Clásicos

Excelente bitácora esta I Elada Oudepote Pethanei que entre otras cosas ofrece hoy una interesante reflexión sobre la cultura clásica y su desprecio en la educación actual (sólo un pequeño reparo: la ciencia también es cultura):

¿Y qué lugar ocupa la cultura clásica en nuestra sociedad?. Desgraciadamente tampoco se le da la importancia que merece. Existe la errónea creencia de que el estudio de los clásicos es sólo para los expertos en el tema, para los filólogos, y que una persona no está obligada a conocer los mitos o a saber distinguir un capitel jónico de uno corintio. Según esa premisa, tampoco se está obligado a saber que fue Tucídides y no Homero quien escribió la Historia de la guerra del Peloponeso. Y si alguien confunde a Homero con Tucídides puede continuar con cabeza bien alta escudándose en el hecho de que no es una barbaridad el error cometido. Hace tiempo, curiosamente, una persona podía considerarse culta si había leído a los clásicos y sabía latin y griego.

Por curiosa sincronía de hoy, en rc3.org hoy también se habla de clásicos y en este caso en el contexto de la guerra de Irak.

Take, for example, this Harpers piece by Lewis Lapham, which compares the justifications offered for the Iraq war to those given to justify the invasion of Syracuse by the city state of Athens back in the fifth century BC. The opportunity to look back 2500 years and see how a policy of «preemptive self defense» led to ruin is priceless. Coincidentally, Alcibiades, the original neo-con, is featured in both items I link to.

Los clásicos, como dice bien, sirven entre otras cosas para comprender el presente, porque cambiar, lo que se dice cambiar, tampoco lo hemos hecho tanto.

[Estoy escuchando: «Mr.Bonjangles (live)» de Robbie Williams en el disco Live summer 2003]

Categoría: Silva

Pedro Jorge Romero

No comments yet. Be the first.