Festival Internacional de Juegos, Córdoba 2009

por Pedro Jorge Romero el 15/10/2009

El Festival Internacional de Juegos se celebró en Córdoba del 9 al 12 de octubre. Como siempre, pude estar menos tiempo del que me hubiese gustado. Pero sí que estuve lo suficiente para comprobar una vez más el impresionante buen rollo de todos los asistentes, el ambiente lúdico-festivo continuo y la increíble capacidad de trabajo de los organizadores: montaron todo el festival sin subvención, exceptuando la cesión de la sede. Vamos, impresionante.

El Festival está dedicado a todo tipo de juegos de mesa, ya sea tablero, cartas e incluso cosas algo más exóticas. Para mí es una oportunidad de jugar casi ininterrumpidamente durante un par de días, aunque a estas altura, y después de cuatro años asistiendo, también la posibilidad de charlar con mucha gente.

No puedo hablar de todas las actividades, porque yo me concentré en lo mío. Puedo decir que había una zona dedicada a Wargames, que hubo todo tipo de concursos y torneos, hubo tiendas vendiendo y presentado productos, y que se entregaron varios premios. Además, contó con dos autores invitados: Michael Rieneck y Stefan Stadler, creadores de juegos como Los pilares de la Tierra o La vuelta al mundo en 80 días.

Y a continuación, los juegos que probé en el Festival y que más me gustaron.

Die Tore der Welt

Precisamente un juego de la pareja Michael Rieneck y Stefan Stadler, una especie de continuación de Los pilares de la Tierra (también basado en el libro de Ken Follet). En esta ocasión, hay que mejorar la ciudad de Kingsbridge y curar a los enfermos de la peste negra.

tore_der_welt

La verdad es que me gustó bastante, mucho más que Pilares (que estaba bien, pero con cierto regusto mecánico). En este caso, hay bastante tensión y los distintos eventos -que reflejan momentos del libro- pueden ayudarte o amargarte la partida. Eso sí, es muy dependiente del idioma, con mucho texto en alemán, por lo que será mejor esperar a que salga en español.

Chinatown

Un juego de Karsten Hartwig en el que los jugadores compiten entre ellos para conseguir propiedades y montar negocios, cuanto más grandes mejor. Para conseguir las propiedades los jugadores deben negociar, intentando ganar ventaja sobre los demás, pero sin ser demasiado depredador o nadie querrá negociar contigo.

chinatown

Un juego bastante rápido y de los que tienen mucha interacción entre jugadores. De hecho, es uno de esos juegos donde los jugadores, su psicología y sus reacciones son elementos del juego tan importantes como el tablero o las fichas. Es una candidato a compra.

Snow Tails

De Fraser Lamont y Gordon Lamont, Snow Tails es un juego de carreras de perros en la nieve. Cada jugador lleva un trineo con dos perros y la posibilidad de usar los pies para frenar. Durante la partida se van jugando una serie de cartas para hacer que el trineo se mueva de un lado a otro y avanzar lo más rápidamente posible. Muy divertido.

snow_tails

Este juego, además, en mi caso demuestra un aspecto importante del festival. Habíamos terminado una partida de otra cosa, me levanté y al darme la vuelta vi que estaban preparándose para jugar a Snow Tails. Comenté que era un juego que me encantaría probar y me inmediato me invitaron a sentarme. Mientras lo jugaba me imaginé jugándolo algún día con mi hija. Parece ese tipo de juego.

Airships

De Andreas Seyfarth. La idea es tirar dados para ir construyendo dirigibles. Las distintas tiradas posibles, que vas controlando más o menos, te permiten ganar ventajas -por ejemplo, la posibilidad de tirar más dados y por tanto mejorar tus posibilidades- que representan avances tecnológico o construir dirigibles que te dan puntos de victoria al final. Al final puedes construir el Hindenburg y ganar todavía más puntos.

airships

Me resultó un juego muy simpático y no tan caótico como pudiese parecer (al final puedes estar tirando nueve dados). Además, las partidas son rápidas y emocionantes. Sobre todo si fallas esa tirada tan importante.

También jugué a un prototipo muy interesante de un juego sobre gestión de agua. Pero no sé hasta qué punto puedo hablar de él.

Y eso es todo por mi parte. No puedo contar nada más porque me concentré en jugar. A mí me enseñaron juegos y yo enseñé juegos. Ésa en esencia es la naturaleza del Festival.

{ 2 comentarios }

Pedro Soto octubre 15, 2009 a las 6:18 pm

Hola, tocayo.

Sobre el “Juego del Río” (estamos a ver si le buscamos un nombre con más gancho. Se aceptan sugerencias) del que soy coautor, puedes comentar lo que quieras. Me encantó verte jugar esa partida. Eso sí, menos mal que no eres alcalde de ningún pueblo porque hiciste una de las gestiones menos sostenibles que he visto en las partidas realizadas :D :D

De momento, el juego está en fase de preparación de presupuesto de fabricación e informe de presentación. A ver si hay suerte y se vende institucionalmente que creo que va siendo hora de que una entidad pública publique un juego de mesa en condiciones y no las “ocas” adulteradas o “trivials” aburridos que les suelen vender. Todo se verá.

Comentarte que el lunes por la mañana tuve oportunidad de hacer otra prueba con más jugadores y la partida salió muy diferente a la vuestra. Ya no se trata sólo de que las cartas de clima salgan en un orden determinado (a estos últimos les empezó lloviendo y debido a que todos realizaban campañas enseguida hubo agua devuelta de sobra) sino que la forma de jugar de cada jugador (el que construye deprisa, el que crea campañas de ahorro, el que crece moderadamente…) afectan a todos los demás.

En fin, ya te seguiré comentándo novedades al respecto.

Un saludete desde, una extrañamente soleada, Cantabria

pjorge octubre 19, 2009 a las 9:43 am

Muchas gracias por tu comentario, Pedro. La verdad es que el juego tenía una temática curiosa y unas mecánicas muy interesantes. Lo de intentar controlar el agua es una limitación importante. De hecho, lo que más me llamó la atención es que, debidamente simplificados, los mecanismos del juego parecen corresponderse bien con la realidad. A ver si hay suerte.

Previous post:

Next post: