Quería comprar un juego

Quería comprar un juego llamado Exploradores, del gran Reiner Knizia (en otro momento comentaré mi fascinación por ese personaje). Ya ha salido, así que fui a mis dos tiendas en Santiago donde habitualmente compro esas cosas. Y me pasó algo muy curioso.

En una de ellas no lo tenían. Pero no lo tenían porque con los gastos de transporte no le compensa ir trayendo novedades a medida que salen. La opción más económica y racional es esperar a tener varias y pedirlas todas de una tacada. Es lógico.

En la otra tienda, el encargado levantó el teléfono y pidió varios sobre la marcha para llegar el martes. El martes no había llegado. El miércoles tampoco había llegado, pero una nueva llamada dio como nuevo día el viernes.

Hay dos soluciones. Una es simplemente esperar un tiempo prudencial (unas semanas, digamos) y volver. Seguro que alguna de las dos tiendas lo tiene para entonces. La otra es irse a una tienda en Internet y pedirlo. Y de paso, pides algo más que tenías pensado comprar. Como te hacen un descuentito en cada juego, los gastos de envío se compensan.

Lo que pasa es que a mí me gusta comprar en las tiendas físicas. Me encanta tener los objetos en la mano y obtener la satisfacción inmediata de haberlo adquirido. Si tuviese cerca una librería grande con un montón de libros en inglés, no compraría en Amazon. El problema es que no la tengo. Por desgracia, una tienda física es incapaz de mantener el inventario que a uno le gustaría, y ni siquiera, como comenté más arriba, tener las novedades a tiempo. Con una tienda virtual, te limitas a hacer el pedido y el vendedor probablemente haga lo mismo que cualquier tienda: pedir a medida que entran los pedidos. Pero tú no te preocupas de nada. Esperas en tu casa tranquilamente, aguardando a que llegue.

Es una tensión curiosa entre esas dos formas de vender.

Categoría: Juegos, Silva

Pedro Jorge Romero

Show 4 Comments
  • Pippa 6 julio, 2006, 6:21 am

    Es curioso, a mi me gusta muchísmo más comprar por internet (en sitios bien pensados y con buen servicio, claro). Me encanta curiosear los productos sin levantarme del sillón, comprar sobre la marcha y recibirlo en casa. Ultimamente ya lo compro todo por internet,empecé con amazon, seguí descubirndo tiendas inglesas y europeas y por fin algunas españolas empiezan a estar a la altura. Aparte de libros, películas y discos, hago la compra, compro ropa, zapatos, juguetes, muebles, regalos, jabones… generalmente quedo encantada con los productos y tengo acceso a mucha más variedad que en las tiendas locales… el único problema es que con mis tendencias consumistas esto va a ser la ruina 🙂

  • Pablo 6 julio, 2006, 6:42 am

    Yo también soy de los que le gusta la tienda física, pero sobre todo por que comprando por internet me sale más caro (súmale los gastos de envío) y en mi ciudad, Oviedo, suelo poder conseguir casi todo lo que necesito / me gusta.

    En cuanto a Exploradores, yo ya tengo mi copia en casa 😀 por que en mi tienda habitual lo recibieron el viernes BWAHAHA. Pero si teneis mucho vicio, en la siguiente dirección se puede jugar online. Es sí, contra otro jugador (es una versión en java sin «inteligencia artificial»).

    http://www.flexgames.com/

  • Fran F G 6 julio, 2006, 9:03 am

    Gran juego que yo acabo de redescubrir. Hace tiempo jugué una partida y me dejó bastante frío. Sin embargo, hace unos cuantos días, gracias a la edición de Devir, volví a jugar y me he quedado prendado con él. La combinación ideal de sencillez y desafío. Resulta sorprendente que en un juego con unas reglas tan sencillas se deban tomar tantas y tan difíciles decisiones cada turno. Recomiendo jugar escuchando la banda sonora de Indiana Jones. (Obviamente).

  • luisoyo 7 julio, 2006, 4:12 am

    Pues yo también me lo compré anteayer en una tienda en Valencia. Eso sí, carecía de referencias… sólo buscaba un juego de dos jugadores para echar la típica partida de después de comer con mi mujer.
    Después de un testeo bastante intensivo hemos llegado a la conclusión de que no está mal, pero tampoco es para tirar cohetes. Eso sí, cuando se nos estropeen las cartas se puede jugar perfectamente con una baraja normal (aunque falta un palo 🙂