Los primeros diez años son los más difíciles

por Pedro Jorge Romero el 29/06/2012

Es algo que le leí a Anil Dash y me encantó. Asumo que los primeros diez años son los más difíciles principalmente por dos razones:

  1. Llegar a los diez años es difícil por ser una de esas combinaciones de suerte, empeño, no tener otra cosa mejor que hacer y sobre todo suerte.
  2. Los años posteriores todavía no existen y no sabemos cómo serán.

La primera entrada oficial de esta bitácora fue el 29 de junio de 2002. Hoy hay material que se remonta a una década más atrás, sobre todo porque es pura información en una base de datos y no hay nada que te obligue a ser fiel a la línea temporal. Puedes saltar en el tiempo como te resulte más conveniente o divertido.

Pero le tengo cierto cariño a esa fecha inicial, más que nada porque cada año me obliga a mirar atrás (incluso más que mi cumpleaños) y observar cómo han cambiado las cosas. Y también, porque siendo sinceros, no creía que mi bitácora fuese a aguantar. No es que haya estado igualmente activa durante esos diez años, pero aquí sigue, renqueando quizá, pero todavía razonablemente viva (o no del todo muerta).

En cualquier caso, un día como hoy lo que echo de menos son todas esas bitácoras que me gustaban y se quedaron por el camino. Hace diez años fue un momento especialmente divertido de mucha variedad, antes de la profesionalización absoluta del medio.

Y ahora los cambio. Cuando empecé, programaba en Java. Ahora programo en Objective-C. El software de pjorge.com lo hice yo y no funcionaba muy allá. Ahora uso WordPress. Cuando empecé, no era padre. Ahora mi hija tiene 7 años. En esos diez años he leído al menos 453 libros (la cifra debe ser mayor porque el recuento comienza en 2004 (el yo cuantificado será una tontería, pero da material para este tipo de entradas)). En algún punto de esos diez años llegué a pesar 75 kilos. Me dieron un premio. El momento cumbre de pjorge.com fue escribir sobre Lost (hasta me llevaron al EBE). Nunca he tenido un gato.

Pero si algo me llama la atención de estos diez años ha sido la progresiva espartanización de pjorge.com. Mi página es cada vez más simple. Durante un tiempo estuvo muy poblada y también incluía publicidad de Google (ya no). Pero desde hace unos años progresivamente voy retirando elementos(y hay alguno más que está a punto de caer). Quizá algún día sea puro texto.

Es un proceso con dos causas. Primera, me hago mayor y cada vez me cuesta más leer según qué textos. Repetidamente me descubro dándole a la tecla para ampliar el tamaño del texto de otras páginas. Asumo que si yo tengo ese problema, otros también lo tendrán. Segundo, la simplificación me ayuda a concentrarme en lo que realmente me importa y las cosas sobre las que me apetece escribir sin tener en cuenta elementos extemporáneos.

Bien, después de más de 570 palabras (¿no son maravillosos los procesadores de texto que te dicen exactamente cuánto llevas escrito?) me empiezo a sentir como el narrador de “Albuquerque”, así que vamos a ir cerrando. Supongo que simplemente lo que quiero decir es que odio el chucrut. No, no, no es eso…

Perdón…

Supongo que lo que quiero decir es que han sido diez años interesantes y que ojalá nos podamos ver dentro de otros diez. Para entonces, previsiblemente pjorge.com será un punto negro en el centro de una inmensa página en blanco.

Previous post:

Next post: