A medio camino

He superado finalmente los 25 libros en el proyecto de leer al menos 50 libros al año. Repasando la lista, veo que escasea la divulgación científica a pesar de que me gusta mucho. Parece dominar el ensayo sobre la ficción, pero eso se debe a que lo encuentro más relajante (y además, francamente, la novela me cansa un poco).

Tengo varios libros empezados, así que es previsible que acabe pronto varios (además, debería darme prisa, que pronto me resultarádifícil encontrar tiempo para leer). Por el momento sólo he reseñado tres; veremos si consigo cambiar esa tendencia.

Categoría: Silva

Pedro Jorge Romero

Show 12 Comments
  • JJ 16 mayo, 2005, 12:11 am

    De cambiar nada, sin reseña no cuentan. Así que llevas 3.

  • Pedro 16 mayo, 2005, 1:01 am

    🙂

  • Palimp 16 mayo, 2005, 2:19 am

    Yo ya he pasado los 50…

  • JJ 16 mayo, 2005, 2:35 am

    Tú tampoco cuentas, porque eres mutante.

  • Pedro 16 mayo, 2005, 2:46 am

    JJ aspira a demostrar la excepcioanlidad de todos los que leen más que él 🙂

  • Palimp 16 mayo, 2005, 3:29 am

    ¡Maldición, me han descubierto!!

    😛 😛

  • Palimp 16 mayo, 2005, 3:31 am

    Tan mutante que en el nuevo cuchitril he lanzado el proyecto un día, un libro. Cada día una reseña.

  • jade 16 mayo, 2005, 7:09 am

    leer es bueno, me gusatria saber dnd encotrar la segunda temporada de angel.gracias.

  • JJ 16 mayo, 2005, 10:04 am

    Un día, un libro?
    Y dices que no eres mutante?

  • Palimp 16 mayo, 2005, 10:35 am

    Realmente leo un libro cada dos días. Lo que pasa es que tengo acumuladas del antiguo cuchitril.

  • jenaiz 17 mayo, 2005, 6:43 am

    Bueno, yo he descubierto una faceta maravillosa en el metro de Madrid, aunque dudo mucho que llegue a esa cifra, sale casi un libro por semana… tendría que tomármelo como un reto y eso es incumplir una de las reglas.
    Ánimo por ti, solo te queda la mitad, suerte con el propósito.

  • Ismael 28 mayo, 2005, 11:04 am

    Cincuenta libros al año son un libro por semana. Mi media está en el libro cada semana y media, valga la cacofonía. Es una pena estar atado al coche para desplazarme a la oficina. El metro es el mejor amigo del lector y del escucha. Bien pensado, Gallardón mediante, posiblemente acabe llevando libros para los atascos.