Diógenes y Aristipo

Psicobyte nos propone considerar a los dos filósofos -Diógenes y Aristipo- y decidir con cuál nos quedaríamos.

Yo es que lo tengo muy claro.

Diógenes es el típico individuo al que sólo se puede admirar de lejos. En la distancia, desde las cumbres gemelas de la teoría y la abstracción, pues el hombre parece que está bien. Cuando uno se acerca descubre que en la práctica se trata de un individuo insoportable al que ningún ser humano en sus cabales aguantaría más de cinco minutos. Se sabe, es más, que hay hombres por lo demás razonables que escogerían clavarse escarpias en los testículos antes que tratar con Diógenes. Paradójicamente, la grandeza de Diógenes es directamente proporcional a la distancia.

El problema de Diógenes es que tiene claro que es un ser superior. Y como ser superior que es, y por definición de ser superior, no hay nadie a su altura o por encima. Es, además, uno de esos hombres que se enorgullecen -con el orgullo interior de quien se sabe superior- de decir siempre la verdad, como si se tratase de una tarea titánica que niños, borrachos y tontos no fuesen capaces de emular con toda facilidad. Por tanto, cuando Diógenes se encuentra contigo lo primero que hace es recordarte que es muy superior a ti, y que aunque le duele profundamente, ha consentido en hablar contigo, ser imperfecto y torpe, una cucaracha a su lado. No lo hace por maldad, sino porque su sentido de la ética y la moral es tan elevado que no hay nadie lo suficientemente puro en este mundo; y si él no te informa de tus defectos, ¿cómo vas a mejorar? Con lo cual, imaginarán ustedes que la vida social de Diógenes es más bien limitada. Diógenes no come hierbas porque las hierbas le gusten. No, lo hace porque no encuentra a nadie que le venda nada. Las pescaderas preferirían entregar el género a los gatos callejeros y venderse ellas mismas a los piratas de Berbería antes que dar pescado a Diógenes. Con ese carácter prepotente, altanero, soberbio, desdeñoso, despreciativo, petulante, vanidoso, arrogante, engreído, y envanecido no me extraña. Lo raro no es que Diógenes viva en un tonel. La pregunta es: ¿de dónde habrá sacado el tonel?

Aristipo es un señor normal. Sale a trabajar por las mañanas, lee el periódico, cuida del hijo… Es decir, se maneja por la vida como cualquier ser humano. Aristipo sabe que la vida es más compleja de lo que consienten las teorías. Las abstracciones, inevitablemente, simplifican el mundo y lo dejan reducido a un juego de oposiciones entre blancos y negros. Pero como decía el poeta, en teoría la teoría es práctica, pero no en la práctica. Aristipo habla con todo el mundo, ya sea quiosquera, barrendero o rey. Es más, no desprecia a nadie por ser quiosquero, barrendera o reina. Puede que los demás no sean tan inteligentes como él, pero sabe perfectamente que se enfrentan a los mismo dilemas de todos los días, y que cada uno los resuelve como buenamente puede y según sus propios principios. A Aristipo jamás se le ocurriría imponer sus propios puntos de vista a los demás -a menos, claro, que los actos de los demás le pareciesen definitivamente criminales- y por tanto ejerce una amabilidad que los más fanáticos confunden con connivencia y conchabanza. Sabe que emplear palabras amables es normalmente más efectivo que ponerse duro e intransigente. Trabaja para el rey, y aunque Aristipo no tiene claro por qué el rey quiere tenerle a su lado, tampoco ve nada malo en hacerle un comentario azucarado de vez en cuando. Es más, a veces intenta influir en las decisiones reales -procurando que no se note- diciendo «venga, a éste no me lo mates y mándalo a galeras» o «no arrases la ciudad, déjalos vivir labrando la tierra». A veces le sale bien, a veces no. Así es la vida.

No es que Aristipo no sepa que es un ser superior. Nada más lejos de la realidad. Por lo general, Aristipo se sabe protagonista absoluto de su propia vida y la persona más importante del mundo. El mundo surgió de la nada cuando el nació y volvería al vacío a su muerte. Pero a veces duda. Se pregunta si no será él personaje secundario de la vida de otra persona. Quizá de la vida del barrendero o del rey. Le sucede en las prolijas noches de insomnio, cuando se revuelve en la cama ponderando la existencia. Como duda, Aristipo trata a los personajes secundarios de su vida como le gustaría que le tratasen a él, no vaya a ser… Esa mínima cortesía es posiblemente uno de los pocos principios abstractos de Aristipo.

En resumen, Aristipo no tiene un tonel, ni falta que le hace. Pero si algún día necesita uno, no tendrá problemas para conseguirlo.

P.S. En ocasiones, una vez al día -suele ser de noche- mira a unos ojos y tiene una certeza: su papel es importante, pero su persona definitivamente secundaria. Pero ésa es otra historia de Aristipo.

Categoría: Silva

Pedro Jorge Romero

Show 19 Comments
  • Elías 19 noviembre, 2005, 7:09 am

    A mí me cae simpático Diógenes. Claro que todo el mundo habrá elegido a Aristipo. Siempre tendemos a despreciar al que se diferencia de la masa, ya sea por debajo, ya por encima. No llevamos en los genes el respeto por lo minoritario.

  • Algernon 19 noviembre, 2005, 10:49 am

    Hoy estás sembrado 😀

  • matallo 19 noviembre, 2005, 12:08 pm

    ¿Y no podría ser que la gente no se acercara a Diógenes por lo mal que olía?

  • Consumidor irritado 19 noviembre, 2005, 12:55 pm

    Me ha gustado este post, aunque confieso que me ha sorprendido, nunca te habia leido parrafos tan largos.

  • Enrique Dans 19 noviembre, 2005, 1:00 pm

    Impresionantemente bueno este post, Pedro. Me ha encantado.

  • Di0g3n3s 20 noviembre, 2005, 2:25 pm

    Eh … a ver si quitais todos esos comentarios de encima … me tapáis el mío xDDD

    «Puede que los demás no sean tan inteligentes como él, pero sabe perfectamente que se enfrentan a los mismo dilemas de todos los días, y que cada uno los resuelve como buenamente puede y según sus propios principios
    Diogenes diogenes. Me da a mi que Aristipo haría la vida social dentro del palacete. Me encanta la gente que cuida de las plantas y pasa del mundo …»
    A eso se le llama condescendencia. No eres tanto como yo, pero bueno. El problema es que identificamos «inteligencia» con el razonamiento, pero hay muchas culturas en las que, por ejemplo, el más inteligente es el que mas escucha, o el que mejor baila y cosas así. Tu suelta a un premio nobel enmedio de la sabana africana y verás como el más «inteligente» es el que sabe subirse a los árboles.

    El aristipo ese casi tan pelotilla como el Pjorge … xDDDD

    Ala, no os olvideis de regar las plantitas

  • di0g3n3s 20 noviembre, 2005, 2:28 pm

    **version 2.o**

    Eh … a ver si quitais todos esos comentarios de encima … me tapáis el mío xDDD «Puede que los demás no sean tan inteligentes como él, pero sabe perfectamente que se enfrentan a los mismo dilemas de todos los días, y que cada uno los resuelve como buenamente puede y según sus propios principios A eso se le llama condescendencia. No eres tanto como yo, pero bueno. El problema es que identificamos «inteligencia» con el razonamiento, pero hay muchas culturas en las que, por ejemplo, el más inteligente es el que mas escucha, o el que mejor baila y cosas así. Tu suelta a un premio nobel enmedio de la sabana africana y verás como el más «inteligente» es el que sabe subirse a los árboles.
    Diogenes diogenes. Me da a mi que Aristipo haría la vida social dentro del palacete. Me encanta la gente que cuida de las plantas y pasa del mundo …
    El aristipo ese casi tan pelotilla como el Pjorge … xDDDD Ala, no os olvideis de regar las plantitas

    Di0g3n3s

  • Di0g3n3s 20 noviembre, 2005, 2:28 pm

    Por cierto … vaya mierda de sistema de comentarios xDDDD

  • Di0g3n3s 20 noviembre, 2005, 2:31 pm

    xDDD y cuando digo pelota es pq haciendo ese post haces la misma operacion que aristipo con tu publico …. y encima te dan palmaditas!!!

    vete al carajo pjorgeeeeee

    xDDDDDD

  • Di0g3n3s 20 noviembre, 2005, 2:31 pm

    x’DDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

  • Allan Psicobyte 21 noviembre, 2005, 9:36 am

    Muy buena tu interpretación.

    Me encanta lo que puede dar de sí un tema como este…

  • Anónimo 22 noviembre, 2005, 11:02 am

    Lindo
    Enhorabuena….

  • Pirx 22 noviembre, 2005, 1:47 pm

    No digo que Diógenes fuera un mediocre, lo del barril me parece un toque colorista que demuestra una especial sensibilidad.

    Pero seamos realistas. ¿A quién tuvo que enfrentarse para su nominación a individuo más desagradable de Grecia? Sin menoscabo de su papel como pionero, ahora Internet pone comunidades enteras al alcance inmediato de seres superiores, que ni siquiera han de tomarse la molestia de desairar y apabullar presencialmente. Dudo que Diógenes pudiese competir con rivales como Archibald Bonkers.

  • Anónimo 23 noviembre, 2005, 7:49 am

    Excelente post. Yo a Diógenes siempre lo he admirado… pero tienes razón, sería admiración de lejos. Ha pasado que piensas muy bien de alguien, por sus escritos o por su trabajo, hasta que lo conoces personalmente. Y entonces desearías haber seguido a prudente distancia.

    No conocía a Aristipo, pero me ha dado curiosidad.

  • Times 24 noviembre, 2005, 10:21 am

    ¿quieres decir que el buen trato a los demás de Aristipo surge de un temor?. Yo cuadno me pongo soberbio es para ver si los demás se crecen y defienden con más fuerza sus argumentos. A ver si me paso por el blog donde se vota por Diógenes.

  • amathi 26 noviembre, 2005, 7:27 pm

    diogenes no era un tipico individuo, era un cínico especial, era mendigo y filosofo,
    seguro que era feo, pero no cobarde

  • Upatseb 5 diciembre, 2005, 4:55 am

    VivaDiogenesmankepierda

  • laura 12 junio, 2007, 6:29 pm

    Me cae mejor Diógenes, siempre son mejores las personas que dicen lo que piensan y actuan como dicen.

    Una vez oí en una conversación algo así como «Aristipo aristipo por los agujeros de tus arapos asoma tu vanidad», no he podido encontrar el diálogo original, saben algo de eso?.
    Gracias.

  • AMPARO 15 mayo, 2008, 2:07 pm

    Me cae diogenes por sus pensamientos son originales piensa vien y siempre dice lo que piensan y actuan los demas.