Pensamientos navideños (II)

por Pedro Jorge Romero el 20/11/2006

Fernand0 comenta tener la impresión de que este año la Navidad ha llegado antes. Pero en retrospectiva, encuentra esa impresión falsa. Yo también tengo la misma impresión todos los años, pero sin ir más lejos, hace más de una semana que me comí mi primera tableta de turrón.

En cualquier caso, sí que es cierto que falta todavía un poco para tener pensamientos plenamente navideños. Excepto uno: ya tengo una hojita de papel en la que voy apuntando la gente a la que quiero regalar. Antes me guiaba por la memoria, pero de un tiempo a esta parte, la memoria está fallando. Además, mucha de esa gente vive lejos de mí, por lo que regalarles habitualmente significa comprarles algo de su lista de los deseos (si la tienen, claro). El envío suele tardar un tiempo, por lo que es conveniente empezar pronto.

Lo fastidioso del asunto es la gente que se niega a tener lista de los deseos, o que si la tienen, sólo hay cuatro artículos, tres de los cuales ni siquiera están disponibles. En el primer caso, tienes que recurrir al trámite de pedirles la dirección, con lo que la cosa pierde parte de gracia: lo divertido es que reciban el regalo sin saber siquiera que se lo han enviado. El segundo tiene mejor solución, usando un truco en la web de Amazon: compras el regalo que sí tienen y otra cosa, al pagar, pones la dirección secreta -las direcciones de las listas de los deseos no son públicas- a la otra cosa y al terminar, borras el regalo original. No es muy ortodoxo, pero funciona.

Alternativamente, les puedes comprar un certificado de regalo.

Supongo que el problema en realidad se reduce a que conozco a mucha gente que vive lejos de mí y a la que aprecio lo suficiente como para regalarle. Hace años que es así, aunque mi condición actual de medio apátrida no ha hecho más que exacerbarlo…

Ah, el pensamiento navideño, lo olvidaba: Aunque son fiestas que invitan al exceso, se trata de comer bien, no de morir comiendo. Eso sí, comer hasta reventar no tiene nada de malo.

Ya está.

Anteriormente:

Pensamientos navideños: cinco puntos a favor

{ 57 comentarios }

Previous post:

Next post: