Hacía Falta 6

by Pedro Jorge Romero on 05/09/2013

El martes pasado, los amigos Alex y Eduo me invitaron a participar en su podcast Hacía Falta (el podcast que no hacía falta, que dicen ellos). La idea era hablar de las posibles novedades que presentará Apple el día 10 de septiembre. Como en realidad no tenemos ni idea de lo que se presentará, hablamos y hablamos elucubrando sin parar. El plan completo es repetir después de la presentación, aunque sólo sea para comprobar hasta qué punto nos hemos equivocado.

Pueden encontrar el episodio en: #6: Pre-Keynote Sept 10

Robot Cult, O Robot Cult

by Pedro Jorge Romero on 10/08/2013

Una divertida canción sobre las fantasías de inmortalidad prometidas por fantasías futurológicas que prometen su particular “tecnocielo” extrapolando malamente la situación tecnológica actual.

Yo me lo imagino así. Alguien, llegada a cierta edad, descubre que se va a morir. No lo descubre en el sentido de saberlo intelectualmente, sino en el sentido de sentir de pronto que el final está, por optimista que uno sea, más cerca que el principio. Unos se vuelven hacia la religión, otro lo aceptan como un hecho más del mundo y algunos pocos recurren a la ciencia ficción.

(vía Amor Mundi)

46

by Pedro Jorge Romero on 23/06/2013

No es tanto que pesen, que pesan ya un poco, es verdad, sino la inercia. Por ejemplo, no hay problema en invertir 4 días en reimplementar una app que se había hecho de una forma distinta, abandonando una librería que Apple ha dejado (por suerte) obsoleta. Lo difícil de ese proceso es tomar la decisión de ponerse a ello.

Es decir, con 20 años menos pensaba algo y me ponía a hacerlo. Se me hubiese ocurrido “vamos a aprender Ruby” y me hubiese lanzado de cabeza. Ahora lo pienso y voy demorando el día, aunque sé que es inevitable.

Por lo demás, no es que me note menos capaz. Por suerte, internet ha ido ganando penetración a medida que mi memoria ha ido fallando. Ahora es posible que tarde en recordar algo, pero es fácil buscarlo. De hecho, una de mis experiencias recientes más desconcertantes fue encontrarme en situación de no poder usar el móvil para conectarme. Paseaba por una ciudad extranjera, veía algo interesante y no podía hacer nada por descubrir qué era aquello.

Y a lo que iba, por suerte la experiencia vale para algo. Tener 20 años menos y saber lo que sé ahora sería ideal. Pero como la flecha del tiempo va en un único sentido (no recuerdo quién decía que la historia es una carretera anisótropa que no se puede recorrer en sentido inverso), bienvenida sea la poca experiencia que uno pueda ir acumulando.

iOS 7 o la nueva oportunidad

by Pedro Jorge Romero on 17/06/2013

El lunes 10 Apple presentó la primera beta de iOS 7, la nueva versión de su sistema operativo para dispositivos móviles. El cambio de interfaz, que muchos llaman (sin ser exacto) plano, ha provocado todo tipo de reacciones. Y tal es la discusión sobre sus iconos (a pesar de que se trata de una beta inicial y todo eso cambiará con seguridad) que podría pensarse que iOS 7 no tiene mayor importancia.

Sin embargo, tanto en interfaz como en alguna de sus tecnologías subyacentes, iOS 7 ofrece un cambio enorme con respecto a iOS 6. iOS 7 exige replantearse mucho de los interfaces que se han hecho hasta ahora y exige también cambiar la forma de hacer nuestras apps. Es más, estoy convencido de que cualquiera que se dedique al negocio de hacer apps para iOS debería tener instalada la beta en su teléfono habitual (a pesar de sus muchos problemas) y usarla a diario, para comprender mejor la nueva filosofía.

Digamos que mi impresión sobre iOS 7 se resume en: “iOS 7 only”. Si estás preparando una app ahora mismo o si estás pensando hacer una nueva versión de una app ya existente, deberías plantearte hacerla sólo para iOS 7, sin intentar soportar versiones anteriores.

Parece además una idea que goza de cierto consenso entre los desarrolladores. Por ejemplo, en Start Updating Your Apps for iOS 7. Now.:

The key takeaway we’ve reached (after less than 24 hours playing with the iOS 7 Beta release) is this – every App must consider even basic updates to its UI to survive in a post-iOS 6 world.

Marco Arment en Fertile Ground va incluso más lejos y habla de una discontinuidad, como si Apple con iOS 7 le hubiese dado al reset de su plataforma. Si volvemos a la posición inicial de salida, ya que casi todas las apps deben crearse de nuevo, se abren enormes oportunidades:

Apple has set fire to iOS. Everything’s in flux. Those with the least to lose have the most to gain, because this fall, hundreds of millions of people will start demanding apps for a platform with thousands of old, stale players and not many new, nimble alternatives. If you want to enter a category that’s crowded on iOS 6, and you’re one of the few that exclusively targets iOS 7, your app can look better, work better, and be faster and cheaper to develop than most competing apps.

This big of an opportunity doesn’t come often — we’re lucky to see one every 3–5 years. Anyone can march right into an established category with a huge advantage if they have the audacity to be exclusively modern.

Es ahora el momento ideal para tener una buena idea y trabajar duro por ejecutarla bien, porque cuando llegue finalmente octubre y se presente el nuevo iPhone, la plataforma que conocemos cambiará radicalmente. Y en cierta forma, la carrera empezará de nuevo.

Fe en los datos o cientifismo y tecnocracia

by Pedro Jorge Romero on 05/06/2013

The technocrats are akin to conspiracists in that they both claim a monopoly on the sorts of political facts that should sway policy. Both groups come equipped with their own body of experts and studies to vouch for their prescriptions. And both Jones and Klein derive their legitimacy from having, through their supposed diligence and uniquely sharp analytical minds, privileged access to some set of truths of political significance. Both assume that answers to factual questions will make the necessary political action irrefutable. All that divides the conspiracist from the technocrat is the nature of the facts they fetishize.

Just the Facts

Los límites de los grandes datos

by Pedro Jorge Romero on 05/06/2013

The more complex a problem is, and the more particular instances differ from those that came before, the less likely Big Data is to be a sure thing.

Big Data’s Promise and Limitations

Ursula K. Le Guin y la diversidad

by Pedro Jorge Romero on 30/05/2013

Ursula K. Le Guin escribe sobre la adaptación para la televisión de su serie de Terramar, A Whitewashed Earthsea, para comentar la eliminación del cuidadoso tapiz racial de las novelas, sustituido en televisión por una uniformidad ajena al espíritu de los libros.

Most of the characters in my fantasy and far-future science fiction books are not white. They’re mixed; they’re rainbow. In my first big science fiction novel, The Left Hand of Darkness, the only person from Earth is a black man, and everybody else in the book is Inuit (or Tibetan) brown. In the two fantasy novels the miniseries is “based on,” everybody is brown or copper-red or black, except the Kargish people in the East and their descendants in the Archipelago, who are white, with fair or dark hair. The central character Tenar, a Karg, is a white brunette. Ged, an Archipelagan, is red-brown. His friend, Vetch, is black. In the miniseries, Tenar is played by Smallville’s Kristin Kreuk, the only person in the miniseries who looks at all Asian. Ged and Vetch are white.

My color scheme was conscious and deliberate from the start. I didn’t see why everybody in science fiction had to be a honky named Bob or Joe or Bill. I didn’t see why everybody in heroic fantasy had to be white (and why all the leading women had “violet eyes”). It didn’t even make sense. Whites are a minority on Earth now —why wouldn’t they still be either a minority, or just swallowed up in the larger colored gene pool, in the future?

Te hace pensar en lo poco que se preocupan los autores de ciencia ficción por ese aspecto del futuro. Buscan la verosimilitud tecnológica, pero rara vez aspiran a esa consciencia de las formas diferentes que pueden adoptar las sociedades. Es agradable saber que autores como Ursula K. Le Guin lo tienen se lo toman tan en serio.

Robot & Frank

by Pedro Jorge Romero on 29/05/2013

Esta película tiene un detalle muy bueno: el robot es siempre una máquina. Es el propio robot el que insiste continuamente en su artificialidad, como si supiese de nuestra tendencia a dotar a los objetos de sentimientos e intenciones humanas y estuviese enmendándola por adelantado. Desde ese punto de vista, el robot en todo momento se limita a cumplir con su programación y las emociones presentes son siempre del humano. El mismo título lo refleja.

Siendo el humano, Frank (que Frank Langella dota de todo tipo de matices), un señor ya muy mayor que vive en una comunidad remota y no recibe más que esporádicas visitas de su hijo (mientras la “amantísima” hija parece contentarse con preocuparse en la distancia, que es una forma siempre muy cómoda de preocuparse). Como el hijo es consciente de los problemas de memoria de su padre, que la demencia está destrozando, y del lamentable estado en el que vive, le regala un robot para que le ayude a cuidarse.

Y eso hace el robot, cuidar de Frank. Cuidarle y mantenerle activo. Pero resulta que Frank era un ladrón y comprende de inmediato que el robot puede ser una gran ayuda para retomar esa actividad. Idea con la que el robot está de acuerdo.

De tal forma este peculiar dúo dinámico se enfrenta a un mundo que va desapareciendo y está siendo sustituido por otro diferente. Aunque la situación, saben todos, no es sostenible. Frank proyecta su visión de las cosas sobre el robot, el cual, siguiendo fielmente su programación, la devuelve como si fuese un espejo, pero la aventura tiene que acabar en algún momento.

Y ya está. Con eso se contenta la película, con establecer esa situación inicial. En ese aspecto la encontré extrañamente poco dedicada a su idea inicial, como si al haberla establecido ya hubiese perdido todo el interés. Hay algunas comparaciones entre el deterioro de la memoria de Frank y la propia memoria electrónica del robot, pero no van muy lejos. Se nos plantea algún giro argumental que supuestamente es sorprendente, pero que tampoco añade demasiado. Y los hijos de Frank son pocos más que objetos que sirven para destacar éste o aquel elemento de la trama.

Pero tampoco hay mucho más. Parece estar intentando hacer un comentario sobre nuestra relación con la tecnología y también sobre la memoria como nuestro ancla en el mundo. Pero en ambos casos el tratamiento es muy apagado, como si la película tampoco tuviese ganas. Al final, el truco de introducir el robot se convierte sobre todo en eso, en un truco.

Eso sí, admito que eso de dejar claro que el robot es una máquina es algo que muy pocas películas se atreven a hacer (casi todas convierten a los robots en seres humanos un poco raros). Con eso ya se sitúa en el terreno de lo interesante.

Bandazos por el tiempo: Looper, de Rian Johnson

by Pedro Jorge Romero on 09/04/2013

A Looper le gustaría ser otra película. No es que la película que efectivamente es esté mal. Se trata de un thriller del futuro cercano con una delicada atmósfera de desesperación y que logra aprovechar el paisaje y la puesta en escena, con dos buenas interpretaciones de dos actores que dan vida al mismo personaje. Hay tiros, explosiones y una resolución razonablemente satisfactoria en lo que a la trama se refiere. Por ser, es también un comentario simple pero efectivo sobre la memoria como fuente de nuestra sensación de ser alguien.

No está mal haber logrado esas cosas.

Hay muchas películas que no llegan ni a eso.

Pero por desgracia, Looper aspira a más, e invierte dos horas en intentar elevar esos mimbres. El resultado es una construcción que es incapaz de soportar el peso de todo lo que se le echa encima.

Sobre todo, quiere ser el equivalente cinematográfico de “Todos vosotros zombis” de Robert Heinlein, una muestra tan absolutamente perfecta del viaje en el tiempo, un ejercicio de engarce tan preciso que se convierta en la versión definitiva. Por desgracia, no le ayuda nada tener una versión del viaje en el tiempo bastante incoherente y arbitraria, y que la lógica ferrea precisa para el fin que busca esté totalmente ausente del guión. Es comprensible que fuese necesaria alguna forma de viaje en el tiempo para poder enfrentar a un personaje joven con su versión mucho más madura, pero casi hubiese sido preferible haber recurrido a la magia.

(En el futuro de la película, que ya de por si transcurre en el futuro, el asesinato es imposible porque sí. Por tanto, los criminales del futuro usan máquinas del tiempo para enviar a sus enemigos al pasado y hacer que allí los maten otros individuos llamados Loopers. Como algún que otro Looper tiene la descortesía de vivir hasta el futuro de los criminales, éstos lo capturan y lo envían al pasado para que su versión anterior lo mate, cerrando así el loop y completando el chiste. Pero en ocasiones, el viejo (que es más sabio por viejo que por diablo) logra escapar y trastoca la pobre vida del joven que se ve sometido a todo tipo de bandideces. Sin embargo, misteriosamente, eso no cambia ningún detalle del futuro. Los cambios sólo se producen cuando conviene a la trama).

(Es un hecho universalmente aceptado que los villanos de película siempre hacen las cosas de la forma más alambicada posible. Un Goldfinger tras capturar a James Bond no lo mata de inmediato, sino que invierte grandes cantidades de dinero y recursos en cargárselo empezando por los genitales, preso sin duda de algún frenesí freudiano. De la misma forma, a cualquiera se le pueden ocurrir 20 formas de emplear una máquina del tiempo para cargarse a alguien sin tener que involucrar a terceros. Pero si los villanos de cine pensasen, la mayoría de las películas no existirían).

También quiere ser mejor reflexión sobre la naturaleza de nuestra existencia de lo que es realmente. Quiere ser como aquel cuento de Borges, que a orillas del Ródano, y en unas pocas páginas, enfrentaba el ardor juvenil de un Borges revolucionario con la quietud de un Borges ya anciano y ciego. En este punto, Looper logra más de lo que ofrece el guión, porque los actores (sobre todo Bruce Willis con esa férrea desesperación en la cara) se encargan de añadir mucho de lo que falta.

Y por querer, incluso quiere ser más que la historia que está contando. No contenta con el viaje en el tiempo o con el choque de personalidades, se cruza con un episodio de The Twilight Zone: niño superpoderoso en un campo de maíz, cuya situación, bastante incoherentemente, está relacionada con todo lo que está sucediendo aunque se tenga que ir al cuerno la causalidad.

Hay dos formas de ser ambicioso y fallar. Una es haber sido tan ambicioso que el fracaso se vuelve glorioso y gana a más de una victoria. La obra se eleva hasta el sol y da un poco igual que la cera de las alas se funda y el autor se desplome contra el suelo, porque la grandeza de la intención siempre quedará ahí.

La otra es simplemente querer meter más, cargando una base que en ningún momento se va a elevar ni un centímetro más del suelo por muchos detalles que añadas. En ese caso, lo habitual es que dentro de esa masa haya una buena obra esperando a salir, una obra que se descubriría eliminando lo que sobra o lo que simplemente no vas a tratar bien.

