Día del padre

Hace un par de días me preguntaron si yo celebraba fiestas comerciales. Dije que sí, porque fiestas siempre faltan y cualquier excusa es buena para hacer una celebración (antes era joven y tonto, y hacía distinciones; ahora soy algo más sabio). Pues bien, ayer fue mi primer día del padre oficial -el año pasado lo celebré extraoficialmente, pero es que ya no podía más- y lo pasé muy bien. La madre y la hija me despertaron por la mañana y me dieron unos regalitos. Luego pasé el día trabajando sin parar para terminar una traducción (los mil pequeños detalles accesorios que hay que tener en cuenta antes de decretarla acabada).

Una de los efectos más curiosos de tener una hija -aparte de la falta crónica de sueño y el cansancio continuo- es la ralentización del tiempo. Había ido notando, supongo que como muchos, que con la edad el tiempo parecía pasar más deprisa. Las eternidades de la infancia se habían convertido en meses, semanas y recientemente en días, como si de pronto mi vida fuese esa escena típica de las películas donde se ven volar las hojas del calendario. Llegué a tener la impresión de que iba a cumplir los 80 en un par de años más. Sin embargo, el nacimiento de Eva provocó un parón brutal en esa tendencia. Ahora el tiempo pasa muy despacito, y ocho meses me parecen una eternidad: miro atrás y veo un montón de cosas en este corto espacio de tiempo. Es una sensación muy agradable que me permite disfrutar con tranquilidad de la vida. Durante el embarazo, un amigo me comentó que tener hijos rejuvenecía. A lo mejor se refería a eso. En todo caso, pienso aprovecharla, porque seguro que el acelerón volverá algún día.

La niña y su madre me regalaron unos libros:

The New History of the World Next generation wireless applications Language and the Internet Naked conversations What's It All About?

Y una película:

Millennium Actress

Categoría: Silva

Pedro Jorge Romero

Show 7 Comments
  • malglam 21 marzo, 2006, 1:50 am

    Pues a mí me pasa al revés… el tiempo se me pasa mucho más deprisa que antes. El día a día se me pasa volando, pero cuando echo la vista atrás no me puedo creer que solo haya pasado un año.
    Has debido ser un gran padre, menudos regalazos 🙂

  • Pedro 21 marzo, 2006, 2:33 am

    Eso es lo que me pasaba hasta que nació la niña.

  • Andrés Alonso 21 marzo, 2006, 3:17 pm

    Hola Pedro! Pues a mí me pasaba y me pasa, el tiempo volando!!! No recuerdo tener la sensación de «tiempo de sobra» y ahora con la niña, mucho menos. Cada día tengo más proyectos en la cabeza y menos tiempo para llevarlos a cabo. Un abrazo.

  • Pedro 21 marzo, 2006, 11:36 pm

    Yo no tengo sensación de tiempo de sobra. El tiempo no sobra. Simplemente, tengo la sensación de que pasa más despacio.

  • Fran 22 marzo, 2006, 8:06 am

    bien sabe mi amigo Panta de lo que me quejo yo de la falta de tiempo pero dudo mucho que tener un hijo me ayudara a solucionarlo! glubs!

  • Ferguson 23 marzo, 2006, 11:54 am

    Que grande es Satoshi Kon!

  • francisco 20 junio, 2006, 4:19 pm

    gracias papa por todo lo que has hecho por mi