Relatos fantásticos, de Luciano de Samósata

Una maravillosa muestra del mejor humor de la literatura clásica. Relatos fantásticos, de Luciano de Samósata.

En mi canal de YouTube recomiendo lecturas que me gustan y que creo que podrían interesar a otros. Si quieres saber cuáles son, suscríbete.

Después del vídeo tienes la transcripción del contenido.

TRANSCRIPCIÓN

Hoy te traigo Relatos fantásticos, de Luciano de Samósata y publicado por Alianza Editorial. Un clásico de la sátira y el humor más cortante de hace casi 2000 años.

Te lo cuento.

Luciano de Samósata fue un escritor sirio que escribía en griego. Vivió desde el año 125 al 181, a la sombra del Imperio Romano. Y es también uno de los grandes humoristas del mundo clásico. Quizá el más grande. Su sentido de la ironía era excepcional. Y su dominio de la sátira… su dominio de la sátira era magistral.

También es un escritor que hoy en día suena muy moderno. Es lo que tiene vivir a la sombra de un gran pasado y bien encajado en un imperio.

Y se ríe de todo. Sobre todo, de los charlatanes, de las creencias supersticiosas y de los que las difunden. Casi siempre todo combinado en la figura de lo que hoy llamaríamos un “intelectual”.

En “El gallo” nos encontramos a Pitágoras reencarnado en gallo. Su dueño le pregunta qué le movió a redactar una ley que prohibía comer carne y habas. Pitágoras, el gallo, confiesa que una pizca de arbitrariedad siempre desconcierta a las víctimas y te ayuda a ganar seguidores. La táctica de cualquier vendehumos.

Los textos de Luciano son así. Ya sean diálogos o narraciones, van ironizando sobre ciertos puntos de vista y ciertas filosofías. Van desgranando las miserias de los que se creen por encima de todo.

En “Cuentistas o el descreído” tenemos a un escéptico que se va a cenar con gente que creé a pies juntillas en los fantasmas y otras apariciones. Son personas cultas que creen en tonterías. Lo divertido es que los demás le recriminan su escepticismo y le responden con argumentos absurdos que ya debían ser viejos en su época. “Tengo un primo que tiene un amigo cuyo cuñado vio…”. “A mí me pasó esto que podría explicarse racionalmente pero que no…”.

No puede sonar más actual.

“Lucio o el asno” le sirve a Luciano de excusa para ir mostrando las variadas crueldades del mundo. Crueldades que distinguen poco o mal entre clases sociales. Incluso el que no tiene necesidad de ser cruel parece serlo para no quedar mal, no vaya a ser que de él murmuren “ese es buena persona”.

“Relatos verídicos” cuenta una historia que parodia los viajes maravillosos de la época que se presentaban como verdaderos. La única verdad que se dice en la obra viene justo al principio, cuando declara que se trata de embustes para entretener. “Relatos verídicos” es una sucesión de despropósitos a cada cual más gordo que el anterior. Se viaja a la luna y al sol, se visita el hades, se trata con filósofos, pensadores y héroes. Se ríe de casi todo -Homero sale bien parado- y pone a parir a Pitágoras y compañía.

“IcaromenIpo o Menipo en los cielos” es mi texto preferido. El tal Menipo, queriendo emular a Ícaro -evitando la parte de caerse y morir- se ata un ala de águila a un brazo y un ala de buitre al otro para subir a los cielos.

La justificación es bien simple: está claro que en la Tierra no va a conseguir ningún conocimiento cierto porque los que dicen poseer la verdad, filósofos y demás gentes de mal vivir, en realidad son unos embaucadores que creen los absurdos más grandes sin ofrecer la más mínima justificación.

Al final llega al Olimpo porque… La verdad es que puestos a saber, mejor preguntar a los dioses. Allí Zeus se despacha a gusto contra ese grupo de embaucadores. Es decir, todos los intelectuales de la época.

O ya puestos… de nuestra época.

Muy moderno Luciano de Samósata.

¿Algún otro libro de la antigüedad clásica? ¿Más muestras de humor antiguo? Deja tus comentarios, opiniones y consejos.

Y si te interesa ver más vídeos sobre mis lecturas, ya sabes: suscríbete. Hay un botón por ahí debajo.

Gracias y hasta la próxima.

Quizá te interese

Categoría: Ficción, Libros

Pedro Jorge Romero