Eso es exactamente lo que le sucede a Looper: es una película que si se disfruta es a pesar de todo lo que hace por impedírtelo.

Pepe, de Carlos Giménez

by Pedro Jorge Romero on 20/03/2013

A Carlos Giménez le caía muy bien Pepe —el dibujante José González, famoso sobre todo por su versión de Vampirella—, tanto, que ha decidido dedicarle una biografía en cómic (con éste como primer tomo). Pero tan bien le caía que es lícito plantearse si más que biografía no estaremos ante una hagiografía. El mismo autor no hace nada por despejar ese temor cuando declara al empezar que José González era “un hombre excepcional”, dictamen que no deja de repetirse, con variaciones, a lo largo de la obra.

Por suerte, Carlos Giménez es Carlos Giménez, el mejor narrador que ha dado el cómic español. Nadie mejor que él para encuadrar este primer volúmenes entre dos momentos que definen completamente su versión del personaje. El primero de ellos, un niño vestido de flamenca que canta en un balcón de la Barcelona de 1946. El segundo, una inversión de tal calibre que disipa cualquier duda sobre la capacidad de Carlos Giménez para mantener el equilibrio entre la admiración y, lo que parece, una comprensión cabal del hombre.

Entre esos dos momentos, una serie de anécdotas que poco a poco van dibujando a un José González con tal cantidad de talento innato que no puede hacer nada mal, que incluso hace bien lo que está haciendo mal (como cantar en inglés). Tanto talento en realidad, que ni siquiera tiene que prestar atención a lo que hace. Un hombre generoso, inconstante, caprichoso, genial en su relación con los demás pero que también podía ser inconscientemente cruel. Para algunas cosas una fuerza de la naturaleza y para otras una especie de niño grande.

Y tras esas anécdotas, presentadas en orden cronológico, el volumen también refleja la transformación misma de España, un elemento importante al tratar de un personaje cuya homosexualidad declarada le situaba directamente fuera de la sociedad y por lo que se te podía aplicar la ley de “vagos y maleantes”. Por esa razón, podría pensarse que Carlos Giménez ha vuelto al universo de Los profesionales. Pero Pepe, cubriendo muchos de los mismos momentos, hace lo posible por alejarse de esa obra anterior. No se usan los nombres reales de las personas, pero tampoco los nombres que se usaban en Los profesionales. Pepe es sobre todo la historia de Pepe.

Sé que hay quien pone objeciones al método impresionista escogido por Carlos Giménez y lamentan la ausencia de una línea menos episódica. Yo sin embargo creo que es casi imposible definir a una persona en una biografía, y que por mucho que lo intentes el ser humano real se te escapará por entre los huecos, independientemente del método que uses. En el caso de Carlos Giménez, la estructura por la que opta es justo la que sabe manejar extremadamente bien y es evidente que cree que la selección de momentos va ofreciendo una imagen aproximada de Pepe, nos va permitiendo tener un modelo mental, aunque no totalmente preciso, de quién era.

Y creo que lo consigue. Este primer álbum es un excelente comienzo con un Carlos Giménez entregado a lo que cuenta.

Twitter y la negatividad

by Pedro Jorge Romero on 19/03/2013

Un interesante estudio, Twitter Reaction to Events Often at Odds with Overall Public Opinion, que sin duda no será demasiado sorprendente. Dice:

The lack of consistent correspondence between Twitter reaction and public opinion is partly a reflection of the fact that those who get news on Twitter – and particularly those who tweet news – are very different demographically from the public.

Básicamente, los usuarios de Twitter son un grupo autoseleccionado, formado por aquellos dispuestos a invertir su tiempo en ese servicio y también aquellos que pueden permitirse los medios tecnológicos para seguirlo. También se da el caso de que los menores de edad pueden participar en Twitter y, si nos centramos en un país, personas de otros lugares. No es por tanto de extrañar que el tono de Twitter no coincida con el de la sociedad en general.

Pero eso no explicaría por qué, como dice el texto, el signo de los comentarios va cambiando, oscilando entre izquierda y derecha según el tema. Eso indicaría que no hay una homogeneidad política en Twitter aunque uno podría pensar que sí hay cierta homogeneidad social. Para explicarlo hay que recurrir a otra observación, que se hace casi de pasada, relativa a la negatividad de Twitter: son más habituales los comentarios negativos que los positivos (en este caso, con respecto a las elecciones en Estados Unidos, aunque a mí me parece una tónica general de Twitter que observo desde el principio). Por tanto, es más fácil que alguien comente a la contra, es decir, cuando el tema de discusión le molesta. Si el tema de actualidad te parece bien, es menos probable que no te esfuerces en comentar tu satisfacción. No es más que una simple variación de la tendencia que lleva a los periódicos a considerar las noticias negativas como más relevantes que las positivas.

En cualquier caso, me quedo con esa negatividad y no dejo de pensar que es parte del diseño de Twitter. Un servicio en el que basta con escribir un par de frases, donde tienes una clara limitación de caracteres, es difícil expresar un pensamiento pausado y reflexivo. Todos sabemos que en cuanto quieres expresar algo en Twitter que tenga cierta complejidad debes recurrir a simplificar tu idea y a quitar palabras, operación de ajuste que fácilmente conduce a hacer que el mensaje acabe sonando más extremo de lo que pretendías.

Así mismo, el límite de 140 caracteres ofrecen una barrera de entrada muy baja. Es fácil llegar a Twitter, despachar lo que te molesta en pocas líneas y salir corriendo. Si los seres humanos tenemos ya una gran tendencia a la queja, no es de extrañar que un servicio así pueda exacerbarla. Su misma brevedad parece indicar su intrascendencia, por lo que no debemos pensar demasiado en las consecuencias de lo que escribimos.

Aunque tampoco conviene dejarse llevar y pensar que la solución es obligar a escribir al menos 500 palabras, creyendo que así potenciaremos otro tipo de pensamiento. Lo que sucedería en ese caso es que la gente que no tuviese tiempo se abstendría y el servicio se llenaría de personas con ganas y tiempo suficiente como para escribir largas parrafadas de odio, como sucede en mucho foros.

The Ancient Guide to Modern Life, Natalie Haynes

by Pedro Jorge Romero on 18/02/2013

Le voy a atribuir a Borges (porque me suena habérselo leído a él) la idea de que es tan erróneo creer que nuestra época es diferente a las anteriores como creer que es igual a las anteriores. Natalie Haynes dedica The Ancient Guide to Modern Life a ilustrar esa observación, a mostrar lo mucho que nos parecemos a los antiguos y también lo que nos distingue. Aunque se escora más bien hacia los parecidos, más que nada porque nuestra tendencia actual es considerar que nosotros somos los primeros en enfrentarnos a problemas que es realidad han persistido durante siglos.

Debo aclarar, sin embargo, que “ancient” en este caso se refiere a Grecia y Roma, dejando de lado cualquier otra civilización antigua. Queda para otro libro compararnos con la China, la India o el mundo árabe de la antigüedad. No es realmente una limitación (o al menos, no es una gran limitación), pero sí que me gustaría leer esa otra visión.

The Ancient Guide to Modern Life está escrito con gran sentido del humor, pero no es un libro que pretenda ser gracioso. Todo lo contrario, su fin es muy serio, y en el fondo se trata de una larga carta de amor a la antigüedad clásica y a algunas de sus grandes obras, animándonos a acerarnos a ella. Comentar la corrupción en la Roma satirizada por Juvenal (nosotros que creemos haber inventado el abuso de los cargos públicos) es en gran medida recomendar la lectura de ese autor, aunque sólo sea como correctivo, como método de situar nuestros problemas en perspectiva (por ejemplo, es asombrosa lo antigua que es la contraposición entre la vida de campo y la vida de ciudad). Y también lo contrario, comprobar lo alejados que nos encontramos en cuestiones de moral y comportamiento, y como algunas soluciones que en su época se consideraban perfectamente aceptables hoy nos resultan aberrantes.

Ya hable de la democracia ateniense, de los fallos de los gobernantes, del culto a los famosos, de los problemas económicos o las grandes peleas provocadas por acontecimientos “deportivos”, Natalie Haynes deja claro que los humanos llevamos siglos quejándonos básicamente de lo mismo, rara vez pensando en lo mucho que hemos cambiado y lo mucho que hemos avanzado. Viene a decir que debemos ser conscientes del pasado porque muchos de los errores de hoy ya los cometimos muchas veces antes, pero también para poder mirar con esperanza y optimismo al futuro. Después de todo, algunas cosas hemos hecho bien en los últimos 2.500 años, muchos cambios han sido claramente para mejor; no estamos necesariamente condenados a repetirnos. Digamos, más bien, que el pasado es un lugar al que debemos volver no tanto para buscar respuestas como para plantearnos preguntas.

El libro acaba con la recomendación de leer los clásicos, comentando que Internet hace que ahora mismo sea increíblemente fácil acceder a esos textos (uno de esos aspectos donde nuestra época se puede considerar extraordinaria). Me uno a la sugerencia, porque en esas ocasiones en las que me he acercado a los clásicos de Grecia y Roma, lo he pasado muy bien. Leer a los clásicos es como entrar en otro mundo. Un mundo que fue real y del que todavía podemos disfrutar.

