El pasado del futuro del libro electrónico

Se llama The Readies y lo escribió Bob Brown, autor de vanguardia por lo que leo, nada menos que en 1930. Es un libro en el que predecía la inevitable obsolescencia del libro. Proponía para reemplazarlo una máquina de lectura. Aunque la máquina no era tan moderna como las que imaginamos ahora: funcionaba imprimiendo en letra menuda sobre una tira de material transparente que luego pasaría bajo la potente mirada de una lupa. Eso sí, predecía que algún podríamos enviar esos “libros” por radio.

En “The Readies” by Bob Brown lo describen diciendo:

Nearly eighty years later, in the age of text messaging and Twittering, Brown’s manifesto takes on a prophetic aura that is almost shocking — not only for its prescience, but for the underlying playful and mournful sense that something profound (and profoundly exciting, profoundly mysterious, profoundly dangerous, profoundly promising) was happening to the relationship between the reader’s attention span and the writer’s output. A work that was equal parts satire, Jeremiad, and enthusiastic prediction casts a fascinating light on the present-day technological revolution in reading and writing devices, and their attendant effect on the act of reading itself.

Y nosotros que siempre nos creemos tan modernos. Con lo fácil que resulta predecir la tecnología y lo difícil que resulta predecir los cambios sociales.

Quizá te interese

Categoría: Silva

Pedro Jorge Romero

Show 3 Comments
  • mig21 29 septiembre, 2009, 10:01 pm

    “Con lo fácil que resulta predecir la tecnología y lo difícil que resulta predecir los cambios sociales.”
    Bueno, yo creo que predecir es difícil en general, por eso no nos dejan de maravillar los aciertos, como en este caso. Y predecir cambios sociales puede estar muy cerca de lo imposible…

  • JJ 1 octubre, 2009, 7:59 am

    Porque la tecnología pasa de un año para otro, y los cambios sociales se retrasan bastante más.

  • pjorge 1 octubre, 2009, 9:11 am

    También pasa que predecir tecnología suele ser cuestión de “Una máquina para hacer X”. Prediciendo suficientes máquinas, malo será que no aciertes alguna vez. Cuando la tecnología es más sutil -internet, por ejemplo- la cosa es más complicada.

    Los cambios sociales suelen ser resultado de interacciones mucho más complejas. Por tanto, son mucho más difíciles de predecir. Vamos, que es fácil predecir el teléfono móvil, pero mucho más difícil predecir los cambios que produce en la sociedad.