Todas las lenguas del mundo: “What Language Is (And What It Isn’t and What It Could Be)”, de John McWhorter

by Pedro Jorge Romero on 21/11/2011

Allá por 1840, nos informa John McWhorter, los libros de historia natural tendían a dibujar la vida marina en la playa, animales inmóviles dispersos sobre la arena, por completo fuera de su entorno natural. El otro posible punto de vista, el de las profundidades, la visión bajo la superficie, les estaba vedado por comprensibles razones físicas. No fue hasta que la sociedad victoriana descubrió los acuarios que las ilustraciones cambiaron y empezaron a mostrar las criaturas marinas como seres animados, con complejos comportamientos que no eran inmediatamente visibles para los seres humanos.

Empleando el ejemplo histórico como metáfora, ésa es la situación en la que ahora nos encontramos cuando pensamos en la lengua. Tenemos una visión limitada, dice, muy de superficie, sobre todo cuando nuestros conocimientos se limitan a lenguas como el inglés o el español que han sufrido un considerable proceso de simplificación. La realidad bajo la superficie, el mundo en el que la lengua se muestra fluida, animada y cambiante, el mundo en el que se manejan los lingüistas, es muy diferente. El propósito de What Language Is es explorar ese mundo “submarino” y mostrar la asombrosa variedad, las formas rocambolescas y caprichosas que pueden llegar a alcanzar las lenguas del mundo.

En particular, What Language Is se centra en cinco características del lenguaje que el autor resume (empleando ese sentido del humor tan suyo que se encuentra en alguna intersección entre lo tonto, lo surrealista y lo genuinamente gracioso) en el acrónimo IDIOM. El lenguaje es: Ingrown, Disshevelled, Intricate, Oral y Mixed.

Ingrown: La capacidad de un idioma para volverse complejo y acabar indicando detalles totalmente innecesarios. Por ejemplo, la tendencia del español a indicar el género —y exigir la correspondiente concordancia— de casi todo lo que nombra, por innecesario que sea. Pero eso no es nada comparado con otras lenguas que no se convirtieron en mayoritaria y por tanto no sufrieron ningún proceso de simplificación.

Disshevelled: Las lenguas cambian siguiendo procesos que rara vez son lógicos. Lo que lleva a inconsistencias, a situaciones extrañas y a partes que no parecen casar con otras. Mucha gente reacciona a esa situación intentando forzar que el lenguaje se adapte a una marco estrictamente lógico, cosa que rara vez logran.

Intricate: A pesar de lo anterior, las lenguas tienen reglas, en ocasiones increíblemente complejas. Es decir, las lenguas tienen gramática, aunque la idea popular de gramática puede que no se corresponda con la de un lingüista.

Oral: Debería ser evidente que la lengua es algo oral y que la lengua escrita no es más que un invento muy posterior, un parche para fosilizar lo hablado. Sin embargo, hay mucha gente que cree que la lengua escrita es la “real” y la hablada no es más que una simple y burda aproximación.

Mixed: Toda las lenguas tienen influencias de otras lengua, tanto en su vocabulario como en su gramática. No existen las lenguas puras. Aunque, por supuesto, muchos programas de “limpieza” empiezan dando por supuesta esa pureza imposible.

Un detalle curioso de ese IDIOM es que lenguas como el inglés, el español, el francés o el persa son muy raras. Son más simples, nos dice el autor, que la mayoría. Explica que se debe a la cantidad de adultos que tuvieron que aprenderlas sin el beneficio de la inmersión infantil, lo que llevó inevitablemente a un proceso de limado de asperezas. La tendencia natural es a ir alcanzando un nivel cada vez mayor de complejidad. Por tanto, para mostrarnos la asombrosa variedad del lenguaje, explora lenguas como el chino antiguo, el navajo, el kikuyo, el keo, el archi, el twi, el black english, el shinhalese, el saramaccan y muchas más. Lenguas sin verbos regulares, lenguas donde hay que expresar cómo se sabe lo que se dice, lenguas con contadores para distintos tipos de formas y demás…

Mucho de lo que explica suena tremendamente raro. Estamos acostumbrado a una forma de hablar, y por tanto asumimos que la forma que emplea nuestra lengua es la forma “correcta”. Pero la cinco características IDIOM crean una variedad apasionante de formas de expresar las cosas. Al final pone como ejemplo, el berik, una de las lenguas que se habla en Nueva Guinea. Parece ser que tiene un número reducido de pronombres. Pero en cuanto llegamos a los verbos:

Berik verbs are some of the most ingrown on the planet. Person and number? That’s Berik baby food. A proper verb in this tiny language must also specify things like how big and object is, whether there was on, two, o three of them, whether it’s high or low, how far away it was, and the specific time of day!

What Language Is es un excelente libro de divulgación lingüística. No sólo está repleto de fascinantes detalles sobre la lengua, y muchas lenguas concretas, sino que lo explica todo con sencillez (en varias ocasiones, advirtiéndote en las notas al pie —cuando no hace una broma— de los detalles que faltan). Del mismo autor, The Power of Babel es mejor, una maravilla de libro que habría que leer varias veces, y si bien What Language Is no está a esa misma altura no se debe tanto a una limitación de este último como a la altura alcanzada por el primero. No sólo What Language Is merece ampliamente la pena, sino que deja ganas de leer más libros del mismo autor.

[50 libros] 2011

{ 2 comments }

Manuel Jabois November 21, 2011 at 4:17 pm

¿Los libros… tendían a? (dibujar la vida marina).

Parece un calco del inglés… Será que los libros “solían” dibujar.

Por lo demás, muy bien. Interesantísimo, voy a pensar lo de la simplicidad de las lenguas mayoritarias comparado con las minoritarias…

Y tu resumen muy claro, gracias.

(No sé si en cierto sitio del párrafo “Intricate” te falta un “no”.)

Pedro Jorge Romero November 21, 2011 at 4:26 pm

Efectivamente, faltaba un no. Gracias.

{ 1 trackback }

Previous post:

Next post: