El bebedor de vino de palma, de Amos Tutuola

Una historia que nos remite a la mitología de África. El bebedor de vino de palma, de Amos Tutuola.

En mi canal de YouTube recomiendo lecturas que me gustan y que creo que podrían interesar a otros. Si quieres saber cuáles son, suscríbete.

Después del vídeo tienes la transcripción del contenido.

TRANSCRIPCIÓN

El bebedor de vino de palma, de Amos Tutuola, y publicado por Navona. Una impresionante novela que hunde sus raíces en la oralidad y la mitología de África.

Te lo cuento.

Hace años leí este libro en su edición de 1974 y quedé absolutamente fascinado. Es uno de esos maravillosos encuentros con otra forma de concebir lo literario y lo fantástico.

El bebedor protagonista.. que por cierto, se llama “Padre de los dioses que todo lo puede en este mundo”… ya puestos a ponerse un nombre…

Pero a lo que iba, el bebedor protagonista se bebe al día 150 pipotes de vino de palma. Como su padre sabía que el chico no valía para otra cosa, le regaló una finca con quinientas sesenta mil palmas y un sangrador capaz de extraer los 150 pipotes y producir el mejor vino.

Por desgracia, la vida regalada se termina un día, cuando el sangrador se cae de una palma y se mata. Desde ese momento, es imposible conseguir la cantidad necesaria cada día y menos la calidad acostumbrada.

Por tanto, el bebedor decide partir en busca de su sangrador, porque sabe que los muertos pasan un tiempo en algún pueblo lejano.

Así se inicia un viaje fantástico en busca del sangrador muerto. Por el camino, el bebedor encuentra todo tipo de seres fabulosos, se pelea con muchos, gana algunas batallas por puro ingenio, y otras por pura suerte. Incluso se casa, destruye todo un pueblo, huye de un ejército de bebés con muy malas pulgas y pasa largos periodos de tiempo en pueblos extraños.

En ocasiones parece que la narración se refiere a un tiempo anterior al mundo; en otras, parece que habla de ayer. No lo considero realismo mágico, porque no se trata de que lo fantástico irrumpa en lo cotidiano. Aquí el mundo completo del bebedor es fantástico. Él mismo es un gran hechicero con grandes poderes … si tiene la poción adecuada.

Amos Tutuola era de origen yoruba y aprovechó toda esa tradición mitológica. Hay un sentido del humor diferente, un gusto especial para lo fantástico y cada episodio manifiesta una crueldad asombrosa, que recuerda a los cuentos de hadas clásicos antes de que los domesticasen.

La muerte en omnipresente, como también la enfermedad y el hambre. La obsesión por la comida es continua. Al menos aparecen dos personajes fantásticos que no hacen otra cosa que comer. Y también tenemos el continuo deseo de venganza. Abundan los hechizos y los objetos con grandes poderes.

El ritmo es repetitivo reflejando oralidad, con una prosa fragmentada que en ocasiones es preciso releer para comprender del todo. La estructura narrativa también es diferente. Cumplida la misión, la historia no se detiene, sino que sigue avanzando por otros vericuetos. Cuando llega el final, no parece tanto que la narración haya terminado como que el narrador ha dejado de hablar.

El bebedor de vino de palma es una novela fantástica en todos los sentidos de la palabra. Nos lleva a un mundo diferente del que estamos acostumbrado y no deja caer sin piedad en las tradiciones de otra cultura.

Magistral.

¿Has leído el libro? ¿Tienes recomendaciones de otras literaturas? No olvides dejar tus comentarios y opiniones.

Y si te interesa ver más vídeos sobre mis lecturas, ya sabes: suscríbete. Hay un botón por ahí debajo.

Gracias y hasta la próxima.

Categoría: Ensayo, Libros, Reseñas

Pedro Jorge Romero