Lost, 6ª temporada, episodio 4, “The Substitute”

Otro episodio más, y más elucubraciones sobre lo que he visto. No son teorías, y es muy poco probable que algo de lo que aquí se dice acabe siendo verdad. Pero ésa es precisamente la gracia.

Por supuesto, no deberías leerlo si no has visto el episodio.

¿A quién se refiere un episodio titulado “The Substitute? Conociendo la ambigüedad de género del inglés, podría ser cualquiera: hombre, mujer e incluso cosa. Por supuesto, la más evidente e inmediata es que el Locke X, el de la nueva línea temporal, pasa a trabajar de profesor sustituto. Deja de pasarse el día pensando en cajas –en una empresa propiedad de Hurley, como probablemente también sucediese en la línea original- a dar clase e influir en mentes jóvenes, como hacía con Walt.

Vamos a quedarnos un segundo con Locke X, del que hay muchos detalles curiosos.

Para empezar, parece ser un Locke con una vida anterior diferente en detalles claves a la del Locke que conocíamos. Vive con Helen, por ejemplo, y planean casarse. Hasta ahí bien. Pero curiosamente, también parece que planean invitar al padre de Locke a la boda. Sin embargo, el padre de Locke es el que causó todos los problemas del personaje: le quitó un riñón, su reaparición hizo que Helen le abandonase y, ya al final, le tiró por una ventana, dejándolo en una silla de ruedas, lo que a mí me parecería una razón más que buena para no invitarle a la boda… ni a nada, ya puestos.

Da toda la impresión de que en la línea original, Jacob intervino justo tras la tremenda caída de Locke (mientras leía, por cierto, un libro titulado Everything that rises must converge en lo que no sé si es ironía o simple mala leche). Mi interpretación de esa escena es que Jacob toca a Locke para resucitarle y que pueda cumplir con su papel (lo que te lleva a pensar que Jacob acepta de alguna forma el plan de Flocke, la entidad que ahora ha adoptado la forma de Locke). Pero esa intervención de Jacob se produce cuando el padre de Locke ya ha hecho de las suyas en varias ocasiones y ha destruido sistemáticamente la autoestima de su hijo.

Pero si Jacob intervino en el último momento, ¿cómo puede ser tan diferente la vida de Locke? Aparentemente, todos los cambios de su vida vienen de muy atrás, incluso desde el nacimiento. Una solución sería que Richard Alpert nunca visitó al Locke de este mundo. Por desgracia, no lo creo. Mi hipótesis actual –hasta que, algún episodio posterior inevitablemente demuestre que me equivoco- es que ambas líneas temporales son iguales hasta el momento de el Incidente (o, lo que vendría a ser lo mismo, una de ellas nace con el Incidente), y que por tanto los perdidos estuvieron en el pasado de ambas líneas, y que por tanto Locke y Sawyer provocaron a Richard Alpert para visitar al Locke niño.

(Una sorpresa divertida sería descubrir que ambas líneas no tienen nada que ver. Sería gracioso. Y conociendo a estos guionistas… Porque verán, tenemos el pequeño problema de Ben. En la línea original, antes del incidente, Ben estaba en la isla, con los Otros. Los Otros planeaban devolverle, en plan quinta columna, a Dharma. ¿Salió de la isla durante la evacuación? No se ha visto. Pero aún admitiendo que saliese, el Ben que vemos no parece el manipulador jefe de los Otros que conocíamos. ¿Significa eso que nunca al templo a curarse? ¿Es posible que el Incidente no tenga nada que ver con las dos líneas temporales? Quizá en algún momento descubramos que no hay ninguna relación entre ellas y que son totalmente independientes. Que no las une ni Incidente, ni perdidos, ni nada).

Hay más. ¿Por qué fue Locke en su Walkabout? Claramente, como demuestran comentarios posteriores en el mismo episodio, pretendía demostrar su hombría. Sintiéndose menos hombre, quería demostrar que podía hacer lo que podría hacer cualquier, siguiendo su lema “no me digas lo que no puedo hacer”. Pero en la línea original la idea se la metió en la cabeza Matthew Abbadon, siguiendo, previsiblemente, instrucciones de Widmore para que Locke acabase en la isla, cumpliendo así su destino, blah, blah, blah. Pero en la línea X no hay isla, posiblemente tampoco haya Widmore, y por tanto no hay razones para mandar a Locke X a la isla ausente.

Un detalle adicional que me confunde es que Locke –como si estuviese canalizando el espíritu de su padre- haya estafado a su empresa para irse a Australia. En la línea original siempre tuve la impresión de que se lo había pagado él de su propio bolsillo. Quizá siempre fue así, o quizá el Locke de la línea X tenía que dedicar el dinero a la boda y tuvo que ser más creativo. En cualquier caso, para este Locke su escapada es tan importante como para el original, y los que dicen que su maleta está llena de sustitutos de su miembro viril no andan muy descaminados.

Una de las primeras cosas que le suceden a Locke en este episodio es caerse de su coche. O más bien, le traiciona la tecnología. La rampa que le permite bajar por sí mismo falla y Locke decide intentar saltar, en uno de sus “no me digas lo que no puedo hacer”. Acaba tendido en el suelo, de una forma muy similar a como Flocke posteriormente también acabará tendido en el suelo (soltando éste, además, la frase que el Locke X claramente está pensando). Por si la humillación no fuese suficiente, el riego automático se activa (sólo faltó el perro habitual en estos casos; posiblemente los guionistas pensaron que habría sido excesivo). Locke X parece un hombre al que la ciencia le traiciona, como le vuelve a traicionar cuando intenta usar la misma rampa para vengarse de Hurley. Quizá sean recuerdos de que estaría mejor viviendo en la naturaleza, sin tanto cacharro, o quizá simplemente nos recuerde que hay cosas que Locke simplemente no puede hacer.

Este Locke parece también diferente en otros aspectos. No vacila en contarle a Helen lo que siente y sus razones para ir de viaje. También abraza los hechos tal y como son, mientras que el Locke original era un gran creyente en los milagros. Es más, posteriormente, por interdicción de Rose, acaba admitiendo que hay cosas que simplemente no puede hacer. Un Locke que reconoce sus limitaciones es un Locke muy diferente al que se paseaba por la isla en plan gran cazador blanco. Y para sellar ese compromiso con la realidad, Helen rompe la tarjeta de Jack, que había ofrecido una cura milagrosa. Es irónico que aceptar la realidad signifique rechazar la ayuda de un médico, que en principio ofrece soluciones reales. Pero en la línea X Jack y Locke parecen haber intercambiado posturas.

En contraste, Flocke, que es en la isla –y en la serie- el sustituto de Locke, parece adoptar algunos rasgos del muerto. De hecho Ilana dice claramente que ahora la entidad Flocke está atrapada en la forma de Locke, lo que da a entender que algo ha sucedido –quizá la muerte de Jacob y con ella la rotura del equilibro- que le impide volver a cambiar de forma. Pero que también, quizá como efecto secundario, le hace adoptar rasgos del muerto. Porque la verdad, no parece muy propio de una entidad temible el poner cara de miedo al ver a un niño rubio, correr por la selva para acabar tropezando, y luego soltar la frase lockiana fundamental: “no me digas lo que no puedo hacer”. Claramente los poderes de Flocke no son tan grandes como creemos y está ejecutando un plan cogido más bien por alfileres.

¿A Flocke no le gusta el whisky?

Sigamos con los posibles sustitutos. Flocke sustituye a Locke, el Locke X sustituye al Locke original y, evidentemente, la línea X podría ser la sustituta de la línea original (tras el gran reset, como predicen algunos). Pero pasa igual con todos los integrantes de la línea original que reaparecen en la línea X. Hurley X sustituye a Hurley, Rose X a Rose y así sucesivamente. Incluso Ben X sustituye a Ben. Al nuevo Ben le preocupa quién ha usado por última vez la máquina de café, cuando al viejo, de haber pensado alguna vez en tal cuestión, habría hecho matar al culpable y listo. No sólo eso, recibe a Locke X con los brazos abiertos, acogiéndole –aparentemente sin reparos- en su pequeño reino.

