEZ LANDA 16 noviembre, 2007, 4:17 pm

    Hola Soy Selene, leì el libro de Kitchen por primera vez en tercero de secundaria, y desde entonces lo lo leo y vuelvo a leerlo, es un libro apasionante,lo que nungun libro habia logrado en mi,24 años.

  • Vitorae Nassiv 4 enero, 2008, 12:33 am

    Tengo la costumbre de investigar algo acerca de los autores que leo, ya sean sus datos biográficos o lo que otros lectores han sentido al leer lo mismo que yo. Me queda claro que la sencillez de B. Yoshimoto resulta ineludible en su significado, nos acerca a unos con otros a través de una especie de redención melancólica. No he leído Kitchen, pero no hay duda de que será una de mis lecturas siguientes. En este momento leo Amrita y las circunstancia en que este libro llegó a mis manos es harto significativa.
    Era la noche en que cumplía un nuevo año, acababa de presentar un exámen de literatura en la facultad y al salir, algunos compañeros y yo decidimos tomarnos unos tragos, era un dia inusual para esta actividad, se trataba de un martes nocturno. Nadie sabia de mi aniversario, pero ya con unas copas encima esto salío a flote. Fue entonces que un compañero me dijo: – Bueno, en un día como este no podrías recibir menos que un libro. Me regaló Amrita cuando solo llevaba leído la mitad.
    Ahora he comenzado a leerlo y estoy seguro que no he recibido mejor regalo que este. Por lo demás, resulta significativo por el hecho de que mi compañero sufrió la muerte de un hermano en épocas tecientes, y yo he lidiado con la muerte de mi madre desde que tenía ocho años.
    No cabe duda que la muerte nos empuja al vacío, entonces lo superficial y lo profundo son distintos níveles en la caída, tan solo diferenciados por una temperatura distinta en las ráfagas de viento que nos azotan. Es algo hermoso recibir esta consciencia gracias a la ausencia de seres tan cercanos, así, el pasado y el porvenir confluyen diariamente, sin distinción, condensados en el presente y tan visibles como un gesto o una mirada resaltando el rostro de un desconocido. Un solo instante de soledad nos enseña que la historia y los artificios estéticos del hombre no son nada, todo es una grande, cruel y hermosa mentira, que más da morir o vivir en la ilusión si en el vacío todo es lo mismo, excepto el clima de las emociones que nos inundan como la clepsidra en un punto muerto.

  • Alejandra Castro 26 abril, 2008, 9:03 pm

    Es asombroso que, después de seis años, me encuentro con un comentario posteado por mí cuando estaba en mi etapa preparatoriana. Ahora tengo 21 y estoy cursando una carrera profesional y lo que me conecta con esta coincidencia es mi insistente deseo de tener el libro de Yoshimoto. No lo he podido encontrar en las librerias y he tratado de buscarlo en versión electrónica. ¿Existe alguna version que pueda descargarse? No sería mala idea que Banana subiera sus obras por aquí…

  • Ann 17 octubre, 2009, 12:43 pm

    hipnótico y fascinante.

  • Wali 21 marzo, 2010, 10:56 pm

    A mi también me interesa la literatura japonesa, por ello escogí leer a B. Yoshimoto. El primer libro que leí de ella fue «Sueño profundo» Está compuesto de tres historias independientes, y la verdad es que la atmósfera del libro me rodeó por completo al leer la primera de ellas, cuyo nombre es el mismo que el del libro. Sé que la prosa de B. Yoshimoto no es complicada, no es rebuscada ni hace falta profundizar en significados, pero algo en sus palabras hizo engancharme a su sencilla forma de expresas los sentimientos. Por ellos decidí comprar «Kitchen». Al principio no sabía que era su obra debut, y tanto la parte de Kitchen como la de Moonlight sadow me infundieron una serie de sensaciones de forma directa, sobre todo ésta final. La última obra que he leído de ella ha sido «Tsugumi». Me ha parecido más simple que las dos anteriores, puede que se deba a que la gran impresión que me causó Kitchen haya influido en mi opinión sobre Tsugumi, aunque sea de forma inconsciente, pero aún así, me ha gustado y la recomiendo (he de decir que el precio no acompaña). En resumen, para mí B. Yoshimoto ha sido un descubrimiento satisfactorio que no dudo en recomendar.