El sistema del mundo

Hoy he recibido un paquete de Amazon que entre otros libros contenía The System of the World de Neal Stephenson, tercer y último volumen del Ciclo Barroco (Azogue, La confusión y ahora éste). Curiosamente he sentido un poco de tristeza. He disfrutado enormemente de los otros dos (tanto como lector como traductor) y me fastidia que se acaben. Hay libros más fáciles de traducir que los de Stephenson, pero muy pocos que ofrezcan la misma satisfacción al tener que leerlos palabra a palabra.

Lo mejor de Stephenson es que crea universos que parecen poseer la misma complejidad de la realidad. Hay bandos, hay interacción entre personajes que apenas se ven, hay grandes masas en movimiento y dinámicas sociales complejas. Ya era así en Criptonomicón, que ofrecía una asombra visión de lo que era montar algo como la segunda guerra mundial, y todavía más cierto con el ciclo barroco, que cubre la historia de la ciencia, las intriga cortesanas de la época, la evolución del comercio internacional, los intríngulis del arte marinero, la vida en ciudades que apenas han dejado de ser medievales, los avances tecnológicos y las especulaciones históricas. Básicamente, Stephenson se las arregla para crear un planeta extraterrestre que cubre los años finales del siglo XVII y los primeros del XVIII.

Me tiene especialmente fascinado todos los detalles sobre el sistema monetario de la época. La acuñación de monedas, los métodos para enviar dinero de un lado a otro, el recurso a metales preciosos, etc… me parecen fascinantes. Tengo que leer más sobre ese tema.

En cualquier caso, espero que este libro me resuelva un par de misterios que me quedan. No sé si contará quién es Enoch Root, sobre todo porque un comentario del personaje parece indicar que ni él mismo conoce su naturaleza real. Como parece que está claro que es muy longevo, y que se corresponde con el Enoch Root que salía en Criptonomicón, y tras algunas claves que aparecen en La confusión, tengo una teoría. Veremos si se confirma.

Pero mi mayor duda es quién es Eliza. Todos los demás personajes ficticios de importancia en la novela tienen alguna relación con Criptonomicón (incluso sale un Goto, jesuita samurai), pero Eliza sigue siendo por el momento una cifra. No tiene apellidos, y por tanto es difícil relacionarla con alguno de los personajes de la anterior novela. Veremos también.

De la contraportada:

The year is 1714. Daniel Waterhouse has returned to England, where he joins forces with his friend Isaac Newton to hunt down a shadowy group attempting to blow up Natural Philosophers with ‘Infernal Devices’. One of the leading suspects is Newton’s arch-enemy, the master counterfeiter Jack the Coiner, a.k.a. Jack Shaftoe, King of the Vagabonds. For Jack, Newton believes, controls the legendary Salomonic Gold, which Newton has vowed to claim for himself, no matter what the cost.

As Daniel and Newton conspire, an increasingly vicious struggle is waged for England’s Crown: who will take control when the ailing queen dies? Tories and Whigs clash as one faction jockeys to replace Queen Anne with ‘The Pretender’ James Stuart, and the other promotes the Hanoverian dynasty of Princess Caroline a protégée of Eliza, Duchesse d’Arcachon). Meanwhile, a long-simmering dispute between Newton and Gottfried Wilhelm Leibniz comes to a head, with potentially cataclysmic consequences…

Wildly inventive, brilliantly conceived, The System of the World is the final volume in Neal Stephenson’s hugely ambitious and compelling saga. Filled with a remarkable cast of characters in a time of genius, discovery and change, The Baroque Cycle is a magnificent and unique achievement.

Categoría: Silva

Pedro Jorge Romero

Show 2 Comments
  • biquillo 30 junio, 2002, 3:00 pm

    Me resulta algo pesado de leer a Stephenson, intenté tres veces leer el Criptonomicón y no podía con él … intentaré con Azogue que me han hablado bastante bien, pero esta vez lo pediré prestado antes de comprarlo 😛

  • Enoch 30 junio, 2002, 3:00 pm

    Espero que tu teoría sobre la longevidad de Enoch no esté relacionada con este pasaje del Génesis…

    Caín conoció a su mujer, y ella concibió y dio a luz a Enoc. Caín edificó una ciudad a la cual llamó según el nombre de su hijo Enoc.