Para que luego hablen mal de correos

Un amigo (no doy su nombre para proteger al inocente) me ha mandado un regalo. En el paquete, puso mi nombre, código postal y la ciudad, pero se le olvidó añadir calle y número. Aún así, el paquete ha llegado sin problemas, aunque el cartero no estaba seguro de que fuese para mí (le parecía muy raro que faltase la calle).

Para que luego hablen mal de correos.

Categoría: Silva

Pedro Jorge Romero

Show 6 Comments
  • r3D 27 diciembre, 2005, 7:50 am

    El cartero es lector del blog no?xD

  • josuered 27 diciembre, 2005, 8:10 am

    No hablarias tan bien si le hubiera dejado el paquete a otro Pedro Jorge Romero 😀
    Pero aunque no lo parezca es habitual este tipo de practicas, comprobar si algún cartero del código postal conoce el nombre del destinatario a falta de más señas. Eso sí, lo mejor es colocarlo todo clarito, como si fuera un email.

  • Pedro 27 diciembre, 2005, 8:15 am

    Hombre, no dudo que sea habitual. Por otra parte, con la cantidad de empresas de mensajería que no entregarían ni una carta al padre del repartidor, pues tiene su mérito.

  • frank 29 diciembre, 2005, 5:09 am

    yo culparia mas bien a galicia
    aqui pasan esas cosas, te dejas la cartera y te llega por correo a casa, y cosas asi

  • Gemma 1 enero, 2006, 9:23 am

    Hubo una época en la que el mundo era así pero ya pasó. Encontrar vestigios es como hallar vida en otro planeta o en una isla desierta 🙂

  • Manuela 9 enero, 2008, 11:29 am

    No hay duda de que si hay algo bueno en Correos son los carteros, con las condiciones laborales que tienen(sobredimensionamiento de secciones, falta de contratación, falta de claridad en sus cargas de trabajo, etc….), ellos sobre sus espaldas cargan con la responsabilidad de dar un buen servicio a los ciudadanos.