Soy un cyborg de Park Chan-wook

Soy un cyborg es una de esas películas que te gustaría que te gustasen. Excesiva, rara, desconcertante, atípica y todo lo demás. Usa una paleta de colores extrema, presume de unos ángulos inusuales y tiene unos personajes que se salen mucho de lo habitual. Por desgracia, también es aburrida y se hace larga, y todas sus virtudes no logran dejar ninguna buena impresión final.

La joven Young-goon está convencida de ser un cyborg de combate. Un día, tras cortarse las venas, meterse un cable y conectarse a la corriente para recargarse, la ingresan en un hospital psiquiátrico. Allí nos encontramos con un variopinto conjunto de locos, aunque el personal no parece estar mucho más cuerdo, entre los que destaca el también joven Park Il-soon, un ladrón tan habilidoso que puede robar estados mentales, destrezas e incluso tu compasión, y que siente debilidad por ocultarse tras variadas máscaras.

La joven cyborg no come, alimentándose de pilas, lo que provoca el pequeño problema de que está a punto de morirse. Lo que ella realmente quiere es recargarse, perder su compasión y matar a los hombres de blanco que se llevaron por la fuerza a su abuelita, una comedora empedernida de rábanos en vinagre (hay algunas escenas donde el mundo de fantasía colectivo permite a Young-goon mostrarse como cyborg).

Y por ahí sigue toda la película, hecha sobre todo de momentos sueltos, algunos muy graciosos, otros tiernos, en general estrambóticos, pero que rara vez forman un conjunto. Es un poco como ver una sucesión de cortos insólitos. El problema es que la película hace gala de una de esas rarezas que son raras por el simple hecho de serlo, el equivalente cinematográfico de meterse un calcetín en la oreja y salir a la calle. Puede ser divertido unos segundos, pero probablemente no sirva para llenar más de 100 minutos.

Dicho de otra forma, creo que algo falla cuando te descubres más interesado en el tono de verde usado en la habitación acolchada o por la posición de los personajes dentro de un encuadre que por lo que esos personajes puedan estar haciendo, pensando, sintiendo o por lo que la película esté intentando contar.

Un detalle adicional. Me encantan las ediciones en DVD de Cameo. No sólo porque me suelen gustar los títulos que sacan, sino porque además sus discos son muy poco molestos. Te permiten llegar a la película muy rápidamente, sin incordios de anuncios y con los mínimos logotipos. Un diez. Y veo además que van a sacar El año pasado en Marienbad, mi película favorita de este año.

Categoría: Silva

Pedro Jorge Romero

Show 6 Comments
  • estocasticom 20 julio, 2009, 4:40 pm

    Tendre que hecharle un vistazo para formarme mi propoa opinion.

    De todas formas me recuerda a una pelicula japonesa rodada en Polonia con actores polacos llamada «Avalon» que tiene caracteristicas similares a esta pero ,que al menos a mi opinion, es muy buena. Trata tambien temas sobre la naturaleza de la realidad y que es y como puedes distinguir lo real. Además es de Mamoru Oshii, el responsable de Ghost in the Shell entre otras.
    http://en.wikipedia.org/wiki/Avalon_(2001_film)

  • pjorge 20 julio, 2009, 4:45 pm

    La que describes suena bastante más interesante, la verdad. En realidad, en Soy un cyborg no se trata sobre la naturaleza de la realidad, porque desde el comienzo está clara cuál es la situación.

  • juan lagos 4 septiembre, 2009, 5:59 am

    original, unica, graciosa, atipica total, excelente banda sonora, tomas que solo park chan wook hace, una muy buena pelicula…no hay que analizarla tan profundamente, si es del director de OLDBOY, no puede ser un mal film.

  • pjorge 9 septiembre, 2009, 11:01 am

    Qué cosa más curiosa: es una buena película pero está prohibido mirarla demasiado atentamente. Pues valiente buena película…

  • sord 13 octubre, 2009, 10:11 am

    Wow esta pelicula es muy buena, creo que depende del punto de vista que se vea.
    No se me hizo larga mucho menos sin sentido. Es gente diferente la que se muestra en el film. Nunca alguien como el que escribio esta critica entendería la pelicula. Es la verdad

  • Miriam 2 enero, 2010, 12:36 am

    Pues a mi me gustó mucho. Los colores me hicieron pensar en la locura de los personajes y meterme dentro de ellos por momentos, y aunque el argumento se pierda en algunos puntos, me parece que tiene un mensaje bastante fñacil de captar, sobre el amor y el punto de locura que tienen todas las personas dentro de ellas.