Seis problemas para don Isidro Parodi, de Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares

Es evidente que Borges y Bioy Casares se lo pasaron de fábula escribiendo los cuentos que forman Seis problemas para don Isidro Parodi. Es decir, el lector se lo pasa bien, pero está claro que los autores se lo pasaron aún mejor. Uno se imagina los diálogos:

-A que no se te ocurre cómo meter un submarino -dice Georgie.

Adolfito piensa un rato. Luego sonríe:

-“En tales circunstancias estoy feliz, como el submarino en el agua”.

-Es buena, es buena. A ver, te toca.

-Hombre, siendo tú, un oxímoron.

-Demasiado fácil. No tiene gracia: “funeraria vivacidad”. Una parodia del intelectual de provincias.

-Ya está -dice Adolfito-. Páginas 92: “este polígrafo componía, esa tarde, una Historia Científica del Cinematógrafo, y prefería documentarse en su infalible memoria de artista, no contaminada por una visión directa del espectáculo, siempre ambigua y falaz”.

-Basta de trabajo por hoy. Vamos a cebarnos un mate -concluye Georgie.

Y así cada dos tardes, cuando Borges comía en casa de Bioy, y siempre que no tuviesen que escribir un manifiesto o no hubiese nada que criticar de Sábato.

El detective protagonista de los cuentos, el tal Isidro Parodi, es un señor que acabó en la cárcel por un delito que no había cometido. Privado de libertad, no tiene más remedio que escuchar las historias que le cuentan todos los que sienten el impulso de pasar por la celda. Son crímenes de los más variados -una venganza planificada durante décadas, un lío de cuernos exagerado, un chino ladrón de joyas mágicas, crímenes en un tren- y de difícil solución. Invariablemente, don Isidro acaba “resolviendo” el misterio y ofreciendo una solución.

Una solución, digo, porque no me creo nada. Los cuentos son realmente parodias de los relatos policiales, llenos de chistes y bromas de todo tipo; exigen entrar en el juego de leer las barbaridades que se les van ocurriendo a los autores, qué giro absurdo va a tener el disparate que cuentan. Y la mayor broma de todo es que es imposible que el preso deduzca nada; de lo que le cuentan no se puede resolver ningún misterio. Los otros aceptan sus soluciones porque les convienen o no tienen ganas de llevarle la contraria.

Es todo una parodia, digo. El lenguaje excesivo, descomunal, desbocado, extravagante que llama continuamente la atención sobre sí mismo. Se podría definir como barroco, si no fuese porque este lenguaje llama a la puerta del barroco, entra con decisión y le pega una soberana paliza. El lenguaje barroco no tiene ni la más mínima oportunidad ante Borges y Bioy, que comían barroco para desayunar. En ocasiones es casi incomprensible y el cuento “La víctima de Tadeo Limardo” me resultó prácticamente imposible de seguir. Supongo que para comprenderlo cabalmente habría que ser porteño y vivir en los años cuarenta.

Y el objeto de la parodia es todo un mundo social compuesto por individuos cada cual más raro: intelectuales mediocres (quizá eso sea un pleonasmo), arribistas, cuentistas varios, compadritos, damas de sociedad que alaban la decoración de la celda, chinos que se humillan con más palabras de las necesarias… Todos felicitan al preso por su condición, al no tener que sufrir los embates del mundo. Todos caen bajo la pluma ácida y cruel de Biorges. Todos se hunden en el egocentrismo de su propia historia. Estoy seguro de que la mitad está basada en personajes reales, y la otra mitad también. Aquellos in the know -a saber, Borges y Bioy y cuatro gatos más- se lo debían pasar en grande descifrándolos. Nosotros debemos buscar otros motivos para disfrutar de estos cuentos.

Y en el centro, el pobre Isidro Parodi. Que no puede evitar que le visiten. Que se ha ganado fama de perspicaz detective. Que debe soportar que le digan si no ha pensado en pintar los barrotes de blanco. Él es el centro alrededor del cual gira el universo social que Borges y Bioy satirizaban. El pobre se tiene que entretener con lo que puede.

Y como lo que más me gustó de los seis problemas es la forma en que están escritos, aquí unas letras: “yo hablo con la franqueza de una motocicleta”, “Seré rotundo; daré la espalda a toda metáfora […]. Mi cerebro es una cámara frigorífica”, “asciende, vertical, el ascensor”, “yo me hago el soldado desconocido”, “dijo que el matrimonio era una cosa tan unida que había que cuidar de no separarla” y “su paisano y el doctor Shu T’ung, aquí ausente”.

[50 libros] 2006

Quizá te interese

Categoría: Silva

Pedro Jorge Romero

Show 10 Comments
  • Malambo 21 noviembre, 2006, 9:19 am

    ¿Georgie tomando mate? ¡vaya las cosas que uno se entera!

  • Adriana 31 diciembre, 2006, 9:41 am

    La víctima de Tadeo Limardo es otra genialidad. Describe cabalmente al porteño “vivo”, “bromista”, un poco “camorrero” de esa época, medio “raterito”. Si cuando leo su perorata, me parece escucharlo a mi propio padre, pero sólo en cuanto al lenguaje, no a sus argumentos (los de él no son tan llanos ni errados).

    El libro me pareció genial, sobre todo porque me parece que es una burla a todos los estereotipos sociales. Ningún personaje ve más allá de su propio ombligo y la visión de Parodi, muestra “la verdad de la milanesa”, después de sacar todo el lustre y adornos que cada testimonio tiene en salvaguarda de su propia autoestima. Cada testigo o protagonista tiene una autoestima del tamaño del un elefante, principalmente Gervasio Montenegro, que no es más que un caficio que se cree sus propias fantasías de grandeza. O Mariana que no duda en criticar a su finada hermanita y pasa de un amante a otro por el engaño de la palabra escrita. Pareciera que Borges y Bioy se estuvieran burlando de absolutamente todos los estratos sociales, tachándolos de falsas mascaradas, y dejando sólo a salvo la figura del peluquero, gran conocedor de la naturaleza humana.

    Hay tanto más para aprovechar de esa lectura…

  • ALida Dagnino 13 agosto, 2007, 1:26 am

    Me parecio bueno el libro. Un amplio vocabulario, el cual no es inesperado tratandose de Borges, obviamente. Afirmo la relación que dejan todos y cada uno de los relatos con la propia realidad, sumergiéndose en un mar fantasioso de resoluciones a problemas poco comunes, pero a la vez tan encontrados en nuestra actual realidad.
    Sin embargo hay ciertos detalles que me cuestan entenderlos.
    El caso 5, es uno de los casos que mas complicado de leer me resulto. Agradecería si alguien me lo pudiera explicar, aunque sea brevemente, porque me dejó la intriga del enigma.
    Desde ya, muchas gracias.

    Alida

  • evy 2 septiembre, 2007, 8:40 pm

    Muy buen libro!!!!!!!

  • Manuel Castañón López 26 noviembre, 2007, 11:38 pm

    Esa alida yo la conozco,
    mirá no te puedo responder..
    me saqué un REGULAR en la prueba…
    (: te adoro alida, 😛

    Y A Q NO SABES CÓMO ENCONTRÉ ESTA PÁG.

  • fernanda 10 mayo, 2009, 6:47 pm

    Hola, primero buenas, me encanto lo de arriba todas sus opiniones .
    tal parece de un amplio vocavulario tmbien.
    mis inquietudes son las siguientes.
    estoy leyendo este libro y lo entiendo perfectamente, pero me toman prueva y no llego a leer todo. y si alguien me cuenta los cap resumidos seria de gran agrado x).
    me encando el primero y el tercero el cuarto lo estoy leyendo ayudenmeeeeee+
    les dejo unos saludos muy calidos
    fernanda.

  • Claudio 8 julio, 2009, 5:02 am

    Excelente el artículo. Como admirador de ambos autores, me ha dado un enorme placer el leerlo. Desde esos diálogos ficticios tan logrados (salvo por la referencia a Borges tomando mate, ¡oh no, en casa de Bioy se tomaba el five o’clock tea!) y risibles, hasta el mismo análisis de los cuentos en sí.

    Un saludo desde Argentina.

  • sebastian 3 septiembre, 2010, 12:58 am

    “intelectuales mediocres (quizá eso sea un pleonasmo)”

    me morí de la risa con eso, fuera de broma hay que aplicar la ley de sturgeon (el 90% de todo es basura) y quedara claro el asunto, pero muy buen apunte

    saludos

  • Nelida 5 octubre, 2010, 3:06 pm

    la verdad que si se por buenas fuentes que la pasaban regio escribiendo los dos lastima que aun no consigo ese libro que mi profe de literatura me da por nombre seis enigmas para isidro parodi y no seis problemas

  • Melany 20 octubre, 2010, 3:51 am

    Por favor necesito qeee me digan de q se trata el cuento por que me toman prueba y no lo entendi

    gracias…