Bandazos por el tiempo: Looper, de Rian Johnson

A Looper le gustaría ser otra película. No es que la película que efectivamente es esté mal. Se trata de un thriller del futuro cercano con una delicada atmósfera de desesperación y que logra aprovechar el paisaje y la puesta en escena, con dos buenas interpretaciones de dos actores que dan vida al mismo personaje. Hay tiros, explosiones y una resolución razonablemente satisfactoria en lo que a la trama se refiere. Por ser, es también un comentario simple pero efectivo sobre la memoria como fuente de nuestra sensación de ser alguien.

No está mal haber logrado esas cosas.

Hay muchas películas que no llegan ni a eso.

Pero por desgracia, Looper aspira a más, e invierte dos horas en intentar elevar esos mimbres. El resultado es una construcción que es incapaz de soportar el peso de todo lo que se le echa encima.

Sobre todo, quiere ser el equivalente cinematográfico de “Todos vosotros zombis” de Robert Heinlein, una muestra tan absolutamente perfecta del viaje en el tiempo, un ejercicio de engarce tan preciso que se convierta en la versión definitiva. Por desgracia, no le ayuda nada tener una versión del viaje en el tiempo bastante incoherente y arbitraria, y que la lógica ferrea precisa para el fin que busca esté totalmente ausente del guión. Es comprensible que fuese necesaria alguna forma de viaje en el tiempo para poder enfrentar a un personaje joven con su versión mucho más madura, pero casi hubiese sido preferible haber recurrido a la magia.

(En el futuro de la película, que ya de por si transcurre en el futuro, el asesinato es imposible porque sí. Por tanto, los criminales del futuro usan máquinas del tiempo para enviar a sus enemigos al pasado y hacer que allí los maten otros individuos llamados Loopers. Como algún que otro Looper tiene la descortesía de vivir hasta el futuro de los criminales, éstos lo capturan y lo envían al pasado para que su versión anterior lo mate, cerrando así el loop y completando el chiste. Pero en ocasiones, el viejo (que es más sabio por viejo que por diablo) logra escapar y trastoca la pobre vida del joven que se ve sometido a todo tipo de bandideces. Sin embargo, misteriosamente, eso no cambia ningún detalle del futuro. Los cambios sólo se producen cuando conviene a la trama).

(Es un hecho universalmente aceptado que los villanos de película siempre hacen las cosas de la forma más alambicada posible. Un Goldfinger tras capturar a James Bond no lo mata de inmediato, sino que invierte grandes cantidades de dinero y recursos en cargárselo empezando por los genitales, preso sin duda de algún frenesí freudiano. De la misma forma, a cualquiera se le pueden ocurrir 20 formas de emplear una máquina del tiempo para cargarse a alguien sin tener que involucrar a terceros. Pero si los villanos de cine pensasen, la mayoría de las películas no existirían).

También quiere ser mejor reflexión sobre la naturaleza de nuestra existencia de lo que es realmente. Quiere ser como aquel cuento de Borges, que a orillas del Ródano, y en unas pocas páginas, enfrentaba el ardor juvenil de un Borges revolucionario con la quietud de un Borges ya anciano y ciego. En este punto, Looper logra más de lo que ofrece el guión, porque los actores (sobre todo Bruce Willis con esa férrea desesperación en la cara) se encargan de añadir mucho de lo que falta.

Y por querer, incluso quiere ser más que la historia que está contando. No contenta con el viaje en el tiempo o con el choque de personalidades, se cruza con un episodio de The Twilight Zone: niño superpoderoso en un campo de maíz, cuya situación, bastante incoherentemente, está relacionada con todo lo que está sucediendo aunque se tenga que ir al cuerno la causalidad.

Hay dos formas de ser ambicioso y fallar. Una es haber sido tan ambicioso que el fracaso se vuelve glorioso y gana a más de una victoria. La obra se eleva hasta el sol y da un poco igual que la cera de las alas se funda y el autor se desplome contra el suelo, porque la grandeza de la intención siempre quedará ahí.

La otra es simplemente querer meter más, cargando una base que en ningún momento se va a elevar ni un centímetro más del suelo por muchos detalles que añadas. En ese caso, lo habitual es que dentro de esa masa haya una buena obra esperando a salir, una obra que se descubriría eliminando lo que sobra o lo que simplemente no vas a tratar bien.

Eso es exactamente lo que le sucede a Looper: es una película que si se disfruta es a pesar de todo lo que hace por impedírtelo.

Categoría: Silva

Pedro Jorge Romero

No comments yet. Be the first.