¿Qué hacen bien las bitácoras?

Es lo que se pregunta uno cuando una funcionaria de la opinión como Maruja Torres siente la necesidad de escribir (sin aparentemente el más mínimo atisbo de ironía):

A veces, yendo por Internet de un blog a otro para hacerme con una dosis de malalecheína, tengo la impresión de que, parafraseando en mal rollo a Gil de Biedma, bien podemos decretar que navegamos entre las ruinas de determinadas inteligencias. Las de algunos Vigilantes de lo Ajeno aquejados de flojera de esfínteres informáticos. Parece mentira que algo aparentemente frío como la Red nos delate con tanta eficacia, con una pasión propia de la pluma y la tinta y los puñales emboscados. Por ese espacio libre e infinito proliferan caravanas de egos en todas las direcciones; si un día entran en colisión, no vamos a necesitar el Apocalipsis. Implosionaremos por una saturación de fuentes o una congestión de párrafos destinados a glosar eso, los escombros de las mentes de los bloggers y muchas de sus miserias.

Como me recuerda mi amigo fernand0, no tiene nada de extraño que estos intelectuales de invernadero se pongan tan nerviosos: tantos años viviendo de la exclusividad para descubrir ahora que cualquier tonto con un ordenador puede hacer lo mismo.

(vía Guerra Eterna)

Categoría: Silva

Pedro Jorge Romero

Show 5 Comments
  • losgarbanzossonunaetapa 31 enero, 2007, 3:43 pm

    No importa cuantos tontos con ordenador haya, los navegantes distinguimos a un buen blogger del resto:)

  • edu 31 enero, 2007, 11:59 pm

    Yo no estoy de acuerdo con esto: «cualquier tonto con un ordenador puede hacer lo mismo». Lo que pasa es que hay muchísima gente con ordenador.Alguien habrá que no sea tonto…

  • Pedro 1 febrero, 2007, 1:31 am

    «Tonto», desde el punto de vista de un intelectual de usar y tirar, por supuesto.

  • panta 6 febrero, 2007, 3:01 am

    Deberías ver a una catedrática de periodismo(ull) insistiendo en que no existe nada parecido al periodismo en los weblog y que el afán único de este ‘movimiento’es ver cada cual su nombre en la pantalla. Parece que el miedo cunde entre los , en este caso las, apoltronadas.

  • anónimo 16 julio, 2007, 1:53 pm

    Yo soy un tonto con ordenador que ha dejado su indiferencia, con respecto al post, en forma de comentario anónimo .

    Buen blog.