Ping Pong The Animation o la vida alrededor de una mesa

ping pongLa serie Ping Pong The Animation de Masaaki Yuasa es simplemente uno de los mejores animes que se ha producido en los últimos años.

Lo primero que me llamó la atención es que a simple vista un anime que aparentemente sigue tan religiosamente los tropos y elementos comunes de su género, el de deportes, no parece que pueda llegar estos niveles de calidad. Este género de deportes es uno que se ha hecho hasta la saciedad, hay muchísimas buenas obras y de todos las temáticas que nos podamos imaginar.

Todos recordamos obras que marcan una época o que son las precursoras de nuevos géneros o reinvenciones importantes de viejos. Pero Ping Pong no es nada de eso, es un ejemplo de como un gran director con un buen guión y con personajes muy bien escritos puede elevar una obra hasta convertirla en lo mejor del género.

La historia de Ping Pong trata sobre Peco (Yutaka Hoshino), un genio del ping pong desde pequeño, algo alocado, bastante chulo, pero al que nunca le ha hecho falta esforzarse, y que ama jugar por encima de todo, y de su mejor amigo, Smile (Makoto Tsukimoto), otro genio, introvertido y serio (de ahí su sarcástico apodo), pero que le falta el entusiasmo para realmente para jugar a todo su potencial. Es sobre la relación entre los dos y la importancia del ping pong en su relación en lo que se centra la historia, pasando por los típicos elementos de un anime de este tipo: la competición, el esfuerzo, el compañerismo.

La historia comienza cuando el ego de Peco se desinfla al perder como un novato contra un jugador nuevo en la ciudad (Wenge Kong, un raro ejemplo de un personaje chino en anime), y paralelamente el entrenador del equipo del instituto descubre el potencial de Smile para el deporte y quiere entrenarlo personalmente. Peco se le destroza su visión de si mismo, deja de jugar, mientras que Smile, más bien debido a la insistencia de su entrenador que a su interés, sigue mejorando.

A partir de ahí vamos aprendiendo más de la relación entre los dos protagonistas. Peco es el héroe que salvó a Smile del bullying y le descubrió el mundo del ping pong que desde entonces funciona como la piedra fundamental de su relación. Como no puede ser de otra manera la serie terminara con los dos encontrándose delante de la mesa de ping pong…

Hay otros personajes muy memorables que sirven como vehículo para explorar otros aspectos del deporte, como Manabu Sakuma (Demon), un personaje trágico que muestra como aun con la mayor perseverancia sin una cierta cantidad de talento no se puede llegar a lo más alto del deporte. O Ryūichi Kazama (Dragon) un genio y trabajador nato como casi ninguno, pero que debido a la presión de todos (familia, amigos y colegio) acaba odiándose a sí mismo y al deporte.

Masaaki Yuasa es un director poco convencional en la industria del anime, y prueba de ello es el estilo muy adecuado que ha creado para Ping Pong. Algo memorable es su juego con la composición, creando un desarrollo narrativo a través de múltiples imágenes compuestas en un solo cuadro:

ping_pong_the_animation-06-hoshino-sakuma-peco-akuma-beach-moon-night-glasses-dramatic-multiple_frames-cinematography

La banda sonora también funciona perfectamente con este anime y especialmente en las partidas: música electrónica y electrificante. Un ejemplo es Like a Dance:

Afortunadamente toda la banda sonora se puede encontrar en youtube:

No puedo recomendar más encarecidamente esta obra, y esperar que Masaaki Yuasa siga dirigiendo durante mucho tiempo.

Categoría: Cine

Carlos Mestre