Reseña de Azogue en The New York Times

The New York Times reseña Azogue (Quicksilver) y la encuentra una novela excesiva:

Stephenson clearly never intended »Quicksilver» to be one of those meticulously accurate historical novels that capture ways of thought of times gone by. Instead, it explores the philosophical concerns of today — or at least, the philosophical concerns of Stephenson. At its best, the novel does this through thrillingly clever, suspenseful and amusing plot twists. My favorite example is a section toward the end, when Eliza travels east on a spying mission and writes letters to one ambiguous ally in a many-layered code, knowing they will be intercepted and partly decoded by an ambiguous enemy, then further decoded by someone else.

But the novel is so swollen and overloaded that these delightful Stephensonian offerings are hard to follow — and even hard to identify. And »Quicksilver» suffers from a problem common in parts of trilogies: it feels unresolved. Will it turn out to be the first third of a carefully constructed meta-novel, or a messy chunk of a bigger mess? Is it complex, or merely random? Only the next couple of thousand pages will say for sure.

Estoy de acuerdo en que es enorme. Estoy totalmente en desacuerdo con respecto a que es difícil de seguir. Hay numerosas preocupaciones de Stephenson repartidas por el texto y, por tanto, hay que interesarse por las mismas cosas que él para seguir lo que tiene que decir. Por otra parte, es una novela que requiere leerse con atención y cuidado. Yo tengo la suerte de estar traduciéndolas, y por tanto me la leo palabra a palabra. Curiosamente, eso hace que mi disfrute de la obra de Stephenson sea mucho mayor.

Hay dos temas que fascinan a Stephenson y están presente en su obra. Uno es el fantasma en la máquina, o la falsedad de la versión fuerte de la inteligencia artificial. Hay una preocupación constante por el origen de la consciencia humana y si dicha consciencia podría ser reproducida en un ordenador. En La era del diamante salía que no. En esta novela el jurado sigue deliberando. Y la otra es el hackerimos, como pasión por una actividad que se ejecuta por el placer de realizarla, en plan La ética del hacker, sobre todo en los aspectos científico técnicos. En ese respecto, Criptonomicón era claramente una novela hacker, y Azogue lo vuelve a ser, sólo que estos hackers viven en el siglo XVII y son miembros de la Royal Society.

De hecho, Azogue plantea un viaje al pasado para explorar cómo muchas de nuestras preocupaciones modernas sobre la ciencia y la técnica hunden sus raíces en el tiempo. Por hacer, incluso hace que Leibniz se pasee por Londres con un ordenador portátil a cuestas después de haber aprendido la ciudad por medio de la realidad virtual.

[Estoy escuchando: «Dream Within a Dream [Instrumental]» de The Alan Parsons Project en el disco Tales of Mystery and Imagination]

Categoría: Silva

Pedro Jorge Romero

Show 1 Comment
  • Luis E. 30 junio, 2002, 3:00 pm

    Por favor, convence a los editores que la editen en un solo tomo a 25 o 30 ?, que no importa que hayan más de 1000 páginas todas juntas!!!!!

    Espero que sea como Criptonomicon (que me está encantado, pero no a mi bolsillo)

    Luis E.