Si el libro en papel le ganase al libro electrónico quizá sería por esto…

Al igual que John C. Abell, autor de 5 Reasons Why E-Books Aren’t There Yet (vía Five areas where e-books do not beat print), me encanta mi iPad para leer. Al contrario que él, sigo comprando muchos libros en papel aunque me encantaría no tener que hacerlo. Me gustaría poder comprar electrónicamente cualquier título que me interesase. Por desgracia, el precio (en muchas ocasiones superior a la edición en papel) o la disponibilidad (no todos los títulos están en digital) me lo suelen impedir.

Pero sí, el libro electrónico ha llegado para quedarse, porque sus ventajas superan a sus problemas. Pero, ¿en qué aspectos mejora el libro en papel al libro electrónico? Él ofrece 5 puntos, que son interesantes y también algo jocosos. Si has leído sus razonamientos, mi punto es vista es:

An unfinished e-book isn’t a constant reminder to finish reading it.

Lo considero un punto a favor del libro electrónico. Aunque debo ser sincero y admitir que estoy razonablemente acostumbrado a tener un buen montón de libros sin terminar, por lo que habitualmente no me importa ver la pila de libros que me gritan desesperadamente. Paso de ellos. Pero una de las formas de hacer que la vida sea menos estresante es eliminar aquellas preocupaciones innecesarias, por lo que es positivo que los libros no te estén recordando continuamente que debes leerlos. Así se vive más tranquilo.

Debemos recordar que no hay ninguna obligación de terminar de leer un libro. Si no recuerdo mal, era Borges el que decía que si un libro no te gusta, déjalo y pasa a otro (será por libro, debió pensar). Aunque admito que no nos educaron para esa libertad. Para muchos, la lectura parece ser menos una diversión y más una obligación, y un libro sin leer pasa de ser una trivialidad a convertirse en una falla moral o incluso en un pecado por el que pagaremos en un futuro indeterminado.

Por tanto, en este concreto es mejor aplicar el ojos que no ven, corazón que no siente.

You can’t keep your books all in one place.

Cierto. Peor aún, no tenemos claro que podamos leerlos en el futuro. Hay muchos libros electrónicos atados a un servicio concreto o que vienen en un formato propietario que el tiempo podría hacer imposible de leer.

Evidentemente, hay muchas formas de superar esos obstáculos. Pero hacerlo exige un cierto esfuerzo (que será o no asumible para algunos lectores) y no es tan simple como recoger todos tus libros en papel y disponerlos en el estante como mejor te convenga. Aún así, si estas dispuesto a invertir el tiempo requerido, puedes tener buena parte de tus libros electrónicos en un mismo lugar.

Haciéndolo, negamos por una parte algunas de las facilidades del libro electrónico (la facilidad de conseguirlo), aunque ganamos otras (tenerlos a disposición de todos nuestros dispositivos de lectura, por mucho que ésa no sea la intención del editor). Pero lo triste de esa situación de cierre editorial es que no se deriva naturalmente de la existencia del libro electrónico, de hecho, va contra su propia naturaleza de archivo informático. Al ser un simple fichero, en principio sería posible leerlo en cualquier plataforma para la que alguien se haya molestado en crear un lector (aunque no es magia y alguien tendría que conocer el formato), garantizando el uso de esos libros en un futuro arbitrariamente largo. Sin embargo, en lugar de abrazar esa libertad, nos empeñamos en restringirla, incluso superando en algunos casos las limitaciones del papel.

Y no hemos tocado el aspecto de control social. Si el editor o el distribuidor controlan los usos que se pueden realizar el libro, nada nos garantiza que ese libro vaya a estar disponible en el futuro. De hecho, a menos que tomemos precauciones, nada nos garantiza que no lo vayan a borrar de nuestro lector, como ya ha sucedido. De hecho, me parece una importante ventaja del papel sobre el digital que el artículo original no contempla.

Notes in the margins help you think.

Si eso te gusta, sí. Yo tiendo más bien a marcar frases o párrafos. Eso se hace igual de bien con un libro Kindle. Por supuesto, volvemos al punto anterior sobre las limitaciones. Las notas escritas en papel las puedo consultar mientras el libro exista. Las de Kindle mientras Amazon exista.

(¿Por qué dicen «la nube» cuando quieren decir «las nubes»?)

E-books are positioned as disposable, but aren’t priced that way.

Más que cierto. Un aspecto interesante del libro electrónico es poder leerlo y luego olvidar incluso de que lo tienes (con el libro en papel también se puede hacer, basta con regalarlo o tirarlo después de leerlo, pero no todos son capaces).

Si aprovechásemos realmente el mundo digital en el que vivimos, no haría nada de falta guardar libros electrónicos. Por su propia naturaleza son inmateriales y simplemente deberían estar por ahí, flotando en su éter, esperando a que los reclamemos. Guardar un libro en papel tiene sentido porque no sabes si, en el futuro, podrías llegar a recuperarlo. Pero ahora mismo no tendríamos absolutamente ningún problemas para preservar en internet todo lo que se ha escrito y ponerlo a disposición de cualquiera que pudiese conectarse.

Por desgracia, vivimos en un mundo donde eso se podría hacer pero los que venden cultura prefieren hacer que el libro electrónico se comporte como un libro en papel (más que nada, porque ése es el negocio que conocen y quizá no sería justo exigirles que cambien). Lo que hace que un intangible tenga que ser manejado como si fuese un objeto físico. Y lo que es peor, ponerle precio de objeto físico. Como dije al principio, es fácil irse a Amazon y encontrar el libro electrónico más caro que el libro en papel. Un absurdo que el tiempo posiblemente irá corrigiendo a medida que aparezcan editoriales puramente digitales.

O eso podemos esperar.

E-books can’t be used for interior design.

Soy frívolo. Tanto, que ésta es la razón, de las cinco, que me parece más importante. Hay mucha gente haciendo todo tipo de cosas con libros en papel, deformándolos, moldeándolos y rompiéndolos para crear objetos extraordinarios y nuevos. Pasará mucho tiempo antes de que el libro en papel desaparezca, por lo que ese arte perdurará durante un tiempo. Pero algún día dejarán de poder crear esas obras.

Pero evidentemente, buena parte del impacto de esas creaciones se debe precisamente a su relación con la cultura libresca. Si el libro no tuviese el valor social que tiene, la cuidadosa exploración de las páginas, el juego de yuxtaposiciones, la serendipia de un corte que conecta dos puntos que no sabíamos relacionadas, perderían buena parte de su sentido.

(Aquí me he desviado. El artículo habla de diseño interior, mientras que yo lo he derivado hacia otra parte. Él habla de cosas como usar los libros para decorar, mostrar quiénes somos y demás. Lo que es, también importante para muchos lectores: si no puedes demostrar que has leído ciertos libros, leerlos pierde parte de su valor. Pero el mejor aspecto de los libros en este punto escapa a su contenido. Exponer una selección de títulos interesantes y llamativos como método de distinción no exige haberlos leído, de hecho, ni siquiera exige que estén impresos).

Categoría: Silva

Pedro Jorge Romero

Show 7 Comments
  • Epicureo 20 agosto, 2011, 2:43 pm

    Desde que tengo el Kindle el 90 % de los libros que leo son electrónicos. Cada vez me resultan más engorrosos esos trastos de papel tan pesados y con letra minúscula.

    Ahora bien, en ciertos casos el objeto físico satisface cierta necesidad. Cuando un libro me resulta especialmente significativo procuro comprarlo en papel, aunque lo lea en electrónico (sin pagarlo dos veces, claro, no soy gilipollas). Pero esos son bastante pocos.

    El libro de papel seguirá teniendo buena salud mientras siga habiendo mucha gente a la que no le gusten los aparatos electrónicos y tenga problemas hasta con el mando de la tele, que aún la hay. Si alguna vez todos son «nativos digitales» correrá la misma suerte que los discos de vinilo.

  • Misha 20 agosto, 2011, 6:14 pm

    Una pregunta: ¿cómo puedes leer una novela en un iPad? Yo tengo un Sony Reader y me va de fábula, pero no me sirve para leer los libros que compro en Amazon, así que pensé en la posibilidad de hacerme con un iPad, pero la descarté enseguida por su pantalla retroiluminada. Me parece curioso que haya gente como tú que lo use para leer.

    Por lo demás, yo el ereader solo lo uso cuando no tengo la posibilidad de comprar el libro en papel. Encuentro en el papel ciertas ventajas, no solo para tomar notas, sino también como objeto estético por el que además puedo desplazarme con una libertad que no encuentro en el ereader. Además todavía pienso en qué pasará con los libros que compre en formato digital. Los f´ñisicos, salvo ruina o incendio, siempre los voy a tener ahí, pero los digitales…

  • Pedro Jorge Romero 20 agosto, 2011, 6:52 pm

    @Epicureo Creo que era Tim O’Reilly el que decía que el libro electrónico se acabará acelerando mucho antes de que el lector lo pida. Será cuando los editores descubran los ahorros.

    @Misha Uso el iPad para leer sin ningún problema. Me resulta bastante cómodo. Más que un dispositivo Kindle, la verdad.

  • Misha 21 agosto, 2011, 4:01 pm

    Pero usar el iPad para leer durante un tiempo prolongado… Su pantalla es como la de cualquier ordenador, y no me imagino leyendo una novela en mi portátil. Es curiosidad… ¿Cómo lo haces? Gracias y un saludo.

  • Pedro Jorge Romero 21 agosto, 2011, 5:23 pm

    No entiendo la pregunta, la verdad. La pantalla no es ningún problema y a mí incluso me resulta mejor que la del dispositivo Kindle. Pero además, puedes colocar el iPad de la forma que resulte más cómodo, por lo que tampoco es leer con un portátil o un sobremesa. Es como usar un Kindle pero con una pantalla diferente.

  • Misha 21 agosto, 2011, 9:30 pm

    Sí, pero la pantalla del iPad es una pantalla tipo LCD con retroiluminación, mientras que las pantallas de los lectores de tinta electrónica no están retroiluminadas, por lo que no cansan la vista, o la cansan tanto como una hoja de papel corriente. Es decir, cuando intento leer un texto de cierta extensión en la pantalla del ordenador sufro de fatiga visual muy pronto, mientras que en un lector tipo kindle con pantalla de tinta electrónica puedo leer durante horas y horas, igual que en un libro tradicional, sin apenas cansarme.

    He escuchado que bajando la intensidad de la iluminación de las pantallas LCD se hace más tolerable, pero yo lo he intentado con el portátil y aunque aguanto más tiempo, al final me escuecen los ojos, lo que no sucede con el otro tipo de pantallas.

  • Pedro Jorge Romero 22 agosto, 2011, 4:45 pm

    Comprendo. La verdad es que no noto mayor cansancio visual leyendo en la pantalla del iPad. La verdad es que creo que hay un poco de mito con eso, aunque no dudo que afecte a algunas personas, porque conozco a mucha gente que usa el iPad o el iPhone para leer sin mayor problemas.

    En mi caso particular, la pantalla del Kindle me resulta un poco molesta, precisamente porque no puedo hacer que brille más.