Hôzuki, la librería de Mitsuko, de Aki Shimazaki

Una mujer que sabe muy bien lo que quiere de la vida. Hôzuki, la librería de Mitsuko, de Aki Shimazaki.

En mi canal de YouTube recomiendo lecturas que me gustan y que creo que podrían interesar a otros. Si quieres saber cuáles son, suscríbete.

Después del vídeo tienes la transcripción del contenido.

TRANSCRIPCIÓN

Hôzuki, la librería de Mitsuko, de Aki Shimazaki, un libro sobre una mujer, su forma clara y definida de vivir la vida. Contado en una novela corta y precisa.

Allá vamos.

Mitsuko lleva una librería de segunda mano, donde vende de casi todo menos libros para niños y mangas. La librería es también famosa por su sección de filosofía. Es una mujer reservada que vive con su madre y su hijo Tarô, que es sordomudo y mestizo. Hay también un gato llamado Sócrates.

Todos los viernes, Mitsuko sale en un supuesto viaje de negocios en busca de más libros. En cualquier caso, su existencia, y la de su familia, es rutinaria y tranquila.

Justo como a ella le gusta.

Pero un día entra en la librería la señora Sato, que viene en busca de toda una lista de libros de filosofía para su marido. Viene acompañada de su hija Hanako, algo más pequeña que Tarô. La complicidad entre los niños es inmediata, a pesar de las dificultades de comunicación.

La señora Sato, que pronto partirá con su marido e hija al extranjero, parece querer una amistad. Mitsuko se resiste, porque no va con su carácter. Es una mujer muy segura de sí misma que sabe exactamente lo que quiere. Pero si su hijo insiste y…

Evidentemente, en esos dos personajes hay más de lo que parece. Es un tema que la novela ejemplifica con las particularidades de las escrituras japonesas. Unos sonidos concretos se pueden transcribir de formas diferentes, cambiando así el posible significado.

Sucede en varios momentos de la historia, pero en particular se da con el nombre de la librería: Kitô. Nombre que Mitsuko escribe así, y que es lo que dice el cartel de la tienda.

Algunos lo toman por un apellido, que no es, o por algún otro término, dependiendo de cómo decidan ponerlo en kanji. Tenemos así una realidad externa que sin embargo cada uno interpreta a su modo.

Que es justo como a Mitsuko le gusta que sea. Porque la ambigüedad está en los demás. Ella sabe exactamente cuál es el nombre y a lo que remite. Sabe exactamente quién es ella y no precisa de ninguna validación o lectura externa.

Ella lo escribe así.

Que para ella es Hôzuki.

La ambigüedad es uno de los temas, pero esta novela no es ambigua. Todo lo contrario, es tremendamente precisa. Lo que sucede, sucede por una razón, todo está perfectamente explicado.

Lo que hace la novela es usar la ambigüedad como metáfora de nuestra forma de conocer a los demás. De los demás solo tenemos lo que podemos percibir o lo que nos pueden contar. Lo que hay de fondo nos está vedado. Al final cada uno proyecta en los demás lo que quiere ver o desea entender.

Rápidamente descubrimos aspectos de la vida de Mitsuko. Algunos plantean serias dudas sobre lo que estamos leyendo, al ser aparentemente contradictorios. Algunos explican detalles que ya conocemos inicialmente, como el aprecio por la filosofía o el nombre del gato. Todo se va revelando a su debido tiempo y todo encaja perfectamente.

Pero solo lo sabemos nosotros.

No hay confesión final.

Al menos, no de Mitsuko.

Otro de los temas de la historia es la maternidad. Cómo la valora cada una de las mujeres de la historia, cómo se enfrenta a ella y la justifica. Qué circunstancias se confabularon en cada caso. Cómo la viven día a día. Cuál es el grado de responsabilidad de cada una.

Pero yo diría que el verdadero tema de la novela es la propia Mitsuko. Se trata de explorar su personalidad y psicología, entender por qué ha tomado todas las decisiones que ha tomado y por qué ha hecho todo lo que ha hecho.

Acabamos comprendiendo cómo siente, cómo piensa, cómo ve el mundo.

En ese aspecto, la señora Sato sirve de contraste y elemento de comparación.

Si Sato o Mitsuko tomasen la misma decisión, ¿cuál de las dos te parecería más valiente?

Es la pregunta implícita en Hôzuki, la librería de Mitsuko. Todo el cuidado de la trama, toda la carga metafórica que extrae de la escritura japonesa, la definición precisa de la protagonista, van en esa misma dirección.

¿La has leído? ¿Te ha gustado? ¿Alguna otra novela con un personaje femenino perfectamente definido? Deja tus comentarios, recomendaciones y consejos.

Y si te interesa ver más vídeos sobre mis lecturas, ya sabes, suscríbete. Hay un botón por ahí debajo.

Gracias y hasta la próxima.

Categoría: Ficción, Libros

Pedro Jorge Romero