Y a Jacob también se le sustituye.

Flocke le revela a Sawyer –en un curioso conjunto de circunstancias- que él y sus amigos están en la isla traídos como posibles sustitutos para el protector de la isla: Jacob. Pero si Jacob es sustituible, ¿él también sustituyó a alguien? ¿Y Flocke? ¿Él también sustituyó a alguien? ¿Son como Desmond en su hatch (como me hizo ver mi mujer), pulsando continuamente un botón mientras esperan a sus reemplazos? ¿Cómo debemos entender las palabras de Flocke cuando dice que él también fue un hombre? ¿Aceptó su puesto en la isla y fue transformado? ¿Ascendió a una forma superior? ¿Le pasó eso a Richard Alpert?

Si admitimos que Jacob es Jacob y Flocke es Flocke por haber aceptado un puesto –o porque el puesto les cayó encima, que para el caso es lo mismo- ¿podemos concluir que uno es bueno y el otro malo? El momento con la balanza parece significativo. Dos platillos en equilibrio, uno con una piedra blanca y el otro con una piedra negra. Flocke retira la piedra blanca y la lanza al mar (si la piedra blanca representa a Jacob, le expulsa simbólicamente por segunda vez de la isla, y atravesando una entrada, por si faltaban simbolismos), comentando que se trata de un chiste privado. Y tan privado, porque nos remite al segundo episodio de la primera temporada, cuando Locke sostiene dos fichas de Backgammon, una blanca y la otra negra, una representando la claridad y la otra la oscuridad. A otro nivel, el chiste radica en las continuas referencias en las series a la luz y la oscuridad –habitualmente en forma de blancos y negros enfrentados-, o mejor dicho, a la ausencia de una demarcación clara entre ambos. ¿Se nos está diciendo que el equilibrio se ha decantado definitivamente hacia el lado de la piedra negra, del mal? No lo creo. Más bien, creo lo contrario. La imagen de la balanza en equilibrio indica que todos sus elementos son necesarios, que el equilibro de la situación es lo realmente importante, y que la situación real no es tanto de bien contra mal sino de equilibrio contra desequilibrio.

En cierta forma, Sawyer es otro sustituto. Uno más concreto que el ser posible sustituto de Jacob. Claramente, a pesar de decir lo contrario, hay cosas que Flocke no puede hacer. No podía matar a Jacob, por lo que necesitaba un sustituto, que fue Ben. Ahora, está claro que precisa otro sustituto que haga algo que él tampoco puede hacer. Si le cuenta cosas a Sawyer, si le enseña la cueva de Jacob –o él dice que es de Jacob, aunque yo no estoy seguro- es precisamente porque ha comprendido que debe ofrecerle a Sawyer algo para lograr su cooperación. En claro contraste con la figura de Richard Alpert, convertida en este episodio en un cobarde casi incoherente, que obedecía ciegamente sin ni siquiera plantearse hacer algunas preguntas. Si Flocke es el nuevo señor de isla –aunque sea por ausencia de Jacob- entonces Sawyer quizá se haya convertido en un nuevo Richard Alpert, en el sustituto del factótum.

En realidad, si los Otros representan a los guionistas –ejecutando movimientos aparentemente arbitrarios, poco dispuestos a responder preguntas, exigiendo la confianza del espectador porque ellos lo valen-, entonces Flocke sería el guionista “bueno”, el que sabe que alguna pregunta se debe responder para ganar la confianza del espectador. En ese aspecto, Sawyer ocupa nuestro lugar, es nuestro sustituto, haciendo las preguntas en nuestro nombre y aceptando las respuestas en nuestro lugar. No es la primera vez. Sawyer ya sustituyó al hombre al que perseguía, convirtiéndose en él, y también ocupó el puesto de sheriff de Dharma Town, sustituyendo a la persona que legítimamente debería haber ocupado ese puesto. Y, por supuesto, sustituyó a Locke para matar al padre (padre real de Locke y padre espiritual de Sawyer).

