Del rigor de los exámenes imperiales

De la introducción >Poetas chinos de la dinastía Tang (618-907):

Para lograr un puesto en la Administración, los exámenes eran muy rigurosos y competitivos y en ellos era de suma importancia la habilidad en la composición poética, que estaba considerada como una de las más sobresalientes virtudes entre los caballeros-escolares, incluso antes de que fuese considerada asignatura obligatoria, supliendo a los textos de Confucio. La compleja administración exigía una enorme burocracia, y las dificultades del lenguaje escrito chino implicaba que todos cuantos sabían leer y escribir tenían virtualmente asegurado un empleo público. Una burocracia de aquellas características tendía necesariamente a crear su propia élite y el patrón de la élite era necesariamente el patrón literario. Cuanto más difícil, refinado y filosófico era el idioma que se manejaba, más alto era el cargo al que se aspiraba. Con la decisión de hacer obligatoria la composición poética en los concursos para funcionarios públicos, la expansión y el florecimiento de la poesía fue espectacular y contribuyó de manera terminante en su resurgimiento. Los poemas que se requerían en estos exámenes se debían de ajustar a una fórmula elaborada durante años. La extensión de la línea debía de limitarse a un determinado número de caracteres, y la extensión del poema, a cierto número de líneas. El mantenimiento de la asonancia, el paralelismo de los caracteres y el equilibrio tonal, se consideraban esenciales.

¿Se imaginan en nuestro mundo de hoy pedirle a nuestros políticos y burócratas que supiesen escribir poesía para poder ocupar sus puestos? Tampoco creo que cambiase mucho las cosas, pero bien divertido que sería.

Categoría: Silva

Pedro Jorge Romero

Show 4 Comments
  • El GNUdista 30 enero, 2005, 1:53 pm

    ¿Tu no has hecho exámenes para una administración como la vasca o la catalana, verdad?

    Allí no es que pidan que domines el idioma, en Euskadi, además, para conseguir un perfil 3, que es el normal para trabajar, es el equivalente a haber acabado filología vasca y encima exigen que tengas estilo literario, así que lo de los chinos no me sorprendió en su día.

    Eso si, a los políticos se les exige menos (en su día el Ibarretxe no sabía euskera mientras que Iturgaitz lo dominaba).

  • Elías 30 enero, 2005, 1:53 pm

    Con que supiesen escribir y más o menos hablar, aunque fuese en prosa, creo que yo me conformaría…

    Un saludete.

  • Pedro 30 enero, 2005, 2:51 pm

    Hombre, me parece que exigir nivel de filología no es exactamente lo mismo que exigir la capacidad de saber escribir poesía. Que me perdonen los filólogos 🙂

  • Sadalsuud 30 enero, 2005, 3:53 pm

    A mi me da igual como hablen o dejan de hablar, que las patadas en el diccionario no me duelen tanto como las que les pegan a la etica y la moral todos los dias de su vida, llenandose los bolsillos y engañando.