Mis series del 2007 (I): Extras

Andy Millman es extra, es decir, uno de esos figurantes que en una película se limitan a estar de fondo en plan mueble, sin decir nada. No es actor, aunque le gustaría serlo. Pero la vida de extra es muy dura y el salto a ser actor de verdad (con frase) está muy complicado. Como sabe bien Maggie, la gran amiga de Andy, que también es extra y más bien ingenua y un poco cortita. O como sabe bien Darren, el agente de Andy, un incompetente como pocos.

La serie lo que cuenta son las penalidades de Andy mientras intenta salir de su vida de extra y, ya en la segunda temporada, lograr la fama verdadera. Mientras tanto se mete en situaciones grotescas, humillante y en ocasiones vergonzosas. A veces, tiene que ser testigo de esas mismas situaciones en otras personas, lo que se demuestra no menos vergonzoso, grotesco o humillante. Pero lo habitual es que las situaciones estén planteadas con mucha inteligencia y sirvan para apuntar a blancos más altos: el racismo, por ejemplo, o la religión.

Extras es una comedia despiadada pero que sin embargo no es cruel. Es una comedia muy realista que corta las situaciones en cuanto empiezan a cruzar el punto de no retorno al absurdo. Andy es un tipo perfectamente normal e inteligente que comprende de inmediato que se ha metido en un lío o que está en una situación imposible. La gracia de la serie radica en que de tapadillo mete alguna observación mordaz sobre el universo de nuestras relaciones con los demás. Porque las penalidades de Andy, o sus amigos, no distan mucho de las que pudiese sufrir cualquier persona.

Otra cuestión es la de los actores que hacen cameos en la serie, interpretándose a sí mismos como versión opuestas de, espero, sus personalidades reales. Kate Winslet -vestida de monja- lanzando un chorro de obscenidades, Ben Stiller haciendo de director egomaniaco, Robert de Niro fascinado con un bolígrafo con mujer desnuda, Patrick Stewart contando su idea para una película: una sucesión de escenas con mujeres a las que puede desnudar con sus poderes mentales, Orlando Bloom persiguiendo desesperadamente a Maggie porque ella es la única mujer que no siente atraída por él…

Extras quizá se pueda entender mejor como un híbrido curioso entre un drama y una comedia. El ejemplo perfecto de lo que quiero decir se da en la segunda temporada. Andy ha encontrado por fin el éxito con una comedia cutre para televisión, lo que él considera profundamente humillante. Comete el error de contarle su situación a David Bowie, quien comienza a componer y a cantar allí mismo una canción sobre su éxito falso. La situación no podría ser más humillante para Andy y más graciosa para los presentes, pero después de todo, el que canta es David Bowie. ¿Que te humille David Bowie es mejor o peor?

En la segunda temporada, como decía, la situación de la serie cambia un poco y Andy alcanza el éxito. Es un éxito mediocre que ofrece mucha oportunidades para hacer agujeros en la idea de la fama y para discutir muy inteligentemente lo que significa. Pero se perdió cierto puntito curioso al dar ese paso. Creo que la primera temporada, con Andy ocupando el escalón más bajo del mundo cinematográfico, es la plasmación más perfecta de la idea, la que ofrece más posibilidades cómicas y trágicas.

Extras es una comedia inteligente. Y como tal, inevitablemente, incluye algo de melancolía. Pero el resultado es soberbio y también la mejor serie que he visto este año.

Mis series del 2007

Categoría: Silva

Pedro Jorge Romero

Show 1 Comment
  • wanfry 31 diciembre, 2007, 2:44 pm

    alguien puede enlazar los torrents o ed2k?

    Gracias