Inventario de inventos (inventados), de Eduardo Berti y Monobloque

Recopilación de inventos que solo existen en la ficción, catálogo de una exposición, antología de cuentos fantástico. Inventario de inventos (inventados) de Eduardo Berti y Monobloque posee múltiples naturalezas.

En mi canal de YouTube recomiendo lecturas que me gustan y que creo que podrían interesar a otros. Si quieres saber cuáles son, suscríbete.

Después del vídeo tienes la transcripción del contenido.

TRANSCRIPCIÓN

Inventario de inventos (inventados), de Eduardo Berti y Monobloque. Se trata de un… mmm… ¿un libro? …mmm… ¿un catálogo? … ¿una antología literaria? … ¿todo eso a la vez?

Mmmm

La verdad es que hay mucho que explorar.

Lo publica la editorial Impedimenta.

Vamos allá.

Empecemos por el principio.

Inventario de inventos (inventados), el libro, es una recopilación de invenciones que solo existen en la imaginación, inventos que alguien conjuró para la ficción. La mayoría son literarios, pero en algún caso se remite a lo visual.

Como volumen, combina textos de Eduardo Berti con ilustraciones de Monobloque, en una exquisita edición de muchos y agradables detalles, como suelen ser las ediciones de la editorial Impedimenta.

A su vez, es un catálogo de una exposición, que se exhibió en el Centro Cibeles de Madrid, como parte de la feria ARCO.

Como no vi la exposición, no les puedo decir qué tal encaja con el libro. Para mí, como para la mayoría de los lectores, el volumen es todo lo que hay.

Las ilustraciones son maravillosos vuelos de fantasía. Como si fuesen variaciones o fugas a partir de la descripción. A veces se acercan más a la forma física o el funcionamiento del invento al que se refieren, pero en otras ocasiones evocan emociones o sensaciones, cuando no se vuelven decididamente abstractas. Un juego divertido es mirar una ilustración e intentar descubrir a qué invento se refiere.

Los textos juegan continuamente con el concepto mismo de invención. No son descripciones repetitivas, basadas en un patrón. Algunos son extremadamente cortos y otros se alargan más. La forma varía muchísimo y también el punto de vista. El de “Ósculos” está escrito como el prospecto de un medicamento, con su posología, contraindicaciones y demás. El de “¿Despierta-idiomas?” es una breve cita con su correspondiente información bibliográfica.

A veces el invento sirve de punto de partida para cierta reflexión psicológica o social. “Casa móvil”, por ejemplo, se permite un comentario sobre la situación de las mujeres a principios del siglo XX. El paso del tiempo, la vejez, el absoluto de la inmortalidad se congregan en “Detector de muertos y vivos”. La sutil distinción entre semimuerte y semivida es el fondo final de “Moratorio de los Amadísimos Hermanos”.

Hay inventos que cuesta creer que no existan, como “Máquina de reverencias”. Otros son absolutamente imposibles, como esos inventos que son el resultado de un juego de palabras. Algunos inventos son perfectamente reconocibles si eres lector de ciencia ficción… Dick y Fredric Brown hacen acto de presencia… otro son deliberadamente oscuros o incluso… algo más.

En suma, el autor se deleita en la paradoja.

En el absurdo.

En la yuxtaposición de ideas.

O en el simple juego con el lenguaje.

Pero sobre todo, con la ficción en sí, que es la materia prima de estos textos. Por supuesto, los inventos ya están inventados, en el sentido de que son resultado de la imaginación, porque escribir, hacer cine o dibujar es fundamentalmente invención, mentira que se presenta, aunque sea por un breve espacio de tiempo, como real. Y con esa realidad irreal va entretejiendo los textos. El juego borgeano de dar citas, aclarar referencias o incluso datos precisos va floreciendo página a página. Y llega a su máximo cuando el invento es el propio inventor, el hacedor de ficciones convertido en recreación fantástica de su propio invento, transformado en exponente de su texto más famoso.

Inventario de inventos (inventados) es un delirante juego de metaficción.

Quizá.

Quizá valga así. Supongo que podría dejarlo aquí.

Pero la verdad es que hay otra forma de verlo.

Mientras leía este libro comprendí que no era nada de lo que he dicho anteriormente. O mejor dicho, todo eso está ahí, todo eso se puede encontrar. Pero como materia prima, como punto de partida, como base de la intención.

Lo que comprendí es que Inventario de inventos (inventados) es realmente una antología de cuentos. Una recopilación de historias fantásticas o de ciencia ficción. Un conjunto que sabe que hay muchas invenciones anteriores y que aprovecha ese hecho para sus propias escapadas a lo maravilloso. Los inventos se reinventan… digamos… sufriendo su propia mutación, retorciéndose sobre sí mismos. Las ideas de inventos se transforman ante nuestros ojos en pequeñas historias, trágicas o hilarantes, con su trama, sus personajes y sus alocadas inversiones finales.

En resumen, Inventario de inventos (inventados) se puede disfrutar de tantas formas, que el juego último es escoger una de ellas.

O varias.

Quizá te interese

Categoría: Silva

Pedro Jorge Romero

No comments yet. Be the first.