El momento del episodio que me resultó más confuso fue todo el asunto del niño rubio. ¿Quién es? Cuando se le aparece a Flocke por primera vez, parece llevar las manos ensangrentadas y Richard Alpert no puede verle. Creo que en ese punto el niño no es real y simplemente habita en la mente de Flocke. ¿Y la sangre? Posiblemente sea un aviso, indicándole a Flocke que sus manos están manchadas de sangre, que puede que haya encontrado la estratagema pare matar a Jacob por intermedio de otro, pero que eso no le exime de la culpa. No tiene nada de extraño. Incluso en los mitos griegos lo seres superiores están sujetos a todo tipo de reglas y su libertad de actuación está limitada.

La segunda vez, Flocke está con Sawyer y éste ve claramente al niño. Creo que en ese punto el niño es real. Flocke lo persigue y es en ese momento cuando cae y se comporta más como el Locke original. Enigmáticamente, el niño le recuerda que no puede matar a alguien. Es extraño, porque si se refiere a Jacob, éste ya está muerto, por lo que recordarle que no puede matarle no tendría mayor sentido. Asumo que se está refiriendo a una tercera persona –un him- que no hemos visto por ahora. ¿El jefe real de la isla? ¿Alguien de una jerarquía superior?

¿El niño es Aaron? Es posible, aunque está muy crecidito. Aunque yo no dejo de pensar que es realmente Apolo. En la serie se han dado varias referencias a cultos solares y al dios Apolo. Jacob le da a Jack una barrita de chocolate que lleva esa marca, por ejemplo. Flocke intenta dar caza al niño y no puede, quizá porque Apolo es el mejor de los cazadores.

Lo de las reglas ya lo conocíamos. Ya de la pareja Ben y Widmore se nos había dicho que no podían matarse mutuamente. Así mismo, Ben expulsó a Widmore de la isla, igual que Flocke ha expulsado a Jacob, de la forma más definitiva posible. ¿Rompió Ben el equilibrio de la misma forma que Flocke? Podría entenderse que la cosa va por jerarquías: los miembros de la diarquía de un nivel no se pueden matar entre ellos. Ben no podía matar a Widmore, Widmore no podía matar a Ben. Eso en su plano, como jefes de los otros. Con Jacob y Flocke pasaría lo mismo. Sin embargo, ¿quién es ese misterioso tercer individuo al que Flocke no puede matar? Jacob ya está muerto, y con él ha muerto el otro miembro del dúo. Y aparentemente, como demuestra que Ben mate a Jacob, no hay ningún problema para que un miembro de la jerarquía inferior mate a alguien de jerarquía superior. Una pregunta relacionada es plantearse a quién podría temer Flocke.

Las caídas de Locke y Flocke son paralelas, aunque derivan consecuencias diferentes. Los dos caen por orgullo: Locke porque pretende hacer algo que no puede hacer y Flocke por lo mismo. Sin embargo, la caída inicial de Locke es el primer paso en un proceso que –por medio de distintos descensos graduales a la tierra- le lleva a su aceptación final de la realidad de su condición. Es Rose la que finalmente le convence de aceptar las cosas como son, convirtiendo a Locke en un hombre de ciencia, que rechaza las ideas milagrosas de Jack. Pero la caída de Flocke tiene el efecto contrario de reafirmarle en su plan, a pesar de que en ese momento ni siquiera es capaz de alcanzar al niño. La caída de Locke le muestra como un ser falible que finalmente admite serlo, mientras que la de Flocke muestra que la seguridad en sí mismo que manifiesta es en parte fingida, que hay aspectos de Flocke que son humanos y nada de fiar. Sea cual sea la misión de Flocke, ahora sabemos que sus propios defectos podrían hacerle fracasar. Curiosamente, de eso va Everything that rises must converge, de pecados de orgullo que hacen caer a los distintos personajes de los cuentos que componen el libro.

