La extraña paradoja de la libertad

La extraña paradoja de la libertad es que el sistema que más ha hecho por crearla esté también tan empeñado en destruirla. Y parece que hay todo un documental -en tres partes- dedicado precisamente a esa paradoja: The Trap – What Happened to Our Dream of Freedom?. Según el director (citado en Mystic Bourgeoisie) Adam Curtis:

Behind these new ideas about how society should be managed, was a model of the individual as a rational calculating machine, whose self-interested behaviour could be analysed by numbers. This simplified version of us had been created back in the Cold War by game theorists. They had made an assumption that we were like that, simply in order to make their equations and their models work. But what was now rising up was a powerful scientific proof that this was not just an assumption. It really did describe the very roots of our nature — that everything human beings did and felt, had been programmed into us by our genes. And all our actions were the result of rational calculations by that genetic programme — that we really were computing machines guided by numbers.

Hay más detalles en la página de la Wikipedia y en la IMDB. Por las descripciones, no parece que yo vaya a estar totalmente de acuerdo, pero como dice un comentarista en la IMDB:

Overall then an interesting and engaging thesis on the nature of recent societal change and theory. It didn’t all convince me and had bits that I did disagree with no matter how well structured the argument was but it did make me think, which can only be a good thing. I’m not saying I agreed with it all or that I understood it all, but it was an engaging series of films and certainly different from the rather sedentary documentaries that tend to be in the majority.

Categoría: Silva

Pedro Jorge Romero

Show 10 Comments
  • Elías 12 noviembre, 2007, 11:20 am

    Mmm creo que el post no va de esto, pero la primera frase me traído a la mente algunas de las paradojas modernas sobre la libertad. Por ejemplo, que los laicistas más recalcitrantes estén dispuestos a defender las religiones menos libertarias (con tal de que no sea la religión «tradicional»), o que los que más presumen de liberales estén dispuestos a plantearse como legítimos contratos de esclavismo, arguyendo que uno puede libremente firmar un contrato de ese tipo.

    Por lo demás, la teoría citada es más o menos una forma de determinismo, ¿no?

    Saludos.

  • pjorge 12 noviembre, 2007, 11:24 am

    Pero tienes toda la razón al comentar que esos son dos ejemplos de las paradojas de la libertad. O como en el nombre de la libertad…

  • Nico 12 noviembre, 2007, 12:05 pm

    No creo que el determinismo sea lo contrario de la libertad individual. Lo que llamamos «yo» está dentro del saco que se pesa, no fuera. Predecir que el 26% de los días me coma un plato de pasta quiere decir… que me gusta la pasta, que es barata y que es rápida de cocinar. No veo en qué forma puede significar que soy menos libre el que se pueda hacer esa predicción. Y si tomamos ese tipo de predicciones en cantidades grandes como el planeta, menos.

    Si mirar la referencia, sólo con lo que cuentas, el único fallo que le veo a una predicción así es que con el tiempo las condiciones van a cambiar. Las reglas de juego ya no son ésas y las ecuaciones se descuadran.

  • Elías 12 noviembre, 2007, 2:00 pm

    Pedro, debe de haber un problema con tu feed, Bloglines sigue mostrándome como no leídas tus tres últimas anotaciones una y otra vez.

    Nico: si aceptamos que absolutamente todo tiene una causa, aunque sea a nivel cuántico, resulta que no queda otro remedio que ser deterministas. Yo, por ejemplo, estoy respondiendo a tu comentario porque soy de determinada maneras, y soy de determinada manera por el sitio en el que vivo, por cómo me han influido todas las personas que he conocido (que a su vez han sido influidas por otras personas, y otros lugares, etc.).

    Creo que la cuestión del determinismo es más filosófica que física, pero tampoco entiendo tanto sobre el tema.

  • Nico 12 noviembre, 2007, 4:13 pm

    Vaya, parece que se perdió el envío anterior en la nada.

    Estooo… Elías, por favor lee la primera frase de mi comentario anterior porque a mí me da la impresión de que soy yo el que respondía a tu próximo comentario, en vez de al revés, lo que contradice las leyes de la causalidad, aunque sólo sea aparentemente 🙂

    No niego el determinismo, al contrario. Lo que me parece es que el determinismo no dice nada sobre la libertad. Para mí, la libertad es no tener trabas externas a mi voluntad. Y mi voluntad es parte de mí, de mi yo físico, y se rige por las leyes de la causalidad como el resto del universo.

    Lo que haces cuando opones libertad y determinismo es pedir lo imposible: que el yo y la voluntad se sitúen fuera del mundo físico. Eso es absurdo y no es raro que la conclusión que resulta de esa premisa sea una paradoja.

  • Garito 12 noviembre, 2007, 6:31 pm

    No se si me salgo un poco fuera de tiesto pero igual os interesa esto: http://www.zeitgeistmovie.com/

    Saludos

  • Elías 12 noviembre, 2007, 8:27 pm

    Nico, era un comentario autorreferente. Cuando decía «estoy respondiendo a tu comentario» me refería al mismo comentario que estaba escribiendo en ese preciso momento (es decir, a mi comentario #4 respondiendo a tu comentario #3) ^_^

    Pedro, ya sé que no será culpa tuya, pero seguramente te interesará saber que en mi Bloglines tu feed sigue volviéndose loco 😛

  • Elías 12 noviembre, 2007, 11:35 pm

    Olvídalo, al final es cosa de Bloglines que está teniendo un chungo.

  • pjorge 13 noviembre, 2007, 9:06 am

    Me lo temía.

  • Nico 13 noviembre, 2007, 3:35 pm

    Elías, yo a ti sí te había entendido 🙂