Libros 2013

Cómics 2013

by Pedro Jorge Romero on 18/02/2013

Lo que hay:

    Febrero

  • Pepe de Carlos Giménez
  • Marzo

  • Pepe 2, de Carlos Giménez
  • The Fate of the Artist, de Eddie Campbell
  • 99 ejercicios de estilo, de Matt Madden
  • Septiembre

  • La isla de los cien mil muertos, de Jason y Fabien Vehlmann
  • Horizontes lejanos, de Santiago Valenzuela
  • Escala real, de Santiago Valenzuela
  • Limbo sin fin, de Santiago Valenzuela
  • Extramuros, de Santiago Valenzuela
  • Capital de provincias del dolor, de Santiago Valenzuela
  • Plétora de piñatas 3, de Mauro Entrialgo
  • All-Star Superman, de Grant Morrison y Frank Quitely

El lugar de la investigación

by Pedro Jorge Romero on 08/02/2013

Hace poco, un amigo y yo llegamos a la conclusión de que en el caso de tener que elegir entre museos y hospitales, optaríamos sin dudarlo por los hospitales. No es que no nos gustes los museos. Sin duda para él son un gran lugar y para mí, en Santiago no hay lugar más interesante que el CGAC. Pero al igual que en la vida de cada uno debemos elegir a qué dedicar nuestros esfuerzo, en la vida social rara vez hay recursos para todo y que en ocasiones no nos queda más remedio que elegir dedicarlos a unas cosas más necesarias en detrimento de otras que no lo son tanto.

Y así sucede con la investigación científica. Por mucho que la historia del bosón de Higgs me interese, también me parece lícito preguntarme si es ético invertir todo ese dinero –cosa que, sí, lo admito ya mismo, también puede uno plantearse referido a otras muchas actividades– en el enorme conjunto de dispositivos requerido para ese descubrimiento. Quizá, me planteo, estando en la obligación de elegir, habría sido mejor invertirlo en alguna otra actividad, por mucho que el Higgs satisfaga la curiosidad intelectual de muchos de nosotros. Quizá haberse quedado con la duda hubiese sido lo correcto si a cambio ganamos algo mejor.

Por eso me ha gustado tanto la reflexión de José Manuel Sánchez Ron titulada Elogio de la ciencia “no tan grande”, sobre todo al plantear un objetivo claro para toda sociedad:

Ahora que la física de altas energías ha vuelto a conseguir la popularidad que tuvo en otros tiempos, conviene resaltar la importancia de esa otra ciencia no tan grande, una ciencia absolutamente necesaria para conservar lo que para mí es sin duda lo mejor de Europa: el Estado de bienestar, en el que todos sus ciudadanos puedan acceder libremente a bienes como la educación y la sanidad, y no se vean desamparados si carecen de trabajo o son ancianos.

Los científicos son personas y como tales, en tiempos de crisis caen –como caería cualquiera– en el “¿qué hay de lo mío?”, de preocuparse más de sus investigaciones y presupuestos que de los problemas de lo sociedad. En esas ocasiones, lo mejor es dar un paso atrás y plantearse seriamente qué es mejor para todos.

Películas 2013

by Pedro Jorge Romero on 13/01/2013

Eso que dice arriba:

    Enero

  • ¡Rompe Ralph! de Rich Moore
  • Cirque du Soleil: Worlds Away de Andrew Adamson

    Febrero

  • Una carta para Momo de Hiroyuki Okiura
  • Marzo

  • The Cabin in the Woods de Drew Goddard
  • Moonrise Kingdom de Wes Anderson
  • Madres e hijas de Rodrigo García
  • ¡Rompe Ralph! de Rich Moore
  • Looper, de Rian Johnson
  • Robot & Frank, de Jake Schreier
  • Los Croods, de Kirk De Micco y Chris Sanders
  • Septiembre

  • Epic, de Chris Wedge
  • El último unicornio, de Jules Bass y Arthur Rankin Jr.
  • Roujin Z, de Hiroyuki Kitakubo

Libros 2013

by Pedro Jorge Romero on 11/01/2013

Las lecturas de este año:

    Enero

  • Taming the Infinite: The story of mathematics from the first numbers to chaos theory de Ian Stewart
  • What Money Can’t Buy: The Moral Limits of Markets, de Michael Sandel
  • A Game of Groans, de George R.R. Washington
  • Febrero

  • The Ancient Guide to Modern Life de Natalie Haynes
  • Sum: Tales from the Afterlives de David Eagleman
  • Incognito: The Secret Lives of the Brain de David Eagleman
  • Marzo

  • A Man of the People, de Chinua Achebe
  • The Education of a British-Protected Child, de Chinua Achebe
  • Hasta el infinito y más allá, de Clara Grima y Raquel García Ulldemolins
  • To Save Everything, Click Here: The Folly of Technological Solutionism, de Evgeny Morozov
  • Intento de escapada, de Miguel Ángel Hernández
  • Abril

  • Bad Samaritans: The Guilty Secrets of Rich Nations & the Threat to Global Prosperity, de Ha-Joon Chang
  • Mayo

  • Decline and fall, de Evelyn Waugh
  • Después del terremoto, de Haruki Murakami
  • Autobiografía de papel, de Félix de Azúa
  • Septiembre

  • Justice, de Michael Sandel
  • Why We Make Mistakes, de Joseph T. Hallinan
  • Idéntico al ser humano, de Kobo Abe
  • El hombre que calculaba: Un cuento oriental para descubrir las matemáticas, de Malba Tahan

Top 3 de libros, 2012

by Pedro Jorge Romero on 08/01/2013

En 2012 no logré mi reto de leer al menos 50 libros en un año. Me quedé muy lejos, aunque la verdad es que tampoco me importa demasiado. Empecé a hacerlo por razones muy concretas y la verdad es que ese propósito lo cumplió muy bien. Puede que este año me lo plantee de nuevo (después de todo, es un reto divertido), pero ya veremos.