Curiosamente, Richard Alpert y Sawyer también caen. El primero pierde su posición en la jerarquía de la isla, lo que se manifiesta con una caída dolorosa y muy real que da con su cuerpo contra el suelo. Como Richard no sabe realmente lo que está pasando, su caída es descontrolada y no puede hacer nada por evitarla. Está sujeto, como debió estarlo toda su vida, a las veleidades de otros. Tan poco control tiene que da la impresión de que no puede ni controlar sus gestos y sus expresiones. En cambio, Sawyer cae con los ojos bien abiertos, desde una posición superior, y con ayuda de Flocke controla su caída y se salva. Si está llamado a ser el nuevo consejero áulico, éste es su segundo triunfo. El primero fue tener el valor de apuntar a Flocke a la cabeza y amenazarle con disparar. Por otra parte, Sawyer acaba de perderlo todo y dicen que un hombre sin esperanza es un hombre sin miedo. Yo añadiría que un hombre sin esperanzas puede permitirse el lujo de ver las cosas tal y como son. Flocke posiblemente le esté manipulando, pero Sawyer lo sabe.

¿Qué quiere Sawyer? Parecía muy contento bebiendo whisky como un loco y llorando a Juliet. Flocke le tienta con el conocimiento, sin ni siquiera tener que usar la argucia de la manzana. Supongo que Sawyer quiere saber por qué está en la isla, y cree que descubriéndolo podrá explicar la muerte de Juliet. Pero no me sorprende nada que Sawyer parezca ser el único personaje capaz de ver las cosas tal y como son. Habiéndolo perdido todo, no tiene razones para engañarse.

A continuación, Flocke psicopompo guía a Sawyer por un descenso peligroso –quien ya había descendido al subsuelo en el primer episodio, para ir a buscar a su amada- hasta una cueva muy por debajo del nivel del suelo (aunque tampoco es exactamente subterránea). En ese descenso al inframundo –a Locke, por cierto, lo están enterrando poco antes y por fin, después de cuatro temporadas dando tumbos por ahí, su cuerpo puede descansar en paz-, se encuentran con la balanza de las dos piedras. Es un detalle curioso, porque no encaja muy bien con la cueva, que parece agreste y primitiva. La balanza parece un instrumento científico y tecnológico, porque después de todo hay pocas operaciones más científicas que medir. La balanza se mantiene en equilibrio hasta que Flocke toma la piedra blanca y la arroja, dejando sólo la negra. Quizá sea un acto paralelo al de Locke X, cuando escogió realidad frente a milagro. Quizá Flocke esté precisamente rechazando ciencia, o tecnología, dejando sólo la piedra negra.

Blanco y negro podrían representar el bien y el mal. Pero también podrían representar lo que se ve y lo que está oculto, lo luminoso y lo oscuro, lo racional y lo irracional. La cueva contrasta con la residencia de Jacob en la estatua. La estancia de Jacob era todo líneas rectas, perfección, cuidado en los detalles, dominada por un fuego delimitado. Digamos que la estancia de Jacob era muy racional. En contraste, la cueva es agreste, primitiva, caótica, dominada por el mar. Los nombres escritos en sus paredes, acompañados de números, parecen escritos en medio del frenesí místico. Yo me imagino a Jacob tejiendo cuidadosamente los nombres en un tapiz, hilo a hilo, durante 30 ó 40 años, para mostrar finalmente una imagen perfecta, de gran artesano. No me lo imagino aspirando vapores délficos, arrancándose las vestiduras y escribiendo esos nombres con una piedra. No me cuadra que la cueva sea de Jacob.

En cierta forma, la cueva podría representar la parte de la isla que está formada por pulsiones y deseos inconscientes, lo que está oculto, el Id. Mientras tanto, la estancia de Jacob sería el hogar de un Ego más racional, que defiende la isla, que intenta conciliar las posiciones de todos. Faltaría, por tanto, el Superego, el juez, el que controlase realmente todo el cotarro. ¿Es ésa la misteriosa figura a la que alude el niño? ¿Vendrá alguien a poner orden? ¿A controlar los deseos de Flocke y a rehabilitar a un Jacob? ¿Es ésa la batalla final que se avecina? ¿No dicen que los jueces usan una balanza para pesar las almas de los condenados?

