El testimonio de Yarfoz de Rafael Sánchez Ferlosio

Curiosamente, me encanta Rafael Sánchez Ferlosio como ensayista y no me atraen nada sus novelas. No dudo que se traten de prejuicios contra las novelas en general: a medida que me hago mayor voy a descubrir que la ficción me interesa menos y mé gusta más el ensayo. Sin embargo, esta novela es una excepción: desde que se publicó me ha llamado mucho la atención. Quizá sea el asunto del hidráulico.

Yarfoz, hijo de Vigriscidio, un anciano hidráulico que habita en la ciudad de Escescésina, ha aprendido el oficio de su padre y se ha convertido en uno de los mejores profesionales al servicio de Nébride, el príncipe de la ciudad. Juntos se embarcarán en las tareas de desecación de las tierras pantanosas y de la canalización del río Dul. Pero las divergencias con otras ciudades adversas obligarán a Nébride a exiliarse con su familia. Yafoz le acompañará en una travesía por la tierra de los Iscobascos y el reino de Yund. En ese periplo, Yarfoz dará fe de cuanto le rodea, desde paisajes hermosísimos a extrañas necrópolis, y también observará las conductas de los hombres que encuentra a su paso, sus pasiones recurrentes y sus obcecaciones, en un juego de actitudes prácticamente circular.

Rafael Sánchez Ferlosio parte de un mundo imaginario -del que facilita incluso una minuciosa cartografía- para construir una historia épica e intimista al mismo tiempo. En ella sitúa una mitología áspera de destierros y empeños, de gentes hermanadas con los príncipes de los Espejos de Príncipes y de episodios próximos a Swift, a Faulkner y a Kafka, pero inequívoca y demoledoramente ferlosianos. La paz es una entelequia, la huida una realidad que se enfrenta a la guerra, y Yarfoz un hidráulico sereno que escribe cuanto ve, como si hubiera asumido la obligación de trasmitirlo para los siglos venideros. Desde la pasión, desalmado y poético, Ferlosio crea un espacio mítico que es mucho más que literatura: es la sangre de sus héroes germinando en el exilio, en el exilio de los topos y de su condición de hombres.

[Estoy escuchando: «Don’t Mess With Cupid» de Otis Redding en el disco The Dock of the Bay]

Categoría: Silva

Pedro Jorge Romero

Show 2 Comments
  • JJ 23 junio, 2003, 1:15 am

    Cómo? Que no has leido El Jarama?

  • Pedro 23 junio, 2003, 1:18 am

    No. Se ve que hay toda una generación que cuando tiene que cuando tiene que jurar pide un ejemplar de El Jarama, pero no.