Mientras tanto, aquí están los 3 mejores libros que he leído en 2012 (o los 3 que más me han gustado, ya que ambas cosas –no tiene sentido engañarnos– son lo mismo):

  1. Mitologías de Roland Barthes
    Me encantaría ser capaz de pensar así.
  2. Debt: The First 5,000 Years de David Graeber
    He tardado una eternidad en leer este libro, porque cada pocas páginas debía parar para reflexionar. Está repleto de ideas interesantes.
  3. Fábulas de robots de Stanislaw Lem
    El Lem más interesante, más juguetón, más inteligente y más reflexivo. El Lem que no se mira continuamente al ombligo.

Y otro diez libros que me gustaron mucho (o, es lo mismo, que me hubiese fastidiado no haber leído):

  • Wise Children de Angela Carter
    Deliciosa novela cómica sobre el mundo de las apariencias.
  • How to Do Thing with Videogames de Ian Bogost
    Una exploración de todos los usos posibles de los videojuegos. Hay bastantes más de los que parece.
  • A Visit from the Goon Squad de Jennifer Egan
    Una novela sobre el paso del tiempo y sobre las relaciones entre las personas. Cada capítulo tiene además un estilo diferente, ajustado al personaje central.
  • Decoding the Heavens: Solving the Mystery of the World’s First Computer de Jo Marchant
    Y decían que los griegos no eran capaces de hacer esas cosas. La historia del descubrimiento y desciframiento del mecanismo más fascinante de la historia.
  • Inside Apple: The Secrets Behind the Past and Future Success of Steve Job’s Iconic Brand de Adam Lashinsky
    Una visión enriquecedora sobre el funcionamiento de una empresa tan mítica.
  • Mientras no cambien los dioses, nada ha cambiado de Rafael Sánchez Ferlosio
    Un gran ataque contra la idea de progreso. Partiendo del viaje espacial tripulado, Ferlosio va desmontando el concepto de progreso para revelar sus raíces egoísta e interesadas. Imprescindible.
  • Baila, baila, baila de Haruki Murakami
    Una novela que parece ir de una cosa, pero que pronto revela una segunda cara que resulta mucho más rica.
  • The Authenticity Hoax: How We Get Lost Finding Ourselves de Andrew Potter
    El título ya lo dice todo: ser auténtico es imposible y la búsqueda de la autenticidad es un mito peligroso.
  • Economics Without Illusions: Debunking the Myths of Modern Capitalism de Joseph Heath
    Mitos económicos de la izquierda y la derecha. Lo mejor es empezar leyendo los mitos de tu posición política y luego pasar a los contrarios.
  • Paintwork de Tim Maughan
    Ciencia ficción de futuro cercano que se centra, sobre todo, en los olvidados por las grandes ideas de la ciencia ficción.

iPad Mini

by Pedro Jorge Romero on 23/10/2012

Hoy es el día en que Apple, previsiblemente, presentará el iPad Mini (o como acabe llamándose). En Branch tenemos una pequeña conversación preguntándonos qué más cosas veremos. Yo apuesto por un gran énfasis en la educación.

Ciencia, varitas mágicas y los gnomos de South Park

by Pedro Jorge Romero on 08/10/2012

Un certero artículo llamado Drunk on Gadgets describe como los políticos no comprenden la ciencia ni la técnica y esperan que sean como una varita mágica que resuelva todos los problemas. Su punto de partida es que la juiciosa aplicación de ciencia y técnica puede sacarnos de cualquier atolladero. El último párrafo lo deja bien claro:

The “rightful place of science,” to appropriate Obama’s phrase, is somewhere more humble than the pedestal on which politicians would place it. Technology is not a magic wand, even if presidents would like to wield it as if it were. But it takes serious engagement with science to understand its difficulties and limitations. Lowering the cost of health care cannot be done by gadget, nor can gadgets intercept putative missiles reliably, save the economy, or keep people from crossing the border. Gadgets can’t stop terrorism, and they can’t solve the climate crisis. Instead, politicians themselves must confront these dilemmas, the trade-offs and the tough choices. It’s what they are paid for.

Ya lo comenté en su momento: las decisiones sobre cómo y cuándo actuar no son en sí mismas decisiones científicas y tecnológicas, aunque sí son decisiones que se deben tomar teniendo en cuenta nuestros conocimientos científicos y nuestras habilidades tecnológicas. Obsérvese también que el párrafo oscila entre ciencia y técnica, consciente de que avances científicos no implican necesariamente avances tecnológicos, o incluso que el hecho de poseer ciertos conocimientos científicos no implica que interese traducir esos conocimientos en tecnología.