Flocke le da a Sawyer la luz para que él mismo mire lo que hay escrito en la cueva. Son apellidos, lo que introduce –en este caso- una deliciosa ambigüedad que los guionistas explotan muy bien. Como Sawyer no acaba de comprender –se entiende que la cueva está más oscura de lo que nosotros la vemos-, Flocke retoma la luz del conocimiento… quiero decir, la antorcha, y va repasando lo escrito. Como ya dije antes, no parece un trabajo muy preciso, parece más bien algo hecho presa del frenesí, donde cuadrada en ese momento. Los números desconciertan un poco, porque no parece haber relación entre los apellidos y las cifras, excepto que a los perdidos les parecen corresponder los números famosos que ya conocemos. Lo interesante es que hay muchos nombres, la mayoría de ello tachados, aunque no está claro si porque han muerto o porque ya han cumplido con su tareas (Flocke anima a pensar en la muerte al tachar él mismo el nombre de Locke). Flocke va mostrando los nombres de nuestros perdidos, omitiendo, significativamente, el de Kate. ¿Por qué no está Kate? Los nombres, nos dice Flocke, corresponden a posibles candidatos para sustituir a Jacob. Podría ser que fuesen todos hombres –de la misma forma que Jacob, Flocke, Richard y Sawyer son todos hombres- y que las mujeres no puedan aspirar a ser defensoras de la isla. El usar apellidos, como dije antes, plantea la pequeña duda. ¿Kwon se refiere a Jin o a Sun? Un detalle adicional, en la línea X a Sun se la llama por su apellido de soltera, Paik. ¿Es un detalle importante? ¿Tiene relación con la cueva?

Quizá simplemente Kate no esté en esa lista porque su labor fue siempre otra. Quizá simplemente Kate tuviese como papel proteger a Aaron y a Claire, hacer de madre cuando la madre real estaba ausente. Sería un detalle divertido que Kwon se refiriese a Sun, mientras que Kate estuviese ausente como posible defensora de la isla. Kate nunca pareció tener muchas características maternales, aunque su capacidad de amar parecía intacta, pero acabó convertida en madre. Al contrario, Sun pareció empezar como una niña más bien sentimentaloide, sin muchos rasgos de dureza (excepto buenas dotes para la mentira). Pero perder a Jin y convertirse en madre la transformaron en una guerrera temible que no sólo logró dominar a su padre, sino que se enfrentó a Widmore y a Ben sin problemas. Digamos que Kate la guerrera acabó siendo madre sustituta, mientras que la madre real Sun acabó siendo una guerrera temible. De hecho, las pocas veces que se le ha visto en estos primeros episodios siempre he tenido la impresión de que se comporta como si estuviese a punto de saltar al cuello de alguien y arrancárselo sin piedad.

Los apellidos de la cueva son, por cierto, los reales. Por tanto, Sawyer aparece por su verdadero nombre de Ford. Es un detalle consistente, porque los Otros siempre han usado el nombre real de Ford. Cuando le entregan a Michael la lista de personas que debe traer, éste lo primero que pregunta es quién es ése James Ford, que él conoce como Sawyer. Los Otros saben quién eres, aunque tú intentes ocultarte bajo un nombre falso. Es llamativo además porque el nombre real es el que te da poder sobre las personas.

