South of the Border, West of the Sun, de Haruki Murakami

De esta novela ya hablé en El periplo de Haruki Murakami. Permítanme citarme a mí mismo:

El efecto que produce el autor queda más claro en el caso de Al sur de la frontera, al oeste del sol, que he releído recientemente y que es una de mis novelas preferidas de Murakami. Cuenta una historia que aparentemente no tiene nada de problemática. Hajime, de 37 años, es un hombre de éxito: propietario de dos bares de jazz, casado, con dos hijas. El éxito de su vida es un hecho objetivo que el mismo admite. Pero le falta algo, una chispa, un inefable que sólo se puede encontrar al sur de la frontera; es decir, moviéndose de lado, en lugar de seguir adelante, hacia el oeste del sol. Ese algo es el recuerdo de una amiga de infancia que tuvo a los doce años, una chica -Shimamoto- retraída como él, con un defecto en una pierna que la aislaba aún más. Fue su verdadero amor, aunque la relación no se consumó nunca. Y el recuerdo está matizado por otra relación posterior, que acabó tan mal que destrozó la vida de la otra muchacha.

Al principio, Al sur de la frontera, al oeste del sol parece ser una novela sobre la crisis de los 40. El personaje protagonista narra su situación vital en primera persona y va contando sus insatisfacciones. Un día, la amiga de la infancia entra en su bar –de todos los bares posibles en todas las ciudades del mundo- y la relación se reinicia. Pero la sospecha insistente del lector es que esa mujer realmente no existe, que esa relación sólo transcurre en la mente del protagonista o que como mucho podría ser una forma retorcida de venganza. Después de todo, la acción se describe desde el punto de vista de Hajime y elementos que parecen sólidos podrían ser totalmente evanescentes. ¿Está tan insatisfecho con su vida que está imaginando toda una aventura? ¿Cree de verdad poder retomar el pasado?

Pero la magia de la novela se produce justo al final. Durante casi doscientas páginas, Hajime nos ha hecho creer en su compleja vida interior, en sus padecimientos algo patéticos por no tener lo que realmente quiere. Pero de pronto, su esposa –hasta ese momento una mujer que permanece de fondo y que da la impresión de ser algo simplona- se revela como un personaje complejo, lleno de heridas, con un pasado que desenmascara a su marido como un llorica que no ha sufrido nunca, que desarma las pretensiones de Hajime, que revela su crisis de mediana edad como un gesto infantil y patético. Y es ella precisamente la esposa, en un eco de Tanizaki, el personaje que al final se comporta con más madurez.

Enigmática.

[50 libros] 2007

Quizá te interese

Categoría: Silva

Pedro Jorge Romero

Show 10 Comments
  • Mr. Fo 10 diciembre, 2007, 1:48 pm

    Muy buen análisis de la novela de Murakami. También es una de mis novelas preferidas del autor (junto con Kafka en la orilla). Las razones por las que me gusta son que suena bastante a honesta y auténtica (incluso autobiográfica). Además repite algunos temas bastante comunes en Haruki, pero sin artificios.

  • Sofianitro 24 enero, 2008, 8:29 pm

    Lei esta novela como si no hubiese comido tres días y depronto tendría mi palto favorito en frente. me conmovío en verdad. Pero no creo que Yukiko sea tan primordial, ser la mas sensata la hace en realidad un poco aburrida, como dices, solo cuando se descubre su humanidad, sus heridas (y eso la asemeja a Hajime y Shimamoto) cobra cierto interes. Hay mucho que decir de esta novela.
    Saludos

  • Lourdes 13 agosto, 2008, 8:34 pm

    Yo lei Tokio Blues hace cosa de un año y ahor acabo de leer Al sur de la Frontera…, sin duda me han encantado las dos pero si tengo que escojer me quedo con la último. Este hombre me transmite una paz y un sosiego que me hace desear que la novela no termine nunca. Voy a seguir con Murakami por mucho tiempo.

  • * 22 agosto, 2008, 1:02 am

    Murakami me encanta escribe de una manera tan sencilla y engancha muchisimo y fácil de leer, me e leido 3 obras suyas y la verdad esk me a enamorado!

  • Eduardo López Martin 22 agosto, 2008, 2:14 am

    Me parece sumamene interesante lo que planteas sobre si existe o no el amor de infancia, sin embargo existen acciones que van descifrando que para otros si fue vista, como por ejemplo en el aeropuerto o por parte del personal al pedir las bebidas que le correspondian; sin embargo aun cabe la posibilidad como en la película fightclub (que por cierto recomiendo) de que solo existe en la mente del personaje principal.
    Me gustó el libro pero a mi juicio no puede siquiera compararse a norwergian wood, esa es la obra mas completa de este autos, al sur de la frontera es mas como aire refrescante

  • bgos 1 septiembre, 2008, 11:43 pm

    En estos días he terminado Norwegian wood, Tokio Blues. Hace unas semanas leí Al sur de la frontera, al oeste del sol. Como véis, me estoy enganchando a Murakami: sencillo en el lenguaje, interesante, conmovedor. Cuenta aquello que es fácil de entender, que se puede sentir. Me hace sentir y pensar en lo que tenemos y lo que queremos tener. Anhelos, insatisfacciones, deseos. Como nuestro cada día, cuando nos olvidamos de actuar cómo máquinas. Y además, tremendamente sensual. Sí, voy a por el tercer libro, ¿Me recomendáis alguno? Por cierto, si tuviese que escoger entre los dos libros, seguramente me quedase con Norwegian, aunque tengo que decir que es el último que he leído, y por tanto, el que tengo más reciente.
    Saludos

  • Victoria 12 septiembre, 2008, 11:13 am

    En tres días me he leído este libro y he de decir que me ha mantenido interesada e intrigada hasta el final, aunque todo ha sido (sobre todo la parte final) muy enigmático. Me pregunto si eralmente sería cierto todo lo que pasaba con Shimamoto al final.
    Me parece que después de leer todos lo comentarios intentaré hacerme con Tokyo Blues, a ver qué tal.

  • cristina 14 septiembre, 2009, 11:19 pm

    Es mi libro preferido ,describe el mundo interior del protagonista con gran sensibilidad,nos habla de los sueños e ilusiones que se cumplen y de los que no,pero sobre todo de los que se abandonan en el camino y de repente un día esos mismos sueños son los que nos persiguen a nosotros mismos sin remedio……un encanto de libro,muy recomendable

  • nadia 31 octubre, 2009, 9:09 pm

    no existe Shimamoto? no me había planteado eso cuando leí el libro, pero ahora que lo dices me queda claro el final. Aún así, lo releeré. Mi favorito era Tokyo Blues, pero este se ganó ese lugar. Acabo de terminar Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, lo recominedo pero cuando leean 2 ó 3 libros más de Murakami.

  • zelma 5 agosto, 2011, 6:57 pm

    Yo me pregunto si Shimamoto no es una encarnación moderna del diablo. Es coja y terriblemente seductora, tanto que Hajime no puede resistir y cae de rodillas frente a ella, además representa la muerte porque Hajime mira por la ventana el cementerio. Por ultimo creo que podría tratarse de una recreación del mito bíblico de Adán y Eva, donde aparece el mal y la culpa.