Por desgracia, ese tratar la ciencia (y por extensión la tecnología) como magia no se limita exclusivamente a los políticos. Ignorar detalles sociales, culturales, antropológicos e incluso personales es una forma perfecta de simplificar el problema hasta dar con una solución que parece ideal y simple, pero simplemente porque has logrado dejar de lado todos los detalles que hacen que efectivamente el problema sea difícil. Es como aquellos utopistas que enfrentados al hecho cierto de que la naturaleza humana dificulta la construcción de una utopía real, optaban alegremente por cambiar la naturaleza humana, como si esa segunda opción fuese más fácil que construir una utopía.

Un ejemplo lo vi hace unos días en Twitter a propósito de la situación por la que pasa nuestro país. Más o menos proponía como solución simple e ideal una cadena que empezaba con la investigación científica, seguía con la innovación y acababa en desarrollo. Esa cadena no es más que esa misma visión de la ciencia y la técnica como varitas mágicas capaces de resolver cualquier situación difícil. Esa “solución” sólo es así de simple y trivial porque esconde bajo la alfombra todos los problemas de iniciar la cadena y de pasar de una fase a la siguiente, omite todos los cambios sociales y culturales que serían necesarios para hacerla funcionar.

De hecho, al verla pensé en los gnomos de aquel episodio de South Park que se dedicaban a robar calzoncillos. Ese robo era el primer paso de su plan de negocio, siendo el tercero la obtención de beneficios. Por desgracia, el segundo paso era una enorme “?”, porque no tenían ni idea de cómo pasar de la primera fase a la tercera.

Los gnomos también creían en la magia.

Los placeres de la lectura

by Pedro Jorge Romero on 03/09/2012

Empiezas a leer un libro titulado The Pleasures of Reading in An Age of Distraction, de Alan Jacobs, y te entra un poco de miedo (a pesar de las recomendaciones). Te esperas el habitual texto religioso sobre los grandes milagros de la lectura, sobre todo los bueno que te acaecerá en cuanto decidas leer uno a uno esas listas de libros obligatorios que rara vez son listas de libros agradables sino más bien lo que debes leer si quieres convertirte en profesional académico. Temes una larga tirada contra el mundo moderno, por esa manía que tiene de ofrecernos otras formas de pasar el tiempo, de lanzarnos distracciones que nos impide el monacal y casto ejercicio de la lectura. En suma, esperas una nueva elevación de la lectura al puesto más alto de las habilidades humanas.

Y a pesar de que hay rastros de esas tendencias (por mucho que el autor, sabiamente, intenté controlarlas), el libro es en general una apasionada defensa del simple placer que la lectura ofrece a, y esto es importante, los lectores. Denuncia incluso esos libros tan serios que te explican cómo leer y que jamás se plantean tus razones para leer; dan tan por supuesto la obligación de leer que ni se lo cuestionan (y no hablemos ya de esas listas de libros que debes leer antes de morir, como si al llegar a la otra vida el primer obstáculo fuese sufrir un examen de literatura, como si la idea de morirse no fuese en sí misma lo suficientemente traumática).

¿Cuál es el criterio entonces? Si es todo el placer del lector, si debemos evitar la tendencia a promulgar unas lecturas imprescindibles, ¿caemos entonces en el extremo de afirmar que cualquier lectura es válida? No, responde, y tiendo a estar de acuerdo: si quieres ser mejor lector, debes saber guiarte a ti mismo. Hay guías y guías.

Y en cuanto a las distracciones, siempre las ha habido y siempre las habrá. Cuando yo empecé a leer (a los 9 años, bastante tarde para lo que suele ser habitual) tenía la tele a mi alcance. Hoy hay quizá más aspectos tecnológicos y por tanto más posibilidades de distraerse, lo que puede dificultar las cosas si lo que quieres es leer. El autor recomienda dos soluciones, una de ellas simpáticamente tecnológica: El Kindle por un lado y la lectura lenta por el otro. El lector Kindle porque por su propia naturaleza te obliga a concentrarte al reducir las posibilidades de interaccionar con otras cosas (por no darte, ni siquiera te da la opción de saber físicamente lo que te queda por leer). Comprendo la idea, pero no la comparto en exceso. La otra es simplemente concentrarse en la lectura, leer deliberadamente con lentitud, sin hacer de terminar el libro una carrera. La verdad es que parece mucho mejor solución.

Me gusta este libro por la defensa que hace de leer por gusto, dejándose guiar por los cambios de personalidad e interés. No leer con un plan establecido, sino permitir que lecturas anteriores influyan en las futuras. Otra cosa que me gusta es que admite que ser lector es algo minoritario, que pretender que todos el mundo ame la lectura es absurdo y que ese fin educativo va muy descaminado. Una cosa es leer para obtener información y otra muy diferente es leer por placer. Como en casi cualquier otra afición, los lectores de ese segundo grupo son minoría. Así ha sido siempre y así seguirá siendo; y no tiene nada de malo que así sea.

Desmitificar la lectura es una tarea necesaria y este libro lo hace bastante bien con muy buen humor. No se lanza contra nadie, pero deja claro lo que considera los excesos de la pontificación de la lectura. Su principal objetivo es defender la idea del lector como alguien capaz de seguir sus propio camino entre los libros. Eso mismo.