Lo de los nombres y los números no deja de recordarme a citas bíblicas, como si la cueva fuese una recopilación de referencias a evangelios apócrifos; Jarrah 16, Kwon 42. Es poco probable que lo sea, aunque debemos admitir que la serie ha usado muchas referencias religiosas cristianas (como ha usado de muchas otras religiones). Sin ir más lejos, a Sayid lo hunden en el agua en lo que parece una parodia cruel del bautismo, lo sacan con los brazos en cruz y luego resucita, convertido literalmente en un hombre nuevo. Así mismo, el niño rubio aparece por primera vez con lo que parece sangre en las manos, como si acabase de bajar de la cruz. En ese aspecto, Cristo, como todo salvador, es también un sustituto, porque ocupa el lugar de todos para salvar a la mayoría. Se sacrifica por el mundo. Quizá de la misma forma en la que Jacob se sacrifica –parece que bastante consciente- por la isla.

La muerte de Jacob también es llamativa por el detalle de la desaparición completa de su cuerpo, que queda convertido en cenizas. Ilana no tiene problemas para aceptar que eso es exactamente lo que ha sucedido, aunque difícilmente podría pasarle a un cuerpo humano normal. Recoge sus cenizas y las guarda. ¿Debemos pensar en el ave Fénix? ¿Resurgirá Jacob? ¿Lo ha hecho ya? Podría ser también que las cenizas de Jacob tuviesen otro uso. Quizá sirvan para contener a Flocke. En ese caso, ¿de quién eran las cenizas que rodeaban la cabaña? ¿Del Jacob anterior? ¿Otro defensor herido se dejó consumir por las llamas para proteger la isla, sacrificándose en su lugar?

Quizá te interese

Categoría: Lost6

Pedro Jorge Romero

Show 8 Comments
  • Pirx 20 febrero, 2010, 11:37 pm

    Estaba impaciente esperando el comentario del capítulo y ha merecido la pena 🙂

    Hay bastantes detalles que se me habían pasado por alto. Creo que tienes razón y es la cueva de Flocke. El tipo es retorcidillo y evita hablar de lo que no le interesa. Cuando Sawyer pregunta por los números contesta que Jacob estaba obsesionado con los números. Cuando le pregunta de qué hay que salvar la isla, sale por peteneras: ¡es sólo una isla! Pero si Sawyer tiene una habilidad es calar a la gente. ¡Es un timador profesional! Dudo que se haya tragado nada. En cuanto se enfría comprende lo de Juliet. Sabe que Flocke no es Locke. Seguro que se ha hecho unas cuantas preguntas y leído algunos libros de intriga.

    El niño de la selva es Jacob. Simplemente por parecido físico. Y le recuerda a su oponente las reglas del juego. Entendí que al que no debe matar es a Sawyer, más que nada porque es el que tiene al lado y está por tanto en peligro inminente. Richard tiene miedo porque en la guerra se han vuelto las tornas. Antes Flocke ladraba su rabia por los rincones de la isla dando humazos. Ahora lleva ventaja en la partida y los otros se refugian atemorizados en un templo con serios problemas en su fontanería milagrosa, echando cenizas en las murallas. Tira la piedra como señal de triunfo.

    Todo esto parece una partida de un juego que desconocemos, pero del que nos van contando algunas reglas, como lo que dices de que según quién no puede matar a según quién. Y el campo de batalla creo que es la vida de los personajes.

    ¿No te da la impresión de que las vidas de los perdidos son disparatadamente desgraciadas? A Hugo le cae ¡un meteorito! en su restaurante. Kate es una delincuente y por su culpa muere su novio de la infancia. Y Locke… uf. Da la impresión, sobre todo al comparar con la realidad X (que sigo pensando que es “anterior”) de que hay perdidos cuya desgracia es de primera generación y otros a los que les viene de antes, quizás de varias realidades (¿es la X la décima?). A Hugo en la X todo le va bien. Ben parece ser un afable profesor. Jack pierde de dos formas a su padre, pero ignoramos si lo dejó la mujer. ¿Quizá Sun se casó con el calvo aquel y ahora se está escapando con Jin? Pero Charlie está claramente ya al borde del abismo. Locke sigue estando paralítico, pero como tú cuentas, al menos mejor que antes.

    Da la impresión de que, quizás Jacob y el hombre de negro, han estado cambiando cosas en sus vidas, de forma que sin matarlos se les pongan todas las dificultades posibles. Intuyo que Jacob está detrás de los cambios positivos y el hombre de negro detrás de los negativos. Más que nada porque parece que la forma de Flocke de ganar la partida es dejar fuera de fuego a todos los candidatos para *sustituir* a Jacob.

    Si las reglas incluyen no matar a los candidatos, sino meramente putearlos sin medida, se explica por qué Jacob resucita a Locke: el hombre de negro había quebrantado las reglas y Jacob devuelve la pieza al tablero.

    En cualquier caso, la teoría del puteo iterativo (más de dos líneas) explicaría por qué los personajes a veces parecen incongruentes con lo que las circunstancias los han llevado a hacer. Kate tiene detalles en su carácter que no concuerdan con su conducta criminal. Siempre intenta ayudar y nos creemos que es una delincuente porque nos lo enseña, aunque atraque un banco para robar un avión de juguete. Sawyer cuando tiene la oportunidad sienta la cabeza con Juliet, trabaja honradamente con Dharma y cultiva su afición a la lectura.

    Locke parece que ha llevado la peor parte. Su madre es atropellada y nace prematuramente lo que parece tener consecuencias físicas: no quiere ir a la escuela de ciencias porque ya se le considera débil. Crece con padres adoptivos. Y se queda paralítico. En la realidad “de toda la vida” además el diablo en persona en forma de padre (¿sería Flocke haciendo de las suyas?) lo humilla y termina matándolo.

    ¿Fue este hombre un gran líder en una vida anterior? Quizás lo intuye y por eso se rebela en contra de realidades aplastantes. Como los demás personajes, es como si en fondo supiera que esto no tendría que estar pasándole y que su destino es triunfar.

  • Marcelof 21 febrero, 2010, 5:55 am

    Creo que la clave de los nombres la da el propio Flocke al responderle a Richard Albert el porque eligió a Locke. Probó con todos los tachados sin resultados, hasta que llegó a Locke.

  • Juan Diego 21 febrero, 2010, 9:59 am

    Fue ver al chaval rubio y pensar en Walt.

  • Luiyo 21 febrero, 2010, 11:24 am

    Creo que el niño rubio tiene que ser Jacob. Ya lo explica bastante bien un comentarista anterior (Pirx), me ahorro las explicaciones porque pensé exactamente lo mismo.

    Sobre el resto de referencias estoy totalmente de acuerdo.

    El nombre Kwon tiene que referirse a Jin, que debería tener tantas opciones de estar como Sawyer. Podemos descartar a Sun si no está Kate, pero ¿cómo descartar a Jin?

    También te digo, espero ansioso ver como salen de la cueva, tras haber roto la escalera, será lamentable si se sacan de la manga otro acceso 😀

  • Carlos Sogorb 22 febrero, 2010, 10:16 am

    Lo de tu reflexión sobre el padre de Locke y los más que suficientes motivos para no invitarle a la boda me recuerdan a la frase de Les Luthiers… “si aquel a quien consideras tu amigo te da una puñalada por la espalda, desconfía de su amistad”

  • Pedro Jorge Romero 22 febrero, 2010, 10:45 am

    🙂

  • exoddus 23 febrero, 2010, 4:12 pm

    Buen análisis pedro 🙂
    Desde hace tiempo vengo pensando en si una vez conozcamos LA verdad, valdrá la pena volver a ver la serie entera, fijándose en todos los pequeños detalles (muy buen detalle el de la chocolatina Apolo) que el espesor de la trama hacen que difícilmente puedas tenerlos todos presentes y frescos… es realmente una obra maestra tan y tan detallada, deconstruida y re-cocinada, o un ejercicio de malabares muy bien resuelto mirando hacia atrás?

  • Pedro Jorge Romero 24 febrero, 2010, 10:59 am

    @exoddus: Lo de las chocolatinas llamó mucho la atención en su día. Hurley las encuentra en la despensa de la hatch y debe ser el único alimento que no tiene etiqueta Dharma.

    Luego he leído que el bus que atropella al marido de Juliet tiene un anuncio de las chocolatinas famosas.