Spanish Bizarro

Un hombre tranquilo me recuerda este disco maravilloso (también es una serie de discos más amplia, pero aquí me refiero al subtitulado: «Recopilación psicotrónica para mentes infames») que contiene verdaderas joyas, sustentandas sobre toda una concepción diferente de qué es la música o qué debe ser una canción. Casi parece un disco creado por extraterrestres, pero en realidad rescata toda una época que, nos guste o no, es parte de nuestra historia.

Lo explica muy bien Ramón de España en su introducción:

El feliz propietario de este disco tiene a su disposición algunas de las mejores contribuciones patrias al horror musical de tiempos recientes. EScuchadas en grupo, estas canciones garantizan la risa y el éxito de cualquier reunión social. Disfrutadas en solitario, permiten al oyente cultivar ese noble sentimiento que es la melancolía y, tal vez, comprender a Erick Satie cuando bautizó una de sus más célebres composiciones como Desespoir agreable. Es éste un album sin desperdicio, aunque aparentemente esté compuesto precisamente de eso, de desperdicios. ¡Qué gran oportunidad de da esquinazo al pop imbécil que hoy suena por doquier! ¡Qué gran ocasión para reivindicar la demencia como elemento fundamental de la música pop!

Estoy en desacuerdo en un punto: este disco puede acabar con facilidad con cualquier reunión social. Sólo un encuentro de frikis o cualquier otro engrendo intelectual puede disfrutar de esta recopilación. Las personas normales huyen despavoridas en cuanto empieza a sonar. No es de extrañar: todas las canciones incluidas son absolutamente demenciales y algunas incluso infames. ¿Qué me dicen de «El oni» -«Papa que es eso que se ve en el cielo»-, «Super bwana» -«Temblad hembras, llega Super bwana»- o Susana Estrada cantando «Gózame ya» -«Bésame, ámame»-? ¿Y de ese grito desgarrado desde el corazón: «Esta es la verdad, la pura verdad, esta es la verdad sobre Gibraltar»? ¿Cómo no disfrutar con el clásico «22, 22, 22» del Dúo sacapuntas? Por no hablar de ese retrato de un encuentro sexual disfrazado de canción infantil que es «Fantasmas a Go Go». La prueba perfecta de que la basura es a veces reciclable si ha pasado el tiempo suficiente. En el estado mental adecuado este disco arranca sonoras carcajadas.

Pero lo curioso es que contiene también al menos dos obras de genio. No dudo que genio involuntario, pero genio al fin. Una es la espléndida y asombrosa versión del famoso «Space Oddity» de David Bowie que se marcan los Hermanos Calatrava:

Control de tierra al comandante Tom.
Yes.
Control de tierra al comandante Tom.
Yes, estoy here.
Tome sus pastillas, póngase el yelmo.

Y otra es «In the ghetto» de Elvis cantado por el Príncipe Gitano ¡sin saber inglés! El hombre intenta vocalizar la letra, pero es evidente -o al menos a mí me lo parece- que no sabe lo que está diciendo.

Incluso el disco en sí es todo un homenaje a todo lo español:

Pues eso, que si usteden tienen una mente infame, esta recopilación psicotrónica (¿se acuerdan de La magia del poder psicotrónico?, qué tiempos) es diversión segura.

[Estoy escuchando: «Fantasmas a Go Go» de Celia en el disco Spanish bizarro]

Categoría: Silva

Pedro Jorge Romero

Show 1 Comment
  • EFECTO OREGANO 30 junio, 2002, 3:00 pm

    Desgraciadamente otros se aprovechan de genial trabajo arqueológico del Club Spanish Bizarro.

    También es recomendable el fanzine Flandis Mandis de los mismos padres

    http://www.geocities.com\